Una enzima capaz de mejorar el hígado graso causado por el alcohol

Hígado graso

14 de diciembre de 2017

Por:

Una enzima intestinal puede ayudar a reducir el daño hepático provocado por el alcohol

Todos hemos escuchado alguna vez algo acerca de las   enzimas, pues ellas   no son más que  unas moléculas digestivas, o exfoliantes, o en pastas de dientes blanqueadoras pero en definitiva las enzimas son moléculas existentes en nuestro organismo y en el de todos los seres vivos. Las enzimas son unas proteínas que están involucradas en todas las reacciones metabólicas, tanto catalizándolas como acelerándolas, estas reacciones son desde la digestión de nutrientes como en la formación de otras moléculas.

Ningún elemento, ni mineral, ni vitamina o hormona puede realizar ninguna función en el organismo sin que exista la acción de las enzimas, es por ello que son tan importantes en toda la salud y bienestar general en el organismo. Disponemos de más de 100 diferentes enzimas en el cuerpo, de ellas, aproximadamente 22 son digestivas.

Las enzimas, concretamente las digestivas, ayudan a asimilar los nutrientes de los alimentos y aumentar la velocidad de la misma. También ayuda a reducir las reacciones, alergias y sensibilidades alimentarias, estimulando la capacidad inmunológica y la eliminación de toxinas. La digestión alimentaria es una prioridad en el organismo, son necesarias gran cantidad de enzimas para ella, así, una deficiencia enzimática puede llevar a un deterioro de la salud, por ejemplo,  a un exceso de trabajo de los órganos y hasta en algunos casos, puede hacer desarrollar el tamaño de los órganos, lo que no es una condición saludable como el corazón o el páncreas demasiado grandes.

Cuando no disponemos de suficiente cantidad de enzimas la digestión es más pesada y supone un gran desgaste de energía por parte del organismo También estas deficiencias pueden provocar estreñimiento, gases, irritación intestinal que provoca que el hígado tenga un trabajo extra para metabolizar y utilizar los alimentos, lo que las hace imprescindibles para mantener una buena salud digestiva.

Ahora bien , un nuevo estudio donde  Investigadores del Hospital General de Massachusetts en Boston (EE.UU.) han descubierto que una enzima intestinal que previamente había demostrado su capacidad para retener el paso de toxinas bacterianas al torrente sanguíneo, puede servir también para reducir el daño hepático causado por el consumo excesivo de alcohol.

Este estudio fue  llevado a cabo con ratas,  y fue publicado en la revista «Digestive Diseases and Sciences», y la  Revista “Journal Of Hepatology” en noviembre del 2016, muestra que el uso oral de la enzima ‘fosfatasa alcalina intestinal’ (IAP) impide el desarrollo de hígado graso asociado al consumo de alcohol.

Los investigadores explican que, el daño sobre el hígado es uno de los efectos más devastadores del consumo excesivo de alcohol y, por lo tanto, el bloqueo de este proceso podría salvar millones de vidas en riesgo de desarrollar enfermedades hepáticas vinculadas con el consumo de alcohol, caso de la cirrosis o del cáncer de hígado.

 

Hay que Proteger el hígado

Investigaciones previas de los mismos autores revelaron que la toxina IAP ayuda a mantener una población microbiana intestinal sana bloqueando los efectos dañinos del lipopolisacárido (LPS), una molécula responsable de los efectos tóxicos de varias bacterias. Y que los efectos anti-LPS de la IAP podrían prevenir el desarrollo del síndrome metabólico, un conjunto de síntomas entre los que se encuentran la obesidad, las anomalías en el metabolismo de la glucosa y los lípidos y el hígado graso, que se ve favorecido también por una dieta rica en grasa.

Así, y ante esta situación, los autores evaluaron si la suplementación oral con IAP podría prevenir la enfermedad hepática asociada al consumo de alcohol, tanto desintoxicando el LPS liberado por las bacterias intestinales como previniendo su paso desde el intestino hacia el torrente sanguíneo que llega hasta el hígado.

El equipo llevó a cabo estudios con dos modelos de ratones en los que se evaluó tanto el consumo excesivo de alcohol episódico (bien con una única dosis elevada o con tres dosis administradas en intervalos de 12 horas), como el consumo crónico –representado con un consumo continuado a lo largo de 10 días.

Los resultados indicaron que administrar la IAP antes o al mismo tiempo que una dosis de alcohol redujo los niveles de la enzima ALT, un signo común de daño hepático; disminuyó la acumulación de grasa en el hígado, el primer signo de enfermedad hepática alcohólica; y redujo la producción de factores inflamatorios.

Por el contrario, los animales que no recibieron la enzima antes o durante la dosis de alcohol se encontraron con elevaciones en el LPS circulante, una disminución de la expresión de las proteínas que mantienen la función de barrera del revestimiento intestinal, y un aumento de la inflamación intestinal. Asimismo, la administración de la enzima después del consumo de alcohol no tuvo ningún efecto protector.

Esto esta aun en investigacion en animales, pero  en el caso que resulte efectivo en humanos, lo mas importante es reconocer que el alcohol produce daño hepatico severo y que la recomendación es evitar el consumo de alcohol en niveles que sobrepasen la capaciadad que tiene tu higado de metabolizarlo.

COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *

Contenido Relacionado

Recomendaciones generales para mejorar el Higado Graso

Actualmente no existe un tratamiento específico para la NASH, pero estas recomendaciones dejadas a continuación, son importantes para los que

Hígado Graso en Niños y Adolescentes: Una epidemia Mundial

Cómo evitar que tus hijos padezcan de Hígado Graso Una dieta balanceada y ejercicios, son la clave de un estilo de vida saludable Pero no solo

Un Sueño Saludable Contra el Higado Graso

Dormir bien ayuda a prevenir el Hígado Graso no alcohólico Llevar una estilo de vida no saludable que cumpla con estos  requisitos: obesidad,

La Mejor Dieta para Prevenir el Hígado Graso

Tengo hígado graso, ¿Qué puedo comer? El solo hecho de cambiar nuestro estilo de vida a uno más saludable, hace que nuestra salud  mejore  de

Ejercicio moderado vs ejercicio vigoroso ¿Cual es el mas efectivo para mejorar el hígado graso?

La actividad física como gran aliado para mejorar el higado graso Actualmente, tanto en las redes sociales, la televisión y donde quiera que tu

Hígado graso no alcohólico y diabetes tipo 2. ¿Qué debo hacer?

Soy diabetico y tengo Higado graso. Recomendaciones Al referirnos al  hígado graso no alcohólico (HGNA), hablamos de  la presencia de grasa en el

Dieta y ejercicios pueden mejorar la función renal en pacientes con enfermedad de hígado graso

Si presenta un poco de grasa en el hígado puede considerarse normal o de poca importancia. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al

No solo la hepatitis y el alcohol destruyen el hígado

En muchos de nuestros artículos referentes a nuestro héroe anónimo el hígado, hemos hecho hincapié, en las principales causas que lo pueden dañar
CPEB4 proteina

La proteína CPEB4 ejerce una función preventiva contra el hígado graso

Investigadores en España han descubierto que una proteína llamada CPEB4 puede ayudar a prevenir el hígado graso, una condición en la cual la
horario comidas

El horario de tus comidas podría afectar tu hígado

La obesidad, la diabetes y la dislipidemia (triglicéridos y/o colesterol elevados) son los factores que con mayor frecuencia se asocian al