Inicio BlogDigestivo/Endoscopia Alimentos ultraprocesados y su impacto en la salud

Alimentos ultraprocesados y su impacto en la salud

0 Comentario

Pizzas, ¡mmmm! Hamburguesas con doble queso y tocineta, ¡rico! ¿Y de postre? ¿Qué tal un pastel de chocolate y crema? ¿A quién no le gusta la comida mal llamada “chatarra”? Todos sabemos que este tipo de comida es cero saludable, ya que no nos nutre, porque pertenecen al grupo de los alimentos  ultraprocesados “toxicos”, contienen altos niveles de azúcar, harinas o sal, y que si comemos este tipo de comida a diario o con mucha frecuencia, además de generar inflamación en todo nuestro organismo, deprimen el sistema inmunológico, aumentamos de peso y no le estamos haciendo nada bien a nuestra salud en general.

Diferentes estudios científicos han concluído que los alimentos ultraprocesados podrían ser responsables de muertes prematuras. La evidencia científica advierte que cuántos más alimentos altamente procesados ​​consumes, tienes más probabilidades de tener una peor calidad de vida y de morir. Las explicaciones encontradas en estos estudios basados en el consumo de alimentos ultraprocesados y el riesgo de mortalidad es la gran cantidad de sal que contienen, además de conservantes que se han relacionado con la muerte por enfermedad cardíaca y cáncer de estómago. También se cree que el alto contenido de azúcar de estos alimentos aumenta el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes y obesidad. Investigaciones anteriores han encontrado una fuerte correlación entre las carnes procesadas y la mortalidad. Se afirma que estos productos están asociados igualmente con el cáncer colorrectal. Los alimentos ultraprocesados ​​suelen consistir en bocadillos, postres, panes, comidas listas para comer y bebidas azucaradas. Estos productos generalmente contienen muchos ingredientes y pasan por varios pasos durante la fabricación. Los alimentos ultraprocesados ​​son simplemente una tentación sabrosa y es muy difícil mantenerse alejado de ellos.

Entonces, ¿qué puedes hacer?  ¡Si en cada esquina se encuentran tentaciones como un pastel y alitas de pollo frito!

Para empezar, no intentes eliminar todos los alimentos ultraprocesados ​​de tu dieta de una sola vez, porque eso simplemente no es sostenible. Lo que es más realista es incluir solo una pequeña parte de tu ingesta total de alimentos, hay espacio para todo tipo de comidas y lo más realista y saludable es hacer un balance de lo que estás comiendo e ir eliminando o sustitutendo progresivamente, los alimentos ultraprocesados. El consejo más saludable sería, que tu dieta diaria contenga un 80 % de alimentos naturales, orgánicos, con alto contenido de nutrientes así, si ingieres comida ultraprocesada de vez en cuando, no dañes terribemente tu salud, si te das el gusto de comer una hamburguesa con queso o una bolsa de papas fritas, que sea eventual y luego te darás cuenta con el tiempo, que ni siquiera te apetece.

A veces es muy factible que la falta de tiempo para comer, bien sea por cuestiones de trabajo, te obligue a comer en la calle. Aquí te ofrecemos los siguientes consejos sobre cómo comprar opciones de alimentos más saludables:

  • Come frutas frescas, vegetales crudos y otros alimentos que estén lo más cerca posible de su estado natural.
  • Congelado no es necesariamente malo. El brócoli que se congela poco después de ser recogido puede ser más nutritivo que los arándanos frescos que pierden vitaminas y minerales en tránsito hacia una tienda. Pero si compras fruta congelada, no compres el que tiene azúcar agregada.
  • Identifica los ingredientes saludables que combinar para una comida saludable. Una sugerencia sería combinar vegetales naturales, pollo o pescado asado, batata o papa asada para un comida rica, fácil y saludable.
  • Lee siempre las etiquetas, no siempre lo que dice light, lo es en realidad, No te dejes engañar, es la información de la parte posterior del envase a lo que debes prestar atención. Los fabricantes pueden presumir de que un producto es una buena fuente de fibra o ácidos grasos omega-3, por ejemplo, pero una larga lista de ingredientes podría indicar una gran cantidad de aditivos no saludables.
  • Aprende a leer las etiquetas de los alimentos. Los ingredientes se enumeran por peso en orden descendente, por lo que lo primero que se enumera es lo que el fabricante utilizó en mayor cantidad. Idealmente, el azúcar y la sal no deberían estar cerca de la cima.

Si bien resulta más fácil comprar una hamburguesa de paso, que ponerse a seleccionar y preparar productos nutritivos y hasta más barata te sale la hamburguesa, resulta que como dice el dicho, “lo barato sale caro”, pues esta “conveniencia” la pagas más tarde con obesidad o con cualquier cantidad de enfermedades que la evidencia científica  ponen como de alto riesgo para tu salud fisica y mental.

Ser Feliz y Ser Saludable es una decisión de vida. ¡Comienza Hoy!

Enlaces o links recomendados:

https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2723626

Artículos Relacionados

Deja un comentario