Inicio BlogRumbea Sano Beber alcohol con tus hijos. ¿Qué tan bueno es?

Beber alcohol con tus hijos. ¿Qué tan bueno es?

Por Dra. Maribel Lizarzábal García

Con frecuencia escuchamos, es preferible que los muchachos, comiencen a consumir alcohol en la casa, acompañados de sus padres, para que aprendan a beber. Muchos de nosotros sobre todo en la actualidad, donde los hijos pareciera que nacieran ya experimentados, nos preocupamos más por cómo protegerlos de las tentaciones de la calle y a veces cometemos errores de manera inconsciente, como por ejemplo darle alcohol de manera ocasional a los niños o adolescentes para enseñar hábitos de consumo responsable; pero un nuevo estudio ha sugerido que esto podría ser peligroso y tener un efecto totalmente opuesto.

Existe una gran probabilidad de que los adolescentes que no les permiten en su círculo familiar tomar cerveza o cualquier bebida alcohólica como vino o vodka, sean propensos a ser cautos con el consumo de alcohol, cuando sean adultos independientes, en comparación con aquellos adolescentes que si se les permite consumir alcohol aunque sea de manera responsable, los cuales tienen el riesgo de abusar en su consumo por otras fuentes en su futuro inmediato.

El objetivo de este estudio fue demostrar que cuando los padres suministran bebidas alcohólicas a los adolescentes, estos tienen más del doble de probabilidades de beber en exceso o muestran síntomas de trastorno por consumo de alcohol que los jóvenes que no tienen fácil acceso al alcohol.

Este estudio el cual fue realizado en el centro Nacional de Investigación sobre Drogas y alcohol en la Universidad de Nueva Gales en el Sur de Sídney, Australia fue publicado en la revista on line “Lancet Public Health” , en enero del 2018. El estudio muestra la preocupación de que los padres les den alcohol a sus hijos adolescentes, que aún no cumplen con la edad legal donde se les permite consumir alcohol que es mayores de 21 años, y en otros países a los 18 años de edad.

Hay que reducir a toda costa el riesgo de daño relacionado con el alcohol en nuestros hijos menores de edad y los padres deben evitar el suministro de alcohol a los niños. La tarea responsable es enseñar a sus hijos el consumo moderado, ocasional y responsable del alcohol, hacer cumplir las estrictas normas relacionadas con el alcohol y controlar el comportamiento de los niños, esto también puede minimizar los riesgos de que los niños consuman o abusen del alcohol.

Para el estudio, los investigadores examinaron los datos recopilados durante seis años sobre 1.927 padres y adolescentes de entre 12 y 18 años. Los padres y los adolescentes informaron por separado sobre el alcohol consumido por los jóvenes en el estudio.

Hay que tomar en cuenta el hecho, de que si le diste a probar a tus hijos alcohol por un corto tiempo y después lo prohibiste, esto no reduce la posibilidad de que los adolescentes sean suplidos por otras personas, por eso es tan importante enseñarlos a manejar el consumo de alcohol con mucho cuidado y tacto de manera tal que los adolescentes no se vean tentados a probar las bebidas alcohólicas fuera de su hogar.

En conclusión, los investigadores encontraron que el suministro de alcohol de parte de los padres a los adolescentes no pareció ayudar a los jóvenes a lidiar con el alcohol de manera responsable.

Al final del estudio:

  • El 81% de los adolescentes que tomaron alcohol de sus padres y de otras fuentes informaron haber bebido en exceso, o haber consumido más de cuatro bebidas en una sola ocasión,
  • El 61% de los adolescentes solo tomaron alcohol de otras fuentes,
  • El 25% de adolescentes solo recibieron alcohol de sus padres.

Los adolescentes que consumieron alcohol tanto de sus padres como de otras fuentes también tenían más probabilidades de tener síntomas de trastornos por consumo de alcohol.

Una de las limitaciones de este estudio, es que la mayoría de estos adolescentes estudiados venían de familias de altos ingresos familiares, entonces este estudio no puede reflejar lo que sucedería con los jóvenes de bajos ingresos, señalaron los autores de este estudio.

En países de Europa, Estados Unidos, Rusia y Latinoamérica, donde el consumo de alcohol forma parte de la cultura, es posible que los padres que pensaban que sus adolescentes ya estaban en riesgo de beber por otras fuentes (amigos, situaciones donde está presente la ingesta de alcohol como fiestas o lugares de esparcimiento), eligieron darles a sus hijos bebidas en casa, y que esto explicaba por qué algunos de estos niños también tenían mayores probabilidades de trastornos por consumo de alcohol o mal uso

Por lo tanto, este estudio comprobó lo contraproducente que puede ser darle a probar alcohol a tus hijos adolescentes.

Recuerda: El consumo de alcohol en los menores de edad puede llevar a lesiones, accidentes automovilísticos fatales, comportamiento sexual riesgoso y también hay un riesgo potencial para el desarrollo del cerebro.

¿Dejas a tus hijos beber en ocasiones especiales? ¿Fuiste criado en un hogar donde un sorbo de cerveza o vino en la cena es normal? Comparte tus experiencias en el área de comentarios.

Artículos Relacionados

Deja un comentario