Inicio Blog Beneficios de hacer ejercicio para las personas con problemas gastrointestinales

Beneficios de hacer ejercicio para las personas con problemas gastrointestinales

0 Comentario

Recomendar el ejercicio regular a los pacientes que viven con afecciones gastrointestinales tales como  colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable (SII) o reflujo gastroesofágico severo (ERGE), puede ser un desafío, porque aunque la evidencia científica ha demostrado que mantenerse activo y en forma, disminuye los  síntomas en personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), las molestias como sensación de inflamación constante, llenura, pesadez y “gases”, pueden resultar limitantes.

Hacer ejercicio con regularidad puede ser difícil para las personas con enfermedades inflamatorias intestinales, especialmente cuando se experimenta un brote o crisis que se acompaña de dolor abdominal;  muchos de mis pacientes me han comentado que hacer ejercicio implica un gran esfuerzo, ya que los  síntomas inflamatorios con frecuencia se acompañan de anemia, debido a que los pacientes con ulceras  pueden tener sangrados gastrointestinales; todo esto contribuye a que los pacientes se sientan realmente  agotados y no puedan completar sus rutinas de ejercicios. Pero siempre debemos individualizar porque cada  paciente es diferente, no todos tienen la misma experiencia o resistencia, mientras que algunos luchan con el ejercicio, otros juegan tenis, hacen crossfit  e incluso corren maratones;   la capacidad de una persona para hacer ejercicio depende de su estado de salud y de cuánta inflamación tenga en el momento de activarse en el ejercicio. 

Los beneficios del ejercicio en personas con inflamación intestinal

A pesar de que algunas investigaciones han demostrado que existe una conexión favorable entre los niveles más altos de actividad y menos síntomas, especialmente con la enfermedad de Crohn; si vives con una condición gastrointestinal(GI) no bien controlada, te puede resultar difícil hacer ejercicio con regularidad. Un estudio publicado en la revista Inflammatory Bowel Disease mayo 2016, encontró que el ejercicio está asociado con un menor riesgo de brotes futuros en personas con EII en remisión, pero  los resultados de este estudio no son concluyentes, la evidencia científica   sugiere que hacer ejercicio y mantenerse físicamente activo con un grado moderado de actividad, puede ayudar a mantener la enfermedad en calma, sin embargo, los expertos no están seguros de si esto se debe a que las personas en remisión son capaces de hacer más ejercicio o porque más ejercicio en realidad conduce a menos síntomas.

¿Puedo o no puedo hacer ejercicio con inflamación del intestino?

En general, la evidencia científica  coincide en que el ejercicio es bueno y favorable para evitar reaparición de recaídas, quizás esto se deba a que la actividad física ayuda a drenar el estrés y relaja a la persona, disminuyendo los niveles de ansiedad. La actividad física tiene beneficios que van más allá de mantener las enfermedades GI en remisión. Entre los cuales tenemos:

Disminuye la inflamación por estrés

Existe una conexión bidireccional entre el cerebro y el intestino, por lo tanto, es muy común que un paciente con afecciones GI, el estrés pueda provocar crisis con la reaparición de molestias, puede experimentar que los síntomas se disparan al cambiar de trabajo, mudarte o tener conflictos interpersonales. Las prácticas restaurativas como el yoga y el mindfulness, pueden ayudar a mejorar la conexión mente-cuerpo, disminuir el estrés, y cuando el estrés disminuye, idealmente bajan los niveles de cortisol y también la inflamación, de hecho, un artículo publicado en BioMed Research International 2014, encontró que el ejercicio moderado puede fortalecer la respuesta inmune y mejorar la salud psicológica en personas con EII; al igual que ayudar a mejorar la calidad de vida, al reducir los niveles de estrés.

Mejora salud ósea

Otro beneficio del ejercicio en personas con enfermedades GI es la mejora de la densidad ósea, las personas con ciertas enfermedades inflamatorias intestinales, por lo general tienen problemas de absorción de nutrientes como el magnesio, calcio y la vitamina D, con el consecuente deterioro de su salud ósea, también a menudo cumplen largos tratamientos con esteroides, que es causa importante sde osteopenia y osteoporosis. El ejercicio aeróbico y entrenamiento de fuerza aumentan la masa muscular y la resistencia de los huesos, esto mejora la densidad ósea.

En enfermedad GI el ejercicio puede

  • Mejorar la densidad ósea
  • Reducir la inflamación
  • Fortalecer la inmunidad
  • Prolongar la remisión o evitar recaídas
  • Mejorar el estreñimiento
  • Reducir el estrés
  • Mejorar la calidad de vida

Recuerda que no importa qué tipo de ejercicio estés realizando, siempre y cuando te mantengas activo, ya que  mantener el cuerpo en movimiento es muy conveniente para muchos de estos problemas intestinales.

Artículos Relacionados

Deja un comentario