Inicio BlogSalud Beneficios del silencio para tu cerebro

Beneficios del silencio para tu cerebro

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Seguro que en algún momento de nuestras vidas nos ha molestado el ruido, bien sea muy temprano en la mañana o en la noche si hay alguna fiesta ruidosa. A veces vivir en el centro de la ciudad donde abundan las bocinas de autos, negocios ruidosos cerca del hogar, es más que exasperante en realidad pero, ¿será posible pensar que el ruido podría ser mortal?

Según un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud y el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea,  la exposición constante al ruido (contaminación acústica), puede conducir a una presión arterial más alta y ataques cardíacos fatales;  La OMS confirmó lo que varios psicólogos han sabido durante décadas: el ruido crónico perjudica el desarrollo de un niño y puede tener un efecto de por vida en el nivel educativo y la salud en general; además, existe evidencia abrumadora de que la exposición al ruido ambiental tiene efectos adversos en la salud de la población.

Hace poco en Finlandia se realizó una campaña que utilizaba el silencio como un “producto” de mercado, ellos  intentaron atraer a la gente a visitar Finlandia y experimentar la belleza de esta tierra silenciosa,  lanzando  una serie de fotografías de figuras individuales en la naturaleza y utilizaron el eslogan “silencio, por favor”. Finlandia  está haciendo algo muy importante, ya que podría estar iniciando  el uso del silencio como un punto de venta, ya que el silencio se está convirtiendo en un producto  cada vez más atractivo y  a medida que el mundo a tu alrededor se vuelve cada vez más ruidoso y abarrotado, puedes encontrarte buscando el alivio que los lugares silenciosos y lo que el silencio tiene para ofrecer; los estudios demuestran que el silencio es mucho más importante para tu cerebro de lo que podrías pensar.

Beneficios del silencio para el cerebro, según evidencia científica, entre ellas se incluyen:

La regeneración de las células cerebrales solo puede ser una cuestión de silencio: un estudio del 2013 publicado en la revista “Brain, Structure and Function” utilizó diferentes tipos de ruido y silencio y monitoreó el efecto que el sonido y el silencio tenían en el cerebro de animales. El silencio pretendía ser el control en el estudio, pero lo que encontraron fue sorprendente, los científicos descubrieron que cuando los animales fueron expuestos a dos horas de silencio por día, desarrollaron nuevas células en el hipocampo. El hipocampo es una región del cerebro asociada con la memoria, la emoción y el aprendizaje. El crecimiento de nuevas células en el cerebro no necesariamente se traduce en beneficios tangibles para la salud, sin embargo, en este caso, dice que las células parecían convertirse en neuronas funcionales, en este  estudio se aprecio como  el silencio realmente está ayudando a las nuevas células generadas a diferenciarse en neuronas e integrarse en el sistema. En este sentido, el silencio literalmente puede hacer crecer tu cerebro y potenciar su funcionamiento.

El cerebro internaliza y evalúa activamente cualquier información durante el silencio: La evidencia científica afirma que: un “modo predeterminado” de la función cerebral, mostró que incluso cuando el cerebro estaba “descansando”, estaba perpetuamente activo, internalizando y evaluando información. Según estudios, cuando el cerebro descansa, es capaz de integrar información interna y externa en “(un espacio de trabajo consciente”,  cuando no te distrae el ruido o las tareas orientadas a objetivos, parece que hay un momento de silencio que permite que tu espacio de trabajo consciente procese las cosas; durante estos períodos de silencio, tu cerebro tiene la libertad que necesita para descubrir su lugar en su mundo interno y externo.

El silencio alivia el estrés y la tensión: se ha encontrado que el ruido puede tener un efecto físico pronunciado en nuestros cerebros que resulta en niveles elevados de hormonas del estrés (cortisol); las ondas sonoras llegan al cerebro como señales eléctricas a través del oído, y el cuerpo reacciona a estas señales incluso si está durmiendo. Se cree que las amígdalas (ubicadas en los lóbulos temporales del cerebro) que se asocian con la formación de la memoria y la emoción se activan, y esto provoca una liberación de hormonas del estrés, entonces, si vives en un ambiente constantemente ruidoso, es probable que experimentes niveles crónicamente elevados de hormonas del estrés, recuerda que el cortisol deprime el sistema inmunologico y te expone a enfermarte con mayor facilidad.

El silencio parece tener el efecto contrario al ruido en el cerebro, mientras que el ruido puede causar estrés y tensión, el silencio libera tensión y produce relajación en el cerebro y el cuerpo. Un estudio publicado en la revista Heart demostró, que dos minutos de silencio pueden resultar incluso más relajantes que escuchar música “relajante” horas, basaron estos hallazgos en los cambios que notaron en la presión arterial y la circulación sanguínea en el cerebro.

El silencio repone nuestros recursos cognitivos: El efecto que la contaminación acústica puede tener en el rendimiento de la tarea cognitiva ha sido ampliamente estudiado ya que se ha encontrado que el ruido perjudica el desempeño de las tareas en el trabajo y la escuela;  también puede ser la causa de una disminución de la motivación y un aumento en la creación de errores, ya que  las funciones cognitivas más fuertemente afectadas por el ruido son leer, la atención, la memoria y la resolución de problemas. La evidencia científica también ha concluido que los niños expuestos a hogares o aulas cerca de rutas de vuelo de aviones, ferrocarriles o carreteras tienen puntajes de lectura más bajos y su desarrollo de habilidades cognitivas y lingüísticas es más lento, sin embargo no todo son malas noticias, es posible que el cerebro restaure sus recursos cognitivos finitos. Según la teoría de la restauración de la atención, cuando se encuentra en un entorno con niveles más bajos de información sensorial, el cerebro puede “recuperar” algunas de sus capacidades cognitivas. En silencio, el cerebro puede bajar su guardia sensorial y restaurar algo de lo que se ha “perdido” a través del ruido excesivo.

El silencio es fuente de salud y felicidad: Nos permite encontrarnos con nosotros mismos, escuchar la voz interior, solo en silencio encontraremos la paz en nuestras vidas, en el silencio podemos percartarnos de la calidad de nuestros pensamientos y emociones, desechar los pensamientos negativos y cambiarlos por positivos, ya que ellos determinaran nuestro estado de salud o enfermedad. Todas las cosas profundas y las emociones están precedidas y atendidas por el silencio El silencio es fuente de gran fortaleza, trasmite nuestra felicidad interior, porque no  habla de lo que tenemos, sino de lo que somos.  “El silencio es el amigo que no traiciona”. Lao Tse

En el silencio de nuestro interior es donde podemos hablar con Dios y alinear nuestras deciciones  a nuestro proposito de vida y plan divino.

“El fruto del silencio es la oración, el fruto de la oración es la fe, el fruto de la fe es el amor y el fruto del amor es el servicio” Madre Teresa de Calculta.

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30988086

https://www.who.int/phe/health_topics/outdoorair/climate-reducing-health-risks-faq/es/

Artículos Relacionados

Deja un comentario