Inicio BlogHígado sano El café nos protege de enfermedades hepáticas crónicas, ¿mito o realidad?

El café nos protege de enfermedades hepáticas crónicas, ¿mito o realidad?

6 Comentarios

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo, muchos no podemos comenzar un día exitoso sin antes tomarnos una rica taza de café. La buena noticia es que, muchos estudios han publicado  sus beneficios en las enfermedades hepáticas, incluyendo la mejora en la sobrevida global. Nuestro amado café, mejora  diversos estados del hígado afectado por la hepatitis viral, esteatosis no alcohólica, cirrosis y cáncer de hígado.  Muchas investigaciones  aseguran que existen uno o más componentes del café que son capaces de disminuir hasta un 22% el riesgo de que el hígado enferme gravemente. De hecho, los bebedores de café con antecedentes cirróticos en la familia, presentan bajos niveles de enzimas hepáticas (transaminasas), respecto a los que no toman café. ¿Es la cafeína la responsable? ¿Existe algún otro compuesto que produzca este efecto protector?

Todas las enfermedades que puede sufrir el hígado como lo son: las infecciones virales conocidas como hepatitis B y C, la acumulación de grasa en el hígado (esteatosis), además del consumo excesivo de alcohol pueden causar daño hepático que deriva en una inflamación crónica que puede terminar en cirrosis, la cual  es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas. El consumo de bebidas alcohólicas es lo que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado. Las células hepáticas se van destruyendo e inmediatamente son sustituidas por un tejido fibroso (parecido a una cicatriz) que da lugar a la disminución progresiva del flujo sanguineo y de las funciones del órgano. El hígado es esencial para el cuerpo; elimina o neutraliza sustancias tóxicas de la sangre, produce compuestos inmunitarios para controlar las infecciones y elimina gérmenes y bacterias de la sangre. Asimismo, fabrica proteínas que regulan la coagulación sanguínea y produce bilis para ayudar a absorber las grasas y las vitaminas solubles en grasa.

En los últimos años se han visto numerosos estudios epidemiológicos, donde se han demostrado que el consumo de café, se asocia inversamente con el riesgo de daño hepático. Además, el riesgo de muerte por cirrosis alcohólica fue 22% menor por taza de café consumida diariamente, tambien disminuye el riesgo de cancer de higado.

  • Un estudio realizado en Noruega ,con duración de 17 años que incluyó a más de 51,000 hombres y mujeres, se encontró que quienes bebían al menos dos tazas de café diarias, tuvieron 40% menos de riesgo de muerte por cirrosis que aquellos que nunca lo consumían.
  • En Japón se han realizado estudios durante 10 años con 90,000 personas, y se encontró que quienes consumieron al menos 5 tazas de café al día tuvieron un 76% menos de riesgo de cáncer de hígado en relación con los que nunca bebían café.

A partir de todos estos estudios epidemiológicos se ha sugerido que hay una menor incidencia de tumores hepáticos entre los bebedores de café, estableciendo una asociación inversa en el riesgo de cáncer en el hígado y la dosis de café consumido, es decir, un efecto dosis-dependiente. Con lo que podemos decir entonces, que el café protege al hígado de las enfermedades hepáticas cronicas.

El papel de la cafeína. Todo parece apuntar a que no es la cafeína la única sustancia responsable. Muchos estudios evaluaron los efectos del consumo de distintas bebidas que contienen  cafeína sobre el riesgo de padecer cirrosis hepática. Sus conclusiones apuntan a que únicamente el café es el que presenta esta característica protectora y no el té u otras bebidas con cafeína. Como una de las bebidas naturales más consumidas alrededor del mundo, el café es una mezcla de muchas sustancias químicas; carbohidratos, lípidos, aminoácidos, vitaminas, minerales, alcaloides y otros componentes bioactivos como la cafeína, los diterpenos y el ácido clorogénico con actividad antioxidante.  No hay una explicación clara de por qué el consumo de café inhibe el daño hepático o el desarrollo de cirrosis y carcinoma hepatocelular. Sin embargo, cada vez contamos con mayor evidencia de que el daño oxidativo está involucrado en varios procesos patológicos como el cáncer. Al mismo tiempo, el incremento del consumo de antioxidantes puede ser de importancia significativa en el efecto protector de este producto.

Recuerda: No todos pueden beber café, algunos pueden tener intolerancia, puedes tener alergia y otros síntomas digestivos como ardor o acidez, por  lo tanto, si no te sientes bien después de tomar café, no debes consumirlo.

Artículos Relacionados

6 Comentarios

Jesus 29 octubre, 2018 - 7:46 PM

Buenas tarde doctora. Yo soy unas de las persona que tomo cafe. De hecho no puedo empezar el día sino lo tomo y en el día cuando me siento como débil me tomo otro café mas Osea tomo café bastante pues al día. Pero orita en estos momentos presento hepatitis viral y como así?? Si tomo café bastante??? Sera que me puede explicar eso doctora. Y disculpe la molestia. Feliz día.

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 30 octubre, 2018 - 10:16 AM

hola Jesus, gracias por leer mis artículos, y efectivamente el café es una bebida muy saludable, pero en tu caso especifico, contrajistes hepatitis viral, viral, significa que te contagiaste bien sea por alimentos o agua contaminada , ambiente o por otra persona, de este virus cuando estas expuesto, no hay escapatoria aunque tomes muchos café, el café protege, pero no te libra de los virus y la hepatitis es un virus muy contagioso. gracias por escribir

Responde
Jesus 31 octubre, 2018 - 8:03 AM

A ok doctora pero otra preguntica y disculpe la molestia.. El daño al hígado es lo mismo por virus o por tener tipo A o B??? Es el mismo daño o menos leve si por virus??? Por que de verdad sino entiendo esa parte doctora… Gracias y disculpe la molestia.

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 5 noviembre, 2018 - 10:31 AM

hola Jesus, cualquier tipo de virus de la hepatitis sea A, B, C o E, causan daños en el hígado, la diferencia entre ellos es , que unos tienen cura, como hepatitis A, B y E siempre y b cuando no sean crónicas.
la hepatitis B cronica y C, son mas difíciles de tratar, pero en general si hablamos de comparar daños al hígado podría decir que el virus de Hepatitis A es el menos peligroso, ya que ese se cura de manera mas simple. gracias por escribir

Responde
Soledad 28 diciembre, 2018 - 10:49 PM

Hola , en mi caso tengo hepatitis autoinmune, tomo corticoides e inmunosupresores. Sirve si consumo café? Agradecería su respuesta.

Saludos

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 9 enero, 2019 - 10:21 AM

saludos Soledad, el consumo MODERADO DE CAFE, no te tendria que afectar, siempre y cuando no abuses, gracias por escribir,

Responde

Deja un comentario