Inicio BlogRumbea Sano ¡Cambia el refresco y las cervezas por agua!

¡Cambia el refresco y las cervezas por agua!

Por Dra. Maribel Lizarzábal García

Cuando tomamos la feliz decisión de cambiar nuestro estilo de vida y adoptamos una alimentación saludable acompañada del ejercicio regular, seguramente todos tus familiares y amigos que ya llevan ese estilo de vida, te aconsejaran que lo primero que debes hacer será cambiar los refrescos o cualquier bebida, como por ejemplo la cerveza o los jugos concentrados por agua. Todos ellos tienen razón y para demostrar que tus amigos están en lo correcto, unos científicos españoles  iniciaron un estudio donde siguieron a 15.765 adultos durante varios años después de preguntarles sobre su consumo diario de alimentos y bebidas, se  demostraron que el efecto de sustituir una cerveza o un refresco con un vaso de agua, se relaciona con una menor incidencia de obesidad.

Esta investigación fue hecha por los miembros de la Universidad de Navarra en Pamplona y del Instituto Carlos III de Salud de Madrid, ambos en España. Este estudio fue publicado en la revista Nutrients y fue presentado el pasado 20 de mayo de este año  en el Congreso Europeo de Obesidad celebrado en Porto, Portugal.

De acuerdo con la investigación, que tuvo una duración de 8 años y medio, elegir un vaso de agua en lugar de una cerveza o un refresco endulzado con azúcar por lo menos una vez al día, puede reducir el riesgo de desarrollar obesidad, llegaron a las siguientes conclusiones:

-En el caso de la cerveza, cambiarla por un vaso de agua cada día, se relacionó con un riesgo menor de 20% de desarrollar obesidad, Además, indicaron los investigadores que las personas que durante el estudio sustituyeron la cerveza experimentaron un ligero descenso en su peso corporal a lo largo de 4 años.

-En los refrescos endulzados con azúcar, cambiarlos por agua cada día se asoció con un riesgo menor a 15% de presentar obesidad en tu futuro próximo.

Por otra parte, los investigadores también hallaron que reemplazar otro tipo de bebidas no redujo el riesgo de obesidad. Estas son: leche entera, leche semidesnatada, leche desnatada, vino, licores, café, jugo de naranja y otros jugos.

Recuerda:

Si eres obeso, corres un riesgo más alto de desarrollo de otras enfermedades como la diabetes o la enfermedad cardiovascular, los posibles efectos de sustituir estas bebidas por el agua es un objetivo importante a tener en cuenta

Si acostumbras beber cerveza o refrescos todos los días, opta por paulatinamente irlos cambiando por agua natural. Es una costumbre que beneficiará tu salud y la de tu familia a largo plazo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario