Inicio BlogDigestivo/Endoscopia Clostridium difficile y dieta: lo que debes saber

Clostridium difficile y dieta: lo que debes saber

0 Comentario

¿Qué tiene que ver tu dieta con el Clostridium difficile?

Una alimentación saludable tiene un impacto significativo en tu salud. Mi lema es “ser feliz y ser saludable es decisión de vida” y una de las llaves para cumplir esta decisión es una alimentación saludable.

El Clostridium Difficile es una bacteria que, como bien su nombre lo indica, es muy difícil de tratar porque es una infección intestinal que se presenta con mayor frecuencia en colon y se produce por el uso y abuso de antibióticos. Mientras se está recibiendo tratamiento para Clostridium difficile, es muy recomendable adoptar una dieta que pueda beneficiarte y aliviar tus síntomas. Ingerir alimentos que no produzcan molestias en el estómago y ayuden a controlar la diarrea es muy importante, ya que su tratamiento se basa en medicamentos específicos (antibióticos), poco tolerables y por largo tiempo. Muchos médicos recomiendan una dieta de alimentos blandos y fáciles de digerir durante este tiempo. La deshidratación es un efecto secundario común de la diarrea acuosa que produce esta infección intestinal, por lo que la ingesta de líquidos es muy importante.

¿Qué sintomas produce la infección por Clostridium difficile (C.diff)?

Es un tipo de bacteria que puede causar diarrea severa, náuseas, fiebre y dolor de abdominal. Las personas más vulnerables a la infección por C.diff son aquellas que se encuentran en atención médica (post cirugías y estadías largas en hospitales por tratamientos) que requieren antibióticos por un período prolongado de tiempo. Las personas mayores también pueden estar en mayor riesgo. El síntoma principal de C.diff es la diarrea severa, que puede llevar a la deshidratación y a la incapacidad de absorber los nutrientes de los alimentos. Por esta razón, lo que comes durante y después del tratamiento es muy importante. También es importante comer alimentos que puedan repoblar tu intestino con las “bacterias buenas” que te falten y que suelen haber sido barridas por el uso de antibióticos previos. Hay que concentrarse en consumir alimentos con alto valor nutricional. Debes buscar alimentos que sean ricos en vitaminas, potasio, sodio, magnesio y calcio.

Dieta durante el tratamiento de C.diff. ¿Qué comer?

Mientras estás recibiendo tratamiento para una infección por C.diff, hay que considerar agregar alimentos a tu dieta que puedan ayudarte a que te recuperes rápidamente. Estos alimentos incluyen:

Probióticos: los probióticos son bacterias amigables y vivas que necesitas para combatir el germen C.diff. Se pueden encontrar en el yogur activo y en alimentos fermentados, como chucrut y miso. Los probióticos ayudan a reducir o eliminar la diarrea acuosa al volver a poner bacterias buenas en el tracto gastrointestinal. También están disponibles en forma de suplemento.
Líquidos: para evitar la deshidratación que puede resultar de la diarrea, asegúrate de beber mucho líquido. El agua y la sopa a base de caldo son buenas opciones.
Calcio: obtener suficiente calcio es importante. Como en fase aguda no puedes tolerar los productos lácteos, las buenas fuentes de calcio para probar incluyen leche de almendras, leche de lino, leche de cáñamo y leche de soya. Estos tipos de leche funcionan muy bien en batidos de frutas.
Fibra: los alimentos que contienen fibra soluble pueden ayudar a eliminar la infección de su sistema. La avena, las lentejas, la linaza y las naranjas pueden ser buenas opciones. Evita la fibra insoluble como alimentos con salvado de trigo, linaza, chia entre otros.
Alimentos ricos en proteínas: las fuentes de proteínas que son fáciles de digerir incluyen huevos, pollo y pavo, también el pescado.
Vegetales no crucíferos: los vegetales no crucíferos que se cocinan bien, se convierten en jugo o se agregan a batidos verdes o sopas también son buenas opciones. Los vegetales para usar incluyen remolachas, judías verdes, calabacines, pepinos.
Alimentos con almidón: estos son fáciles de digerir ya que son vinculantes, como las papas, los plátanos, los fideos, las galletas saladas y el arroz blanco, también pueden ser beneficiosos.

¿Qué debes limitar o eliminar de tu dieta?

Aunque pienses que tu sistema digestivo siempre ha sido saludable e incluso digas que puedes comer hasta piedras, deberás tomarlo con calma durante y después de una infección por C.diff. Ciertos alimentos pueden agravar el malestar estomacal, el gas o los calambres y deben evitarse. Estos alimentos Incluyen:
● Vegetales crucíferos, como el brócoli, la col, la coliflor y las coles de bruselas.
● Vegetales crudos de cualquier tipo.
● Comida picante.
● Comida frita o grasosa.
● Bebidas con cafeína.
● Alimentos con alto contenido de grasa, frituras y mayonesa.
● Frijoles (granos en general).
● Aceites de cocina sintéticos, como la margarina y los aceites en aerosol.

La intolerancia a la lactosa es un efecto secundario común de la infección por C.diff. Evita la leche y los productos lácteos, con la posible excepción del yogur que contiene cultivos vivos y activos, puede ayudar a eliminar el malestar gastrointestinal adicional. Y en muchos casos se tolera bien.

También, puedes convertirte en intolerante al gluten por un período de tiempo después de la infección. Si es así, es importante evitar los alimentos que contienen gluten, como el trigo, el centeno y la cebada.

Links recomendados:

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/c-difficile/manage/ptc-20202429

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/c-difficile/diagnosis-treatment/treatment/txc-20202426

Artículos Relacionados

Deja un comentario