Inicio BlogSalud Descubre los beneficios del aceite de coco para tu salud, ¡cambiaran tu vida!

Descubre los beneficios del aceite de coco para tu salud, ¡cambiaran tu vida!

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Hasta hace poco, nutricionistas y personas que llevan una alimentación saludable pensaban que el aceite de coco, era un alimento lleno de grasas trans y colesterol malo para tu salud. Sin embargo, la evidencia científica, se ha encargado de “desaparecer” este mito, demostrando que el aceite de coco es uno de los alimentos más versátiles, ya que es beneficioso para nuestra salud en muchos aspectos. El aceite de coco es uno de los pocos alimentos que se pueden clasificar como “súper alimento”. Su combinación única de ácidos grasos puede tener efectos positivos en la salud. Esto incluye la pérdida de grasa, una mejor función cerebral y otros beneficios impresionantes. A continuación, te presentamos resultados de estudios científicos que han resaltado, el por qué,  deberías incluir aceite de coco en tu dieta saludable.

Beneficios para la salud del aceite de coco basados en evidencia científica.

El aceite de coco contiene ácidos grasos que tienen propiedades medicinales: El aceite de coco es rico en grasas saturadas saludables que tienen diferentes efectos que la mayoría de las otras grasas de la dieta. Estas grasas pueden aumentar la quema de grasas y proporcionar energía rápida a tu cuerpo y cerebro. También aumentan el colesterol HDL bueno en la sangre, lo que está relacionado con la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca. La mayoría de las grasas en la dieta se llaman triglicéridos de cadena larga, pero las grasas en el aceite de coco se conocen como triglicéridos de cadena media (TCM). Lo que esto significa es que los ácidos grasos son más cortos que la mayoría de las otras grasas. Cuando comes estos tipos de grasas, van directamente al hígado, donde se usan como una fuente de energía rápida o se convierten en cetonas. Las cetonas pueden tener beneficios poderosos para el cerebro, y se están estudiando como tratamiento para la epilepsia, el Alzheimer y otras afecciones cerebrales. La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia en todo el mundo y se produce principalmente en personas de edad avanzada. En pacientes con Alzheimer, parece haber una capacidad reducida de usar glucosa para obtener energía en ciertas partes del cerebro. Los investigadores han especulado que las cetonas pueden proporcionar una fuente de energía alternativa para estas células cerebrales que funcionan mal y reducir los síntomas del Alzheimer.

El aceite de coco puede aumentar la quema de grasa: según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad es el problema de salud pública de mayor impacto a nivel mundial en la actualidad. Mientras que algunas personas piensan que la obesidad es solo una cuestión de calorías, otros creen que las fuentes de esas calorías también son importantes. Es un hecho que diferentes alimentos afectan nuestro cuerpo y hormonas de diferentes maneras. En este sentido, una caloría no es una caloría. Los triglicéridos de cadena media (TCM) en el aceite de coco pueden aumentar la cantidad de calorías quemadas en comparación con la misma cantidad de calorías de las grasas de cadena más larga. Un estudio encontró que 15-30 gramos de TCM por día aumentaron el gasto de energía en el día en un 5%, totalizando alrededor de 120 calorías por día.

El aceite de coco puede matar a los microorganismos dañinos: El ácido láurico de 12 carbonos constituye aproximadamente el 50% de los ácidos grasos en el aceite de coco. Cuando el ácido láurico se digiere, también forma una sustancia llamada monolaurina. Tanto el ácido láurico como la monolaurina pueden matar patógenos dañinos como bacterias, virus y hongos. Por ejemplo, se ha demostrado que estas sustancias ayudan a matar la bacteria Staphylococcus aureus (un patógeno muy peligroso) y la levadura Candida albicans , una fuente común de infecciones por hongos en humanos.

El aceite de coco puede reducir tu hambre, ayudándote a comer menos: Una característica interesante de los ácidos grasos en el aceite de coco es que pueden reducir el apetito. Esto puede estar relacionado con la forma en que las grasas se metabolizan, porque las cetonas pueden tener un efecto reductor del apetito. En un estudio, se alimentaron a 6 hombres sanos con cantidades variables de triglicéridos de cadena media y larga. Los hombres que consumieron la mayor cantidad de TCM consumieron 256 calorías menos por día, en promedio. Otro estudio encontró en 14 hombres sanos, que aquellos que comían la mayoría de los TCM en el desayuno comían menos calorías durante el almuerzo. Estos estudios fueron pequeños y solo se realizaron durante cortos periodos de tiempo. Si este efecto persistiera a largo plazo, podría ayudar a reducir el peso corporal durante un período de varios años.

El aceite de coco puede elevar el colesterol bueno o HDL: El aceite de coco contiene grasas saturadas naturales que aumentan el colesterol bueno HDL en tu cuerpo. También pueden ayudar a convertir el colesterol LDL malo en una forma menos dañina. Al aumentar el HDL, muchos expertos creen que el aceite de coco podría ser bueno para la salud del corazón en comparación con muchas otras grasas.

El aceite de coco puede proteger tu piel y cabello: El aceite de coco tiene muchos usos que no tienen nada que ver con solo comerlo. Muchas personas lo usan con fines cosméticos y para mejorar la salud y la apariencia de su piel y cabello. Estudios en personas con piel seca muestran que el aceite de coco puede mejorar el contenido de humedad de la piel. También puede reducir los síntomas del eccema, también puede ser protector contra el daño del cabello y un estudio muestra efectividad como un bloqueador solar débil, que bloquea aproximadamente el 20% de los rayos ultravioleta del sol .

Recomendación: Para obtener los impresionantes beneficios para la salud descritos en el artículo, asegúrate de elegir aceite de coco virgen orgánico, no refinado.

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5044790/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7270479
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17651080
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15724344

Artículos Relacionados

Deja un comentario