Inicio BlogHepatitis viral ¿Cómo la hepatitis cambió mi vida?

¿Cómo la hepatitis cambió mi vida?

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Soy la Dra. Maribel, y hoy quisiera compartir con ustedes un reciente y muy lindo testimonio de una paciente, pues me pareció muy motivador, y nos recuerda que ser feliz y ser saludable es una decisión de vida.

CÓMO LA HEPATITIS CAMBIÓ MI VIDA

Tuve hace 6 meses hepatitis viral tipo A, 52 años de edad, era una persona con sobrepeso, fumaba mucho, mis actividades físicas se limitaban a las tareas normales que se realizan en la  casa y mi  trabajo es muy sedentario en la computadora, mi dieta consistía en muchas grasas trans, azúcar y alimentos ultraprocesados (esto lo aprendí con la doctora), dormía mal y poco, no prestaba atención a mi salud y mi estado de ánimo preferido era: “estar estresada las 24/7 horas del día” y a pesar de todo esto, me consideraba una “gordita saludable y feliz”.

Pero un buen día, amanecí con una fiebre muy alta , que concluí que era un súper resfriado, pero los días pasaban y la fiebre no bajaba y comencé a sentirme muy cansada, me dolía todo el cuerpo y mi orina cambio de color, siempre tenía fatiga (nauseas) y falta de apetito (para mí esto fue una advertencia, porque yo siempre tenía hambre, por lo que comencé a preocuparme, debía estar muy grave), además un día cuando me disponía a fumar un cigarrillo, me provoco unas profundas nauseas y lo tuve que apagar (otro signo critico de alarma),  decidí que era hora de hacerme  unos exámenes de sangre para descartar cualquier cosa que me estuviera ocurriendo.

A mi pesar, mis exámenes dieron positivos a una Hepatitis aguda A, y a sabiendas de que esta hepatitis es la más común y se cura sola, decidí por mi edad acudir al consultorio de la Dra. Maribel, para que me indicara la mejor manera de superar el virus.

Siempre tuve muy buenas referencias de la Dra. Maribel, pero gracias a la Hepatitis  la llegue a conocer, y repito porque es raro e irónico, gracias a la hepatitis conocí a esta gran profesional que cambio mi vida y estilo de vida de manera radical.

Sus recomendaciones fueron simples, me dijo que durante la hepatitis debía cambiar mi alimentación, que redujera dramáticamente los alimentos ultraprocesados, el azúcar, la sal y el consumo de grasas saturadas, además que debía parar de fumar si quería que el virus saliera de mi cuerpo lo antes posible,  y yo, me sentía tan mal que decidí hacer caso a todos sus consejos, porque quería mejorar rápidamente, no estaba acostumbrada a estar enferma, y estaba muy asustada, pero por otro lado, aparto su lado profesional y entro a su lado humano, donde me hizo sentir por su cariño, como si formara parte de su familia; me aconsejo que debía relajarme, comenzar a disfrutar y vivir a consciencia plena mi vida, que evitara estar siempre dominada por el estrés y que me calmara porque de eso no me iba a morir, ya que notó que soy o mejor dicho era una persona muy nerviosa, me angustiaba por todo, las responsabilidades en la casa y el trabajo me hacían estar en un completo estado de ansiedad, que al final del día terminaba agotada. Me fui a casa convencida de seguir al pie de la letra todas sus recomendaciones.

El primer mes fue bastante difícil, lo peor fue dejar el habito de fumar, el cigarrillo (pensaba yo) reducía mis estados de ansiedad, pero resulta que más bien los aumentaba, dejar el cigarrillo, (apenas hace 5 meses que no fumo) ha cambiado muchas cosas en mi vida, lo primero, es que duermo las noches completas, yo solía despertarme mucho, me siento menos cansada, y lo que más he disfrutado de dejar el cigarrillo es que ya mi ropa, mi cuarto y mis cosas no huelen a tabaco, que a veces, a pesar de tener tantos años de fumadora, me daba vergüenza oler todo el tiempo a cigarrillo, además que se ha mejorado dramáticamente mi salud bucal y mi aliento. Respete el reposo que hay que tener con el virus, eso ayuda también a una rápida sanación, porque te permite abordar la enfermedad de adentro hacia fuera, tomarme ese tiempo de reposo para reflexionar sobre mi atropello de vida y el sin sentido de esa carrera en la que vivía a costa de mi salud, fue la mayor gratificación de esos días de reposo.

Reducir el consumo de grasas no saludables, azúcar,  sal y alimentos procesados, han hecho que pierda algunos kilos, y mi ropa me queda mejor y me agrada más mirarme al espejo, me siento con más energía y de mejor ánimo, en resumen aumento mi autoestima. Hoy en día tomo las cosas con más calma y no me preocupo por las cosas que yo no puedo solucionar.

Hoy 6 meses después, estoy libre del virus y tomando las recomendaciones de la Dra. comencé después de muchos años a volver a hacer ejercicio, sin excusas, siempre busco tiempo, camino si es cerca a donde pueda (frutería,mercado,panadería) y le saque el polvo a mi bicicleta estática, que la tenia de perchero, la estoy usando de nuevo, mi vida cambio de la noche al día, comencé a ver esa luz que  iluminó y motivó mi decisión de ser feliz y ser saludable. Entonces aunque sea gracioso decirlo, la hepatitis salvo mi vida, la pase mal mientras tuve todos los síntomas, pero gracias a ese virus, tuve que cambiar de golpe mi estilo de vida, lo que me ha beneficiado en mi salud y sobretodo en mi estado de ánimo, ya no vivo en constante estrés, trato de sonreír mas y llevar todo con mayor calma y me ha hecho ser mejor persona y más agradable para mí misma y por ende mejor para los demás, ya que mi entorno también da gracias a Dios por mi hepatitis.

Gracias Dra. Maribel por sus lindos y muy asertivos consejos, y a ustedes les recuerdo, no esperen que les de hepatitis como a mí, para tomar la decisión de cambiar su estilo de vida a uno más saludable, ¡les prometo que serán más felices!

Artículos Relacionados

Deja un comentario