Inicio BlogBienestar Cómo ser realmente feliz y saludable

Cómo ser realmente feliz y saludable

0 Comentario

Con frecuencia gastamos y desperdiciamos, gran parte de nuestro esfuerzo y tiempo de nuestra vida, buscando impresionar a los demás, ser aprobado, reconocido, adulado, vitoreado. Nos perdemos de vivir la propia vida, por tratar de parecernos o ser mejor que los demás y al final no vivimos nuestra maravillosa, mágica y única vida.

Si nos enfocamos en evaluar nuestros talentos y aterrizamos con acciones concretas nuestros sueños, no necesitaremos nada externo para ser feliz y ser saludable.

Es necesario entender que tu felicidad al igual que tu salud, dependen únicamente de ti, qué solo tu eres el responsable y que la respuesta está en tus manos. Porque tanto tu mente, como tu cuerpo, están listos, tan sólo esperan que actives un plan de acciones, para lograrlo. ¡Es tu decisión!!!

Te estarás preguntando, pero si es así tan fácil ¿Porque no avanzo?, ¿Porque estoy estancado?

La respuesta con toda seguridad es, porque no te lo has propuesto seriamente o porque constantemente pospones tu decisión. “Dejas para mañana lo que puedes hacer hoy” lo que se denomina “Procrastinación”.

 

5 razones por las cuales posponemos nuestras decisiones y no logramos nuestros objetivos pueden ser:

  1. Que nuestras expectativas no sean reales.
  2. No consideremos nuestros talentos, no nos valoremos adecuadamente, lo que permite el que nos saboteemos (yo no puedo, no soy capaz, no es el momento, me da miedo fracasar, etc.)
  3. Actuemos impulsiva y desordenadamente sin enfoque claro, lo que nos agota sin lograr resultados.
  4. Queremos lograr resultados fabulosos a corto plazo, esa actitud de inmediatez nos desanima y nos debilita en nuestro empeño de lograr objetivos.
  5. Que vivamos sin propósito, sin tener claras nuestras metas. Debemos transformar intenciones, a palabras en un papel, para visualizarlas y convertirlas en realidad.

 

¿Qué nos puede ayudar a no posponer? ¿Cuáles son las claves para perseverar en la decisión de Ser Feliz y Ser Saludable?

Aunque enfermar y morir son una realidad biológica ineludible, podemos lograr que el resultado final no sea tan devastador, si en el camino vamos sembrando semillas que nos permitan disfrutar el recorrido, todo es cuestión de actitud y nuestra postura existencial ante nosotros mismos los demás y el mundo.

Aquí probablemente te estarás preguntando, si son tus genes los responsables de que te enfermes; te diré que esto no es cierto. La genética es responsable tan solo del 10% de la probabilidad de enfermar y morir, la genética es el arma, pero quién la dispara eres tú, tus hábitos y la calidad de tus pensamientos pueden ser tus peores enemigos.

Decido Ser feliz y Decido Ser Saludable

Tú decides lo que quieres ser porque combinas tu genética y modificas la expresión de tus genes, combinando lo que has recibido como herencia con tus hábitos y tu entorno, ya está demostrado científicamente por la neurociencia “Somos lo que pensamos y sentimos sin saberlo”. Por lo que la felicidad y la salud van de la mano.

Pensamientos y sentimiento positivos sanos, estimulan sustancias mágicas de la felicidad (endorfinas, serotonina, dopamina, oxitocina) lo que estimula tu sistema inmunológico y eres saludable; pensamientos y sentimientos negativos, generan estrés crónico, elevan los niveles de cortisol, debilitan tu sistema inmunológico y te enfermas.

Por lo que aprender a manejar mejor nuestras emociones, disminuir el estrés y bajar niveles de cortisol es la clave. Aquí te mencionó 8 acciones a tomar que te ayudarán a perseverar en la decisión de Ser Feliz y Ser Saludable.

 

  1. Conocerse de verdad (existen 3 aspectos o formas de definirnos: cómo nos ven, cómo creemos que somos y como somos realmente -cara a Dios-). Es importante conocernos para comprendernos, comprendernos para aceptarnos y aceptarnos para superarnos.
  2. Evitar el exceso de autocrítica, no sabotearnos o boicotearnos.

Los altos niveles de exigencia o perfeccionismo, nos neutralizan, paralizan. El objetivo es crecer, evolucionar, no es ser perfectos o buscar la perfección por si misma, sino trabajar perseverantemente por lograr cada día, la mejor versión de nosotros mismos. Lo importante no es fallar, caer, sino siempre levantarnos. El éxito oculta, lo que la derrota enseña.

  1. Asumir la responsabilidad en nuestra vida. No es la tentación, ni ninguna otra persona el culpable de que no logremos nuestros objetivos, estar consciente de esto y actuar en consecuencia es determinante para evolucionar.
  2. Fijarnos metas y objetivos específicos. Mientras más específica es la meta, más claro el camino a seguir. Las metas deben ser concretas o específicas, realistas, alcanzables, medibles, con duración determinada. El fijarnos metas debe ir acompañado de la motivación, existe una relación matemática interesante, que demuestra que la fuerza de la motivación viene de multiplicar, cuanto valoras tu meta por la posibilidad de que ocurra. Si la probabilidad de que lo logres es cero, también será nula tu motivación.

“Ten siempre un sueño”

sueña y piensa en grande, pero actúa en pequeño, un paso a la vez, todo nace pequeño, lo que nace grande es monstruoso.

  1. Trabajar la fuerza de voluntad, que no es más que el poder resistir “tentaciones” a corto plazo, porque estás enfocado y muy claro de tus objetivos a largo plazo. La voluntad es clave para lograr lo que nos proponemos, es la capacidad de posponer la recompensa (postergación de la gratificación instantánea). Una persona con voluntad llega más lejos, es una persona más competente, inteligente, controla mejor el estrés y logra ser más exitosa. Fortalecer la voluntad es una herramienta esencial para nuestro desarrollo humano, psicológico, emocional y espiritual. La voluntad es un musculo, que se puede trabajar, para aumentar su resistencia, se entrena para que se fortalezca. Las capacidades que nos permiten postergar la gratificación son las mismas que nos permiten “en frio” tomar decisiones asertivas y lograr nuestras metas.
  2. Asertividad, tener la sabiduría de saber escuchar tu voz interior, que te habla en el silencio de tu corazón y te indica con claridad, cuando quieres y debes decir SI y cuando quieres y debes decir NO y no estar constantemente complaciendo a los demás, esto es fundamental. Asertividad es el punto intermedio entre pasividad y agresividad.
  3. Inteligencia emocional. Capacidad de entender y manejar asertivamente nuestras emociones, ponernos en el lugar del otro, capacidad de empatizar, lo contrario es la incapacidad para expresar de forma adecuada nuestras emociones, lo que genera caos interno y en tu entorno.

La inteligencia emocional es clave para entender y gestionar nuestras emociones, y quién no lo logra es infeliz y se enferma.

  1. Educar en el optimismo. Porque se puede aprender y lograr hábitos para Ser Feliz y Ser Saludable, de forma positiva y estimulante.

Saber mirar es saber amar, debemos amar lo que somos, lo que tenemos y no nuestras circunstancias, porque la felicidad no es que las cosas sucedan según mis expectativas, no es tener lo que quiero, sino querer y amar apasionadamente lo que hago y lo que tengo. La felicidad es vivir consciente e intensamente el presente, habiendo aprendido del pasado y mirando con ilusión el futuro. esto es equilibrio y balance personal.

 

La alegría cambia nuestra vida, nuestra epigenética, nuestra salud, nuestro futuro. Construye un futuro Feliz y saludable

Decide Ser Feliz. Decide Ser Saludable. ¡Es tu decisión!!!  Comienza Hoy

Artículos Relacionados

Deja un comentario