Inicio BlogDigestivo/Endoscopia Cómo una microbiota sana beneficia tu corazón

Cómo una microbiota sana beneficia tu corazón

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
2 Comentarios

La evidencia científica en estas dos últimas décadas ha demostrado vínculos entre la salud intestinal y el sistema inmunológico, el estado de ánimo, la salud mental, las enfermedades autoinmunes, los trastornos hormonales, las afecciones de la piel y el cáncer. Pero, ¿qué sabes sobre tu salud intestinal y el gran impacto en tu salud cardiovascular?

Uno de nuestros 3 cerebros es nuestra “microbiota intestinal”. Este término se refiere específicamente a los microorganismos que viven en tus intestinos. Si bien algunos microorganismos son perjudiciales para nuestra salud, muchos son increíblemente beneficiosos e incluso necesarios para un cuerpo y mente sana, tener una amplia variedasalud y equilibrio de estas bacterias en tu intestino puede prevenir infecciones porque beneficia tu sistema inmunológico, mejora los síntomas de depresión y ansiedad, ayuda a combatir la obesidad y proporciona numerosos otros beneficios. Pero recientemente varias investigaciones han encontrado que algunas afecciones cardíacas pueden estar vinculadas a nuestra microbiota intestinal y muchos estudios continúan encontrando que tener un intestino sano puede ayudar a conducir a un corazón saludable.

Una microbiota no sana se vincula al endurecimiento de las arterias en mujeres de mediana edad

La idea de que un microbioma intestinal saludable puede afectar la salud cardiovascular, no es nada nuevo, pero un estudio reciente es el primero en vincular la pobre diversidad intestinal con el endurecimiento arterial en las mujeres. El endurecimiento de las arterias ocurre a diferentes velocidades a medida que envejecemos y es un riesgo bien conocido de enfermedad cardiovascular. Los investigadores de la Universidad de Nottingham y el King’s College de Londres publicaron los hallazgos de un estudio sobre la salud intestinal y su relación con la salud cardiovascular en European Heart Journal.

Los resultados sugieren que la dieta y los probióticos podrían ser vías para reducir los riesgos de la enfermedad cardiovascular. Los investigadores analizaron datos de 617 gemelas de mediana edad que estaban en el registro Twins UK. Descubrieron que la medida de la rigidez de las arterias era mayor en las mujeres con una menor diversidad de bacterias intestinales saludables. En general, demostraron una asociación entre la diversidad de microbios intestinales y la salud de las arterias. La falta de diversidad en bacterias saludables en el intestino se ha asociado con diabetes, obesidad, hígado graso y enfermedades inflamatorias del estómago y el intestino. Además, los investigadores determinaron qué tipo de microbios estaban vinculados a un menor riesgo de rigidez arterial. Son los mismos previamente vinculados a un menor riesgo de obesidad.

En dicho estudio tratan de probar la posibilidad de que las bacterias intestinales se puedan utilizar para detectar el riesgo de enfermedad cardíaca y que al modificar  con dieta o medicamentos el microambiente intestinal se  reduzca el riesgo. El estudio determinó que la rigidez de las arterias estaba más influenciada por las bacterias intestinales que por factores de riesgo como la obesidad y la resistencia a la insulina. Sin embargo, es importante mencionar que el  estudio fue de naturaleza observacional, por lo que solo se pueden derivar asociaciones, en lugar de causalidad. Este estudio concluye que la inflamación deteriora la función de los vasos sanguíneos, algo que se cree que está influenciado por ciertos microbios intestinales, la inflamación crónica deteriora la función del revestimiento interno de los vasos sanguíneos y esto resulta en rigidez, formación de placa y “endurecimiento de las arterias”.

Microbiota de diversidad pobre y arteriosclerosis

La salud intestinal también tiene un papel en la enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ACVD siglas en ingles), donde la placa se acumula en las arterias. Un estudio publicado en la prestigiosa revista   Nature analizó muestras de heces de 218 participantes con ACVD y las comparó con 187 participantes sanos y encontraron,  que el microbioma intestinal de aquellos con ACVD difería enormemente en comparación con las personas sanas sin la enfermedad, lo que indica que puede haber un vínculo entre ambos.

Ataques al corazón

La salud intestinal también podría ayudar a indicar si una persona tiene mayor riesgo de sufrir eventos cardiovasculares graves, como un ataque cardíaco. Algunos estudios cardiovasculares señalan que ciertas bacterias intestinales a partir de una dieta alta en nutrientes que contienen  trimetilamina, fosfatidilcolina, colina, L- carnitina, pueden generar una sustancia dañina llamada N-óxido de trimetilamina (TMAO), metabolito proaterogénico (favorece producción de la placa ateromatosa en las arterias).

Esta sustancia puede dañar los vasos sanguíneos y los investigadores han encontrado un fuerte vínculo entre niveles elevados de TMAO y la enfermedad arterial coronaria, que puede conducir a mayor riesgo de eventos vasculares, ya que los niveles elevados de TMAO contribuyen a un mayor riesgo de eventos relacionados con coágulos de sangre, como ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Varios estudios relacionaron niveles elevados de TMAO producidos por la dieta occidental que contiene un consumo excesivo de carnes rojas, productos cárnicos (embutidos) y concluyen que hay un   mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, el cual  permanece incluso después de tener en cuenta y tratar  factores de riesgo convencionales (como presión arterial alta, colesterol elevado y diabetes) y otros marcadores de inflamación. Existe un pequeño estudio donde se observaron   más de 2,000 personas con enfermedades del corazón, donde encontraron que aquellos con niveles más altos de TMAO en sangre tenían un riesgo cuatro veces mayor de morir del corazón y por cualquier otra causa en los siguientes cinco años.

Artículos Relacionados

2 Comentarios

Isabel Zurita 20 febrero, 2020 - 3:14 PM

muy educativo me favorece mucho

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 9 marzo, 2020 - 12:45 PM

gracias por tus comentarios, trabajamos para informarte

Responde

Deja un comentario