Inicio BlogBienestar ¿Conoces el poder de los alimentos primarios?

¿Conoces el poder de los alimentos primarios?

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Soy la Dra. Maribel y esta vez les quiero presentar el concepto del alimento primario. Me imagino que todos deben estar pensando en este momento en comida, es lógico que al nombrar la palabra alimento, pienses en vegetales y carnes, frutas, granos y quizás hasta te imagines postres y todo lo que tú puedes comer, es lógico que pienses así cuando toda la vida has relacionado el alimento con lo que te puedes llevar a la boca. Y aunque los alimentos son una fuente indispensable para vivir feliz y saludable (cuando nos alimentamos balanceadamente); en este caso, son los alimentos primarios los que nos satisfacen emocionalmente y nos hacen sentir felicidad, plenitud y de ellos depende la adecuada digestión, absorción y distribución de nutrientes en nuestro organismo.

El alimento o comida primaria es un concepto creado por el Institute for Integrative Nutrition (IIN ), donde se define al alimento primario como aquella comida que te nutre más allá de tu plato, incluyendo aspectos como relaciones interpersonales, satisfaccion laboral, finanzas, espiritualidad, manejo del estrés, actividad fisica entre otros. La comida primaria es algo que cada uno de nosotros necesita para poder realizar una buena disgestión, absorción de nutrientes y vivir de manera feliz y saludable.  Según Joshua Rosenthal MD, Director Fundador de IIN, hay cuatro grandes grupos o aspectos a destacar acerca de los alimentos primarios que son:

  • Una profesión que te haga sentir siempre inspirado: ¿te sientes feliz en tu lugar de trabajo o con el trabajo que realizas? ¿Cumples el propósito por el cual trabajas? ¿Tu profesión te hace sentir satisfecho y está alieado a tu proposito de vida?
  • Tener relaciones honestas y abiertas desde el amor: no sólo las relaciones con los demás, también contigo mismo.
  • Ejercitarse es importante: puedes establecer una rutina diaria de 30 minutos o una hora, ir al gimnasio, practicar yoga, o solo dar largas caminatas, lo que más te guste y se ajuste a tu vida. Sin presiones ni sentir que lo haces por obligación.
  • Desarrollar una práctica espiritual significativa: no hace falta seguir una religión, puede ser estar un rato en silencio, observar las estrellas, hacer meditaciones guiadas, relajarte bajo la ducha, leer un buen libro, algo que conecte tu ser interior con la fuente de energia superior o creador, etc.

Quiero darte algunos ejemplos de cómo la “comida” primaria, nos mantiene satisfechos:

Cuando eras pequeño y salías a jugar con tus amigos, solo sentías felicidad por correr, jugar a las escondidas o jugar en grupo un juego de mesa o de consola, donde solo gritas y te ríes, ver con tus amigos ese programa favorito de todos por en TV, allí te sentías completamente pleno, lleno de tanta emoción y felicidad que cuando tu mamá te llamaba para comer, de una vez gritabas: ¡ahora más tarde mamita que aún no tengo hambre! O simplemente para no contrariar a tu mamá, comías muy rápido y de una te regresabas con tus amigos y jamás pensabas en comida, te sentías pleno.

Otro ejemplo de cómo nos llena el alimento primario y a la vez, ¿qué pasa cuando nos falta esa comida primaria?  ¿Recuerdas tu primer amor? La primera vez en tu vida cuando conoces lo que es estar perdidamente enamorado, donde sientes que flotas en el aire, todo es dicha, felicidad, que con solo ver a tu ser amado, ya ni te acuerdas de comer. Estás tan feliz y vibrante que la comida de tu plato, pasa a un segundo plano. Pero entonces, esa relación por alguna razón termina, lo primero que haces es deprimirte, llorar, sentirte frustrado o engañado, o simplemente sientes que mueres de amor, de una vez baja tu autoestima. En ese preciso momento sufres una baja de alimentos primarios. Está claro que ninguna cantidad de comida secundaria te va a satisfacer. Sin embargo, decides comerte todo lo que está en el refrigerador sin estar consciente que te impulsa a proceder de esta manera, y al día siguiente te sientes mal.

Existen muchas situaciones cotidianas en tu vida donde podrías carecer de tu alimento primario, por ejemplo, quieres cambiar tu estilo de vida a uno más saludable y entonces te ejercitas, pero malhumorado, haces tú dieta balanceada, pero con fastidio porque no puedes comer lo que quieres y estás loco por terminar la dieta, no creo que tengas mucho éxito en tu cambio de estilo de vida.

Muchos piensan que el dinero trae la felicidad, porque nos sentimos estables económicamente y podemos tener lo que queramos, pero existen muchas personas que son felices sin tener mucho dinero o comodidades, generalmente tienen muchos amigos, tocan música, son alegres, les encanta compartir lo poco que tienen y son personas con una espiritualidad enorme, realmente lo que quiero explicarles con este punto es que todo lo que alimente nuestra alma, como es la felicidad y bondad entre otras cosas, influyen en nuestra digestión y salud, ya que en el momento que carecemos de nuestro alimento primario, de una vez recurrimos al alimento secundario lo que nos hace darnos atracones con azúcares, carbohidratos malos o grasas no saludables.

Cuando tratamos de tener cierta sensación de control obsesionándonos con la comida saludable, el conteo de calorías y el ejercicio excesivo, hace que fracasemos en nuestros intentos de perder peso y mejorar nuestra salud.  Si solo te concentras  en el papel que juega la comida secundaria en tu  vida, terminarás balanceándote de un extremo al otro si no te concentras en construir primero tus alimentos primarios. Cuando construyes tus alimentos primarios, puede ser mucho más fácil elegir alimentos más saludables y no obsesionarse demasiado con la salud.

¡La idea es integrar alimentos primarios y secundarios con amor!

Naturalmente, la idea es tener alimentos primarios y alimentos secundarios saludables, y reconocer que los dos no son mutuamente excluyentes, uno no tiene que ser sacrificado por el otro. Sin embargo, la vida no es perfecta, y hay momentos en que los dos pueden entrar en conflicto entre sí.  Para explorar cómo es tu relación con los cuatro alimentos primarios principales, trata de  responder las 4 preguntas a continuación:

1) En una escala del 1 al 10, ¿qué  tan fuertes y sanas son las relaciones en tu vida? (además de tu relación amorosa, trata de incluir como son las relaciones con tu familia, amigos o compañeros de trabajo y vecinos)

2) En una escala de 1-10, ¿qué tan feliz estás con tu profesión o con lo que haces? ¿O educación si todavía estás en etapa de estudio? ¿Qué tan satisfecho te hace sentir?

3) ¿Haces ejercicio? ¿Con qué frecuencia realizas actividades físicas de forma regular? En una escala del 1 al 10, ¿cuánta alegría te brindan estas actividades?

4) ¿Qué tipo de práctica espiritual tienes? (recuerda que esto no tiene que estar afiliado a ninguna religión, sino que podría ser algo así como conectarse a la naturaleza o meditando) ¿Con qué frecuencia participas en esta práctica? ¿Cómo te sientes después de participar en esta práctica?

Después de evaluar tus alimentos primarios, trata de elegir alguno que te  gustaría mejorar. ¡Decide un paso de acción que puedas tomar esta semana para mejorarlo! Repite según sea necesario. Ten en cuenta que el propósito de este test es no ser completamente perfecto (nadie, ni nada lo es). Esto es solo una herramienta para ayudarte a ser más consciente de tu relación actual con tus alimentos primarios y servir como punto de partida para avanzar hacia el equilibrio, la salud y la felicidad.

¿Qué alimentos primarios te nutren totalmente en este momento? ¿En qué áreas desea mejorar y qué medidas tomarás para hacerlo? ¡Comparte con nosotros y deja tus comentarios aquí!

Enlaces o links recomendados:

https://www.integrativenutrition.com/

Artículos Relacionados

Deja un comentario