Inicio BlogDigestivo/Endoscopia Consejos de tus intestinos para una vida feliz y saludable

Consejos de tus intestinos para una vida feliz y saludable

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

En muchos de mis artículos les he comentado como nuestro cuerpo se comunica constantemente con nosotros, aprender a escuchar las alarmas que te envía tu cuerpo es importante para evitar complicaciones futuras, sabemos que  el cuerpo dice lo que la mente calla, existe mucha literatura médica, espiritual, filosófica, metafísica, entre otras, donde el objetivo principal es decirnos que debemos llevar una vida plena y feliz, pero para lograr esto, debemos aprender a escuchar lo que dice nuestro cuerpo. Para leer más de este tema, puedes revisar en nuestro blog de Hígado Sano el siguiente link: https://www.higadosano.com/cuerpo-dice-lo-la-mente-calla/

Sabemos que existen órganos protagonistas como el corazón y el cerebro, pero detrás del telón, hay muchos asistentes  que sin su laborioso trabajo, el protagonismo de esos órganos no sería tan brillante y uno de estos asistentes son lel hígado y los intestinos,  los cuales son los responsables de multiples funciones, que mantienen a nuestro cuerpo saludable. A medida que se descomponen y digieren los alimentos que comes, los intestinos absorben nutrientes que respaldan las funciones del cuerpo, desde la producción de energía, el sistema de defensa, hasta el equilibrio hormonal, la salud de la piel y la salud mental, e incluso la eliminación de toxinas y desechos; de hecho, más del  70 % del sistema inmune  está alojada en el intestino, de allí la importancia de mantener  tu sistema digestivo  en excelentes condiciones, ya que es la clave para abordar muchos de tus problemas de salud, pero, ¿cómo se traducen  tus sentimientos intestinales “gut feelings” en  tu salud?

Tu intestino puede no ser una voz literal, pero sus funciones se comunican en forma de código. Desde el silencio completo hasta las quejas de hambre y los hábitos de baño, son las  señales de cómo tu intestino te habla, aquí te digo lo que te pregunta y recomienda tu intestino, para ser feliz y saludable:

¿Vas al baño de forma regular? Según evidencia científica, evacuar de forma regular puede variar de  3 veces a la semana y 3 veces al día; si bien cada intestino es diferente, un intestino sano a menudo tiene un patrón. Para poner el tiempo en perspectiva, generalmente toma de 24 a 72 horas para que tu comida se mueva a través de tu tracto digestivo hasta el ano; la comida llega al final del intestino grueso (colon) después de 6 a 8 horas, por lo que evacuar generalmente ocurre después de este tiempo.  Obligar a tu cuerpo a defecar, al igual que utilizar enemas o supositorios no es saludable, ya que la presión puede provocarte hemorroides, pero, por otro lado, si notas que pasas más horas de lo habitual sin defecar, podría ser estreñimiento y el estreñimiento conlleva a serias consecuencias y tiene muchas causas, desde deshidratación, que tu dieta sea muy baja en fibra hasta problemas de tiroides, estrés, entre otros, pero tu mejor opción es verificar primero tu alimentación asegurándote de consumir suficiente agua e incluir una variedad de frutas y vegetales en tu dieta.

Por otro lado si no defecas regularmente, podrías estar reteniendo alimentos que consumiste días, incluso semanas atrás, entonces  los desechos que permanecen más tiempo de lo debido también significan que se descomponen en tu intestino, una posible causa de “gases” malolientes, halitosis, cefaleas, acné y otros problemas de salud.

Los alimentos procesados ​​son invasores del intestino: Los alimentos procesados ​​pueden causar inflamación en el revestimiento de tu tracto gastrointestinal, el lugar exacto donde se absorben los alimentos y  es posible que tu intestino no reconozca lo que ha comido como alimento digerible y en su lugar interpreta la presencia de “alimentos enemigos” como por ejemplo, azucar, gluten, el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa o ingredientes artificiales como un “atacante”, lo cual  desencadena una respuesta inflamatoria en la que tu cuerpo literalmente lucha contra estos alimentos como si fueran una infección. El apegarse a más alimentos naturales e integrales, como frutas enteras, vegetales y carnes no procesadas, puede reducir el estrés e inflamación que esto crea en tu cuerpo.

El Mito del gluten. ¿Será que no es favorable?: si bien es cierto que no a todo el mundo lo afecta el gluten, hay numerosa evidencia científica que demuestra como  el gluten aumenta la permeabilidad intestinal (también conocida como ” intestino permeable “), incluso si no tienes enfermedad celíaca; esto significa que si tienes la pared intestinal inflamada, las partículas como los alimentos, los desechos no digeridos, las tóxinas y los patógenos como las bacterias, pueden atravesar el revestimiento intestinal comprometido, ingresar al torrente sanguíneo y causar inflamación y enfermedad sistémica en general, por esto la mejor manera de saber si el gluten afecta tu digestión  es eliminar el gluten por completo durante al menos 4 semanas y ver qué dice tu intestino cuando lo vuelvas a incluir a tu dieta nuevamente, ¡Asegúrate de leer las etiquetas y las listas de ingredientes! El trigo se puede encontrar en muchos alimentos (como aglutinante, relleno, etc.), como goma de mascar, aderezo para ensaladas, papas fritas, especias y más.

Evita contaminarme. Cuida lo que comes: consume alimentos naturales, frescos, orgánicos, libres de intervenciones genéticas. Lava bien los vegetales y frutas que consumes, toma agua hervida o potable segura. Uno de los factores mas importantes y frecuentes que generan inflamación intestinal es la contaminación por bacterias, parasitos y virus, también por pesticidas y germicidas que pueden alterar el microembiente intestinal y provocar trastornos de digestion y absorción de nutrientes con los consecuentes daños a las salud fisica y mental.

Tu intestino dice: me siento solo sin prebióticos. Si recientemente has tomado antibióticos, es posible que tu intestino te reclame, deberías  ayudar a que tu intestino vuelva a hacer nuevos amigos ya que los antibióticos eliminan todas las bacterias, incluidas las buenas, conocidas como probióticos (Lactobacillus y Bifidobacterium); los prebióticos, como la cebolla, el ajo, los espárragos, los plátanos y las legumbres, estas juegan un papel diferente al de los probióticos,  son fibras dietéticas que alimentan las bacterias buenas en el intestino, ayudan a reinocularizar tu microbioma y compensan los efectos de tu microbiota  intestinal alterada,  con la ayuda de los probióticos naturales. Tu intestino necesita una dosis saludable de probióticos para mantener fuertes los sistemas y organos de tu cuerpo;  alimentos fermentados como el yogurt griego, el kimchi, el chucrut, el miso, el tempeh, y las bebidas como el kéfir y la kombucha, tienen cultivos vivos que ayudan a tu intestino a descomponer los alimentos y mejorar tu sistema inmunológico. Si aún no consumes alimentos fermentados, te puedo recomendar que comiences con 1/4 de taza al dia y aumentes progresivamente según la tolerancia.

¿Malestar digestivo? Puede ser tu comida: Cuando tu digestión se ve comprometida, nuestros cuerpos pueden subproducir neurotransmisores, como la serotonina (sustancia neuroquimica responsable de la paz, felicidad el placer), (El 95% de la serotonina se produce en el intestino delgado) un nivel bajo de  serotonina se atribuye a la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud intestinal y  mental, aunque puede que no sea el caso para todas las personas con estos problemas, pero lo que si es seguro es que tratar la inflamación del intestino y una dieta saludable,  puede aliviar la niebla cerebral, la tristeza y la poca energía.

Duerme los fines de semana un poco mas: No te sientas culpable por saltarte el desayuno para pasar unas horas extras debajo de las sábanas, especialmente si no has dormido bien durante la semana, investigadores todavía están estudiando la relación intestino-sueño para verificar si mejorar tu salud intestinal afectará el sueño, pero definitivamente hay una conexión entre el sueño deficiente y el ambiente bacteriano de tu intestino, por lo tanto, dormir lo suficiente ayuda a reducir los niveles de cortisol y permite que el intestino se repare solo.

Es necesario que mastiques lentamente: Si eres de los que comes lentamente, date una palmada en la espalda ya que tomarse el tiempo para masticar la comida realmente ayuda a impulsar el proceso digestivo. A medida que se descompone y tritura el alimento en fragmentos más pequeños con los dientes y estimula la producción de saliva, también le indica al resto de tu cuerpo que es hora de que el sistema digestivo comience a funcionar, se activan los jugos gastricos para recibir el alimento e iniciar el proceso digestivo.

Relaja tu mente para restablecer tu intestino: evita comer con el celular, la computadora o televisor a tu lado. Cuanto más relajado estés, mejor podrás nutrir tu cuerpo, y no solo estamos hablando de digestión ya que  el estrés puede, aumnetar tu nivels de ácidos en el estomago, cambiar las condiciones de tu intestino convirtiéndolo en una jaula de incomodidad; la evidencia científica afirma que tomarte un tiempo para meditar puede ayudar a aliviar los síntomas de los trastornos intestinales. Practica el mindfulness te ayuda a vivir en el hoy y ahora a disfrutar el momento presente, de tu comida y tu familia.

Si tu intestino no te habla es buena noticia: Si no has sabido nada de tu intestino durante un tiempo, estás defecando regularmente y no has estado lidiando con ninguna hinchazón o dolor abdominal, lo estás haciendo bien. ¡Si tu intestino  pudiera hablar, te agradecería mucho por mantenerlo bien nutrido, desinflamado  y saludable, sobretodo por crear un ambiente libre de bacterias parasitos y estrés para que tu cuerpo y tu mente prosperen, seas exitoso, feliz y saludable!

Artículos Relacionados

Deja un comentario