Inicio BlogHígado sano A consentir nuestro hígado desde la hora del desayuno

A consentir nuestro hígado desde la hora del desayuno

0 Comentario

Ser feliz y ser saludable es una decisión de vida, comienza hoy, es el lema de hígado sano, y para ser saludable hay que cuidarse, no hay que esperar a que te enfermes para tomar esta decisión, la cual, te evitara una serie de inconvenientes  como cuentas médicas, preocupaciones y malos ratos. Este mes de julio que dedicamos a informarte todo lo referente a los virus de la hepatitis, como debes tratarla y cómo prevenirla, también nos interesa informarte de cómo consentir y cuidar tu hígado aunque no estés enfermo que es lo que todos deseamos. Tenemos las herramientas en nuestras manos para favorecer las funciones de nuestro “héroe anónimo” y estimular su depuración desde las primeras horas de nuestro día, si incluimos en nuestro desayuno alimentos que nos aporten nutrientes adecuados.

Imagina tu hígado por un momento, listo esperando por ti. ¿Qué haces para cuidarlo en el día a día?

Si ya has padecido algún tipo de dolencia hepática sabrás, sin duda, cómo afecta a nuestra calidad de vida. Cansancio, debilidad, nauseas, inapetencia, mala digestión o pesadez, ictericia, dolor abdominal, retención de líquidos. Vivimos pendientes de nuestro mundo exterior, de los múltiples tareas, presiones y preocupaciones del entorno, que poco a poco, hacen mella en nuestra salud. Por este motivo, desde hígado sano, queremos proponerte que practiques este sencillo, interesante y saludable consejo de que comiences a consentir a tu hígado desde la hora del desayuno. Manteniendo tu salud hepática optima.

Alimentos para consentir a tu hígado desde el desayuno:

AVENA: En un artículo anterior, llamado: “La  Avena: Reina de los cereales y sus beneficios”, te explicábamos las bondades de este rico cereal. La avena es ese tipo de cereal que nunca debería faltar en tu desayuno. Es muy nutritiva y también depurativa: gracias a sus aminoácidos nos ayuda a estimular la producción de lecitina en el hígado. (La lecitina es una sustancia orgánica fabulosa para ayudarnos a depurar toxinas del organismo). A su vez, la avena te permitirá regular el nivel de azúcar en sangre y a obtener un gran nivel de proteínas vegetales muy adecuadas para potenciar nuestra salud hepática.

Puedes incluir este rico cereal de muchas formas en el desayuno, puede ser caliente como un atol, puede ser frio como si fuera una rica merengada, las arepas hechas con avena quedan muy ricas así como también las panquecas y son mas nutritivas, consumir avena desde tu desayuno es saludable para el movimiento de tus intestinos, te hace ir al baño de manera natural.

ACEITE DE OLIVA EXTRA VIRGEN: No es un secreto para nosotros el beneficio que representa el aceite de oliva para nuestra salud.  Tomar una tostada de pan con aceite de oliva es algo delicioso, saludable y muy habitual en los países de Europa, especialmente España e Italia. Por eso, una forma fácil y deliciosa de comer aceite de oliva, ¡es en un pan! Elige un pan que contenga cereales enteros como, por ejemplo, el pan de centeno. Después, vierte un poco de aceite de oliva extra virgen por encima y ¡listo,  A disfrutar!

Tu hígado agradecerá sus ácidos grasos, en especial el ácido oleico, el cual nos ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (Colesterol malo) o a favorecer la vasodilatación arterial. Asimismo, el elemento más poderoso del aceite de oliva es sin duda el extracto hidrofílico, muy adecuado para curar y regenerar nuestras células hepáticas.

 TORONJA O POMELO ROJO: De entre todas las variedades de toronja, elige las que son rojas por dentro. Son las más ricas en licopeno, un pigmento carotenoide con mucho más poder antioxidante que las vitaminas A y C, también presentes en esta fruta. La toronja  te ayudará a eliminar toxinas, e incluso a reparar esas células hepáticas inflamadas a causa de los ácidos grasos. Son fáciles de ingerir, solo las picas a la mitad, un poco de edulcorante por encima y listo, a desayunar!

CAFÉ: ¡Oh, si, por favor! ¿Habrá algo más rico y reconfortante que una rica taza de café por las mañanas, y de paso favorecer al héroe anónimo? ¡Pues si! Así es, el café es adecuado para el hígado. Según un estudio llevado a cabo por científicos de las universidades de Edimburgo y Southampton (Reino Unido) en 2015, tomar dos tazas de café al día disminuye el riesgo de sufrir enfermedades hepáticas cronicas. El café, gracias a sus antioxidantes, reduce la presencia de la enzima gamma-glutamil-transpeptidasa (GGT) en la sangre, uno de los biomarcadores que se utilizan como indicador de inflamacion en cirrosis. Tambien, logra reducir el colesterol malo o LDL, combate la inflamación de las células hepáticas y disminuye el riesgo de cancer de higado. El café, por tanto, tiene un efecto protector muy adecuado para nuestra salud hepática. No conviene tampoco abusar de él, pero esa taza matinal será ideal para activarte y, a su vez, optimizar muchas de esas tareas que nuestro hígado debe llevar a cabo.

AGUACATE: Una opción interesante y rica, es untar medio aguacate en una rebanada de pan integral. Además de apetecible, es saludable. El aguacate es rico en beta-sitosterol. Es un compuesto vegetal que nos ayuda a reducir el colesterol. El aguacate contiene ese tipo de grasa monoinsaturada tan saludable para el organismo que nos ayuda a reducir la inflamación y mejorar nuestra digestión. Ademas, algo que no podemos olvidar es que este fruto es recomendable para nuestra salud hepática gracias a su alto contenido en glutatión (un tripéptido no proteínico constituido por 3 aminoácidos: glutamato, cisteína y glicina. Puedes leer nuestro artículo de las “Bondades del aguacate”.

Todos estos alimentos, te ayudarán a cuidar  tu hígado desde muy temprano. Claro, puedes añadir en tu desayuno,  algo de proteína: como unos huevos, un poco de pechuga de pavo o pollo, un yogur. Se trata solo de comer bien, de forma equilibrada y evitar el contenido graso y las calorías vacías presentes en las panaderías como los  cachitos o roscas azucaradas, así como las frituras como pastelitos y empanadas.

¡Vale la pena ponerlo en práctica!, ¡es una decisión de vida!

Artículos Relacionados

Deja un comentario