Inicio BlogSalud Consumir alcohol moderadamente protege las arterias, pero si abusas, provoca envejecimiento celular prematuro

Consumir alcohol moderadamente protege las arterias, pero si abusas, provoca envejecimiento celular prematuro

0 Comentario

¿Qué tan bueno es el consumo de alcohol?

 

En numerosos post anteriores, les hemos comentado lo perjudicial que es el alcohol para nuestra salud, cuando abusamos de él, pero también hemos publicado estudios científicos que explican como el consumo moderado de alcohol (1 o 2 tragos al día para los hombres y uno diario para las mujeres) puede ser beneficioso para las arterias.

 

Ahora bien, una nueva investigación de la Asociación Americana del Corazón, American Heart Association/American Stroke Association, en febrero 2017 explica, que los hábitos de consumo de alcohol a través de los años pueden prematuramente envejecer las arterias, especialmente en los hombres, generando un mayor riesgo de enfermedades del corazón. Beber demasiado puede afectar la elasticidad de las paredes arteriales (rigidez arterial) y prematuramente envejecer las arterias, interfiriendo con el flujo sanguíneo.

 

En dicho estudio, los investigadores encontraron que los hombres ex bebedores, estaban en riesgo de acelerar la tasa de rigidez arterial en comparación con los bebedores moderados que estaban en edad avanzada. Esta observación no se encontró en las mujeres, aunque el estudio de 3.869 participantes fue un 73% masculino.

 

Los hallazgos, que evaluaron los hábitos de consumo de alcohol durante un período de 25 años, apoyan investigaciones previas sobre el consumo moderado de alcohol y su asociación con la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular.

 

La pregunta es: ¿dónde está el límite entre lo moderado y excesivo?

 

Los participantes incluidos en el estudio para la evaluación inicial del alcohol eran personas entre los 30 y 50 años (entre otras características), y cualquier persona con antecedentes de enfermedad cardíaca fue excluida del estudio. Pocos de los participantes eran fumadores actuales, sin embargo, el 68% de los hombres y el 74% de las mujeres no cumplían con las pautas de ejercicio semanal recomendadas. Entre hombres y mujeres, uno de cada 10 tenía diabetes tipo 2. Los hombres eran más propensos a ser grandes bebedores en comparación con las mujeres; sin embargo, hubo el doble de no-bebedores estables y ex bebedores entre las mujeres que los hombres.

 

Los investigadores compararon datos sobre el consumo de alcohol de los participantes con las mediciones de la velocidad de la arteria carótida-femoral de onda de pulso (PWV), ondas de pulso entre las arterias principales que se encuentran en el cuello y el muslo. Cuanto mayor es la velocidad, más rígida es la arteria. El consumo de alcohol se midió periódicamente a lo largo de 25 años y los investigadores examinaron posteriormente cómo estos patrones de consumo a largo plazo se asociaron con la velocidad de la onda de pulso y su progresión en un intervalo de 4 a 5 años.

 

La Asociación Americana del Corazón define el consumo moderado de alcohol como un promedio de uno a dos tragos por día para los hombres y un trago por día para las mujeres. Un trago equivale a 12 onzas (340 gramos) de cerveza, cuatro onzas (113 gramos) de vino, o 1,5 onzas (42,5 gramos) de 80 licores de prueba. El consumo excesivo de alcohol aumenta el riesgo de dependencia del alcohol, los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión y la obesidad, los accidentes cerebro vascular, ciertos tipos de cáncer, los suicidios y los accidentes.

 

La forma en que el alcohol puede afectar la salud arterial no está clara, el autor del estudio Darragh O’Neill, quien es investigador epidemiológico en University College de Londres concluyo que: “Se ha sugerido que la ingesta de alcohol puede aumentar los niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad –el colesterol bueno- o disminuir la viscosidad de las plaquetas. “Por el contrario, una ingesta de alcohol más excesiva puede activar ciertas enzimas que conducirían a la acumulación de colágeno y de rigidez arterial”.

 

Por ello, esta investigación concluye que hay que diseñar un nuevo estudio con un grupo más amplio y variado de participantes, pues en este trabajo solo hemos contado con un único grupo que, además, estaba conformado en su gran mayoría por hombres, lo que permitirá identificar la relación que tienen los distintos patrones de ingesta de alcohol con otros indicadores de enfermedad cardiovascular».

 

En definitiva, consumir alcohol con moderación parece proteger nuestras arterias, mientras que beber en exceso acelera su envejecimiento. Entonces, la pregunta es, ¿cuál es la cantidad exacta o aproximada en la que el alcohol deja de ser beneficioso y empieza a dañar las arterias? Pues la verdad es que al día de hoy aún no se sabe. No en vano, como recuerdan los autores: la enfermedad cardiovascular continúa siendo la primera causa de morbi-mortalidad (Enfermedad y muerte) en todo el mundo, causando en torno a una tercera parte de todos los decesos a nivel global.

Artículos Relacionados

Deja un comentario