Inicio BlogCáncer Qué debes evitar si estás en tratamiento contra el cáncer

Qué debes evitar si estás en tratamiento contra el cáncer

0 Comentario

Te indicamos los alimentos que deberías evitar durante la quimioterapia o radioterapia, para ayudarte a combatir esta enfermedad.

Evitar el consumo de azúcar blanca o morena, miel, dulces, golosinas: endulzar con néctar de agave que se extrae de la savia del cactus y que es 3 veces más dulce que el azúcar, pero su índice glucémico es muy bajo (3-4 veces menor) que el de la miel.

Evitar el consumo de harinas blancas: pan blanco, pastas, pastelitos, arroz blanco, cereales del desayuno refinados y azucarados. Consumir pan de multi-cereales (contiene una mezcla de avena, centeno, cebada, semillas de lino, etc.). Consumir arroz integral o de la variedad basmati que tiene un índice glucémico inferior. El ajo y la cebolla ayudan a reducir los picos de insulina.

Reducir el consumo de papas: excepto de la variedad Nicola. Consumir batata, lentejas, guisantes, judías. Sustituir los cereales refinados y azucarados del desayuno por  avena, cereales All Bran o Special K.

Evitar las confituras, mermeladas, frutas en almíbar: consumir fruta fresca al natural, en especial moras, cerezas y frambuesas que ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre.

Evitar las bebidas azucaradas: como los jugos industriales y los refrescos carbonatados. Consumir agua con limón, té verde sin azúcar o con jarabe de agave que combate directamente el cáncer. Para que el té verde libere las catequinas debe dejarse en infusión entre 5 y 10 minutos. Se recomienda beber 3 tazas por día. En tiendas especializadas en té se pueden obtener variedades de té verde sin cafeína.

Evitar por completo las grasas vegetales hidrogenadas: tipo margarina y todas las grasas animales cargadas de Omega 6. Utilizar aceite de oliva, que no estimula la inflamación, en lugar de aceite de girasol o de maíz.

Reducir el consumo de carne roja (ternera, cordero y cerdo): la carne roja o las carnes conservadas (embutidos) pueden incrementar la aparición de cáncer colorrectal, mama y próstata entre otros. La Fundación Internacional para la Investigación del Cáncer emitió un informe en el año 2010 en el cuál se recomienda un máximo de 500 gramos de carne roja por semana, aunque se debería restringir su consumo a no más de 200 grs. a la semana de carne roja y que esta sea preferiblemente de producción “orgánica”, obtenida de animales criados al aire libre, en movimiento y alimentado de pastos naturales.

Evitar las comidas conservadas en sal o con alto contenido de la misma: embutidos, tocineta, salchichas, jamón; ya que se incrementa la incidencia de cáncer de estómago.

Evitar el consumo de bebidas muy calientes: ya que se incrementa la aparición de cánceres de la cavidad oral, faringe y esófago.

No consumir agua embotellada en plástico que haya estado una vez abierta al sol: ya que se desprenden cancerígenos como los pvcs.

Reducir el consumo de productos lácteos convencionales: contienen cantidades elevadas de ácidos grasos Omega-6. Sustituirlos por productos lácteos “orgánicos” o “ecológicos”, leche o yogures de soja o almendras.

Reducir el consumo de fritos de cualquier tipo: como por ejemplo las papas fritas o los aperitivos fritos. Sustituir por aceitunas, tomates cherry, etc.

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas destiladas y el consumo de cigarrillos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario