Inicio BlogHígado graso Dieta y ejercicios pueden mejorar la función renal en pacientes con enfermedad de hígado graso

Dieta y ejercicios pueden mejorar la función renal en pacientes con enfermedad de hígado graso

0 Comentario

Si presenta un poco de grasa en el hígado puede considerarse normal o de poca importancia. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al 10% del peso de tu hígado, puedes tener enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden llevar a complicaciones graves.

La esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) o (NASH, siglas en ingles), es una enfermedad del hígado potencialmente grave que se caracteriza por el exceso de grasa en el hígado asociada con la inflamación y la cicatrización. EHNA puede progresar a cirrosis y cáncer de hígado y también puede comprometer la función renal.

En un reciente ensayo clínico a gran escala, los pacientes con EHNA confirmada por biopsia que consumieron una dieta / baja en calorías, baja en grasa y participaron en un programa de ejercicios frecuente experimentaron reducción de la inflamación y la cicatrización del hígado. Es importante destacar que, en pacientes cuya enfermedad hepática mejoró, también hubo una mejora en la función renal incluso después de varios ajustes por posibles factores o variable de confusion, tales como diabetes,  hipertensión, medicaciones concurrentes y  pérdida repentina de peso.

El mecanismo exacto para explicar estos resultados aún no ha sido totalmente dilucidado, sin embargo, puede ser un reflejo de la mejora en el estrés oxidativo, la sensibilidad a la insulina, la inflamación, la función endotelial vascular y la permeabilidad vascular, que pueden contribuir a cambios positivos en la función renal, dijo el autor principal del ensayo el Dr. Naga Chalasani, acerca de su análisis publicado en la revista Journal Alimentation, Pharmacology and Terapeutics 16 de diciembre del 2016.

Recuerda: Nuestra recomendación para mejorar tu hígado es adoptar un estilo de vida saludable, y el tratamiento más utilizado para mejorar el hígado graso se centra en los cambios en la alimentación para promover la pérdida de peso, lo cual es muy importante, y la investigación demuestra que el ejercicio también contribuye a la recuperación de la salud de tu hígado, independientemente si pierdes o no de peso. De hecho, con el simple hecho de hacer ejercicio por más de 150 minutos a la semana durante tres meses o aumentar el nivel de fitness, masa muscular, fue suficiente para que los participantes mostraran mejoras en la enfermedad del hígado graso, y a su vez mejoras en la función renal.

Artículos Relacionados

Deja un comentario