Inicio BlogHígado sano Ecografía del abdomen para saber si tu hígado está sano o enfermo

Ecografía del abdomen para saber si tu hígado está sano o enfermo

Por Dra. Loana Nava

Ultrasonido abdominal para evaluar el hígado

El hígado es un órgano vital para el ser humano, debido a sus múltiples funciones entre las que destacan:

  1. Secreción de bilis, que permite la digestión de las grasas.
  2. Síntesis de proteínas y factores de coagulación.
  3. Almacenamiento de vitaminas.
  4. Actúa en el metabolismo de la glucosa; como reservorio de glucógeno.
  5. Elimina sustancias nocivas, tales como alcohol, medicamentos y otras sustancias tóxicas.

Debido a lo antes mencionado, es de suma importancia no sólo mantener un HÍGADO SANO, sino diagnosticar precozmente las enfermedades que puedan afectarlo, dentro de ellas, hoy en día ha cobrado importancia el diagnóstico del Hígado Graso, debido al incremento de cifras alarmantes en los últimos años  y que su evolución puede llevar a una enfermedad crónica muy grave como lo es la Cirrosis Hepática, que incluso puede ocasionar la muerte del paciente.

La ecografía es un procedimiento económico, accesible, rápido, preciso, no doloroso, no utiliza radiaciones y no es invasivo.

En la actualidad por su inocuidad y rapidez, es el método diagnóstico de primera línea, para detectar o descartar la presencia de Hígado Graso (Esteatosis Hepática) con una sensibilidad del 89%  y una especificidad del 92% para el diagnóstico de hígado graso moderado a severo, también para diagnosticar lesiones de ocupación de espacio en el hígado como quistes o lesiones solidas o tumores hepáticos.

Pero, se preguntarán, ¿Qué es la Ecografía o Ultrasonido?

No es más que la utilización de sonido de alta frecuencia con fines diagnósticos, las ondas son producidas por unos cristales colocados en un transductor  (el instrumento que deslizamos a través del abdomen). Éstas ondas penetran las diferentes estructuras de nuestro cuerpo, hasta chocar y devolverse, dando origen a imágenes que luego son observadas en una pantalla, similar a lo que observamos en un televisor.

Tiene sus limitaciones y, dentro de ellas la más importante, es operador dependiente, lo que significa que depende de la capacidad, preparación e interpretación del médico  que realiza el estudio, además de la resolución del equipo con el que se trabaja. Para la ejecución de un buen ecograma, el equipo debe poseer alta tecnología y la capacidad para realizar doppler color (el cual permitirá evaluar la dirección y velocidad de la sangre dentro de los vasos sanguíneos de los órganos explorados).

La sensibilidad para diagnosticar hígado graso disminuye en la infiltración grasa leve, por eso el médico debe estar capacitado para detectar cambios sutiles, basados más en la clínica y factores de riesgo.

Los pacientes obesos, dificultan la transmisión del sonido, a mayor peso, más grasa abdominal y  aumenta la distancia que debe recorrer la onda sonora, disminuyendo así la calidad de la imagen y la asertividad diagnostica.

Por otra parte, la presencia de gases y heces, limitan la evaluación adecuada de las estructuras que se intentan examinar.

En el caso de pacientes muy delgados o que no realizan adecuadamente las inspiraciones y retienen el aire, el estudio se realiza por vía intercostal, limitando la observación adecuada del hígado.

¿Qué pacientes deber realizarse un ecograma hepático?

No existen limitaciones, en cuanto a la edad o sexo; todo paciente con sospecha de problemas relacionados con alteración del hígado o  factores de riesgos sospechosos de  hígado graso, debe realizarse el estudio, con lo que además de diagnosticar la enfermedad, permite seguir la evolución de la misma y determinar si existe mejoría, o por el contrario se agrava el problema, pudiendo incluso progresar a una cirrosis hepática con sus complicaciones (acumulo de liquido en el abdomen o ascitis, aumento del tamaño del bazo y aumento del tamaño de la vena porta entre otros),  patología de fácil diagnóstico por ecografía. También en aquellos pacientes que desean realizar una valoración de rutina, que permita evaluar en el tiempo el comportamiento de su hígado.

Sigamos cuidándonos para tener un Hígado Sano.

Artículos Relacionados

Deja un comentario