Inicio BlogBienestar Efecto del desayuno en el rendimiento escolar: ¿mito o realidad?

Efecto del desayuno en el rendimiento escolar: ¿mito o realidad?

Un buen desayuno influye positivamente en el rendimiento físico e intelectual, incluso en el estado de ánimo de los niños, ya que cuando los niños no desayunan bien, presentan debilidad, falta de energía y menor capacidad de atención y concentración. En algunos casos, un mal desayuno provoca también peor comportamiento y menor capacidad de relación con los compañeros.

No es un mito, es una realidad, un desayuno nutritivo prepara al estudiante para comenzar el día con mucha energía. En general, los adolescentes y preadolescentes que desayunan tienen más energía y rinden más en la escuela.

El consumo de desayuno se asocia con resultados positivos para la calidad de la dieta, la ingesta de micronutrientes, el estado de peso y los factores de estilo de vida. Se ha sugerido que el desayuno influye positivamente en el aprendizaje de los niños en términos de comportamiento, desempeño cognitivo y escolar. Sin embargo, estas afirmaciones se basan en gran medida en pruebas que demuestran los efectos agudos del desayuno en el rendimiento cognitivo. Menor inumero de investigaciones que evaluen los efectos del desayuno en los resultados ecológicamente válidos del rendimiento académico o en el comportamiento de clase, están disponibles. Se buscaron artículos publicados entre 1950-2013 indexados en Ovide, MEDLINE, Pubmed, Web of Science, la Biblioteca Cochrane, bases de datos EMBASE y PsychINFO. Se incluyeron 36 artículos que analizaron los efectos del desayuno sobre el comportamiento en clase y el rendimiento académico en niños y adolescentes. Se consideraron los efectos del desayuno en diferentes poblaciones, incluyendo niños desnutridos o bien nutridos y adolescentes de diferentes niveles socioeconómicos (SES). Se consideraron los efectos habituales y agudos del desayuno y los efectos de los programas de desayuno escolar (PAS). La evidencia indicó un efecto principalmente positivo del desayuno sobre el comportamiento en la tarea en el aula. Hubo evidencia sugestiva de que el desayuno habitual (frecuencia y calidad) y los PAS tienen un efecto positivo en el rendimiento académico de los niños con efectos más claros sobre los grados matemáticos y aritméticos en los niños desnutridos. El aumento de la frecuencia del desayuno habitual estuvo asociado positivamente con el rendimiento académico. Algunas pruebas sugieren que la calidad del desayuno habitual, en términos de proporcionar una mayor variedad de grupos de alimentos y una energía adecuada, estaba positivamente relacionada con el rendimiento escolar. Sin embargo, estas asociaciones pueden atribuirse, en parte, a factores confusores como el SES ya debilidades metodológicas como la naturaleza subjetiva de las observaciones de comportamiento en clase.

Los niños deben desayunar antes de ir al colegio

En este sentido, expertos en nutrición señalan que el aporte del valor calórico del desayuno no debe ser inferior al 25% del valor calórico total de la dieta. Está demostrado que cuando no hay desayuno o éste es insuficiente, esta falta puede ocasionar una hipoglucemia secundaria (disminucion de los niveles de azucar en sangre), que repercute en el comportamiento y rendimiento escolar.

Sin embargo, todavía un 10% de los niños de entre 6 y 12 años no desayuna a diario. Entre los que sí desayunan diariamente, un 8% no lo hace en casa y un 15% desayuna solo, sin la supervisión de sus padres o un adulto, más de la mitad de los niños desayunan a diario en casa con sus padres o con toda la familia, que es el escenario más idóneo para desayunar, en opinión de muchos artículos referidos a este tema.

¿Por qué los niños no desayunan bien?

Muchos estudios han revelado también que el 70% de los niños que no desayunan, no lo hace por falta de apetito. La falta de apetito por las mañanas se relaciona directamente, según los expertos, con los hábitos de cena y sueño de la noche anterior. En este sentido, los estudios hacen hincapié,  en torno al 40% de los niños de 6 a 12 años cena entre las 8:00 y las 10:00 pm  durante el curso escolar, se acuesta entre las 10:00 y las 11:00pm  y se levanta entre las 5:30 y las 6:00am. Como consecuencia de estos hábitos, algo más del 50% de los niños de 6 a 12 años se levanta con sueño por las mañanas.  Por lo tanto se levantan tarde y apurados y generalmente sin tiempo suficiente para desayunar en la casa.

Recuerda: Solo tú puedes ayudar a tu hijo con la concentración, la atención y la memoria proporcionándole un desayuno rico en frutas, granos enteros, fibra y proteína pero con bajo contenido de azúcar. Cuando se te haga tarde algunas mañanas, envíalo a la escuela con una fruta, frutos secos, yogurt o un sándwich. Eso de comprar frituras (pasteles, empanadas) o cereales azucarados ya se ha demostrado que no encaja en la alimentación saludable que debes brindarle a tus hijos. Hay muchas escuelas que proporcionan desayunos nutritivos antes de comenzar el día.Recuerda esta sabia y antigua recomendación “Desayuna como un Rey, almuerza como un Principe y cena como un Mendigo”.

Los estilos de vida de los padres son asumidos por los hijos…………………..

Artículos Relacionados

Deja un comentario