Inicio Blog Ejercicio moderado vs ejercicio vigoroso ¿Cual es el mas efectivo para mejorar el hígado graso?

Ejercicio moderado vs ejercicio vigoroso ¿Cual es el mas efectivo para mejorar el hígado graso?

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
2 Comentarios

La actividad física como gran aliado para mejorar el higado graso

Actualmente, tanto en las redes sociales, la televisión y donde quiera que tu estés, veras como en tu entorno, amigos y conocidos te colman con sus  campañas de concientización para que de una vez por todas te animes a hacer actividad física. El ejercicio, definitivamente mejora tu calidad de vida. Pero en el caso de que padezcas de hígado graso no alcohólico o EGHNA, esto tiene mayor relevancia.

Existen muchos estudios que demuestran que el ejercicio, cuando lo practicas de manera regular es capaz de revertir el higado graso. Los resultados obtenidos en estudios de investigacion, demuestran que el ejercicio reduce los niveles de triglicéridos en la sangre y también en el hígado, esto se debe a los potentes efectos metabólicos del ejercicio a nivel muscular aumentando el consumo de oxígeno y mejorando la utilización de los azúcares y grasas. Un dato curioso, es que los sujetos en estudio, al hacer ejercicios de manera regular reducían de manera efectiva la grasa hepática y la tolerancia a la glucosa, aunque no siempre perdían mucho peso, pero el beneficio obtenido para la salud era muy relevante.  Otra conclusión de dichos estudios muestra que, si te ejercitas de manera regular, pero por algún inconveniente debes hacer una transición repentina a un estilo de vida sedentario, bien sea por cuestiones de salud, familiares, personales o de trabajo, el riesgo de desarrollar  higado graso aumenta, por lo que es importante recomendar las actividades físicas, como un habito que debe seguirse de por vida.

Ahora la pregunta seria, ¿Qué intensidad es recomendable para mejorar el hígado graso, vigorosa o moderada?

Un reciente estudio publicado en revista “Clinical Gastroenterology and Hepatology” en Enero del 2017, presentó interesantes resultados, fueron aprobado por el Sunderland Research Ethics Committee, en el  Reino Unido, , dichos pacientes presentaban las siguientes características:·         Edad comprendida entre 14 y 52 años.·         Sobrepeso, más no obesidad.·         Un estilo de vida sedentario (lo que equivales a menos de 60 minutos de actividad física vigorosa o moderada a la semana).·         Diagnostico de higado graso comprobado por biopsia.Dichos participantes, fueron separados en 2 grupos de manera aleatoria y  fueron asignados a realizar por  12 semanas ejercicios de forma vigorosa un grupo y el otro de forma moderada.El primer grupo de ejercicio vigoroso, fue sometido a entrenamientos de resistencia como el  ciclismo.   El otro grupo a caminatas largas de manera moderada, y ejercicios menos exigentes, 3 veces por semana en días no consecutivos. Ambos grupos fueron evaluados en un centro deportivo acreditado y supervisado por un especialista en ejercicio certificado y registrado. Durante y después de las 12 semanas se les hicieron los exámenes médicos para comprobar si la grasa en el higado se había reducido, y cuál de los grupos presentaba mejor recuperación. En ambos grupos se pudo comprobar:

  • Una reducción en los niveles totales de triglicéridos del 5% en ejercicio vigoroso y 3.9% en ejercicio moderado, sin diferencias estadisticamente significativas.
  • La reducción de peso corporal, circunferencia de cintura y presión arterial fue mayor en el grupo de ejercicio vigoroso.
  • En el grupo de ejercicio moderado no hubo pérdida de peso significativa pero si una reducción de la grasa hepatica de manera bastante relevante, lo que nos afirma que aunque tengas un poco de sobrepeso, el solo hecho de hacer ejercicio diario, reduce el riesgo de padecer higado graso

Estos resultados por sencillos que parezcan nos indican que si padecemos hígado graso no alcohólico la mejor alternativa que tenemos es el ejercicio  intenso como moderado, en el caso de que quieras perder peso, adopta el ejercicio vigoroso. La clave en este caso sería entonces, que si quieres prevenir el hígado graso en tu vida, debes adoptar a las actividades físicas como un habito que debes realizar para toda tu vida.

Recuerda que el ejercicio además de reducir el riesgo de higado graso, también te ayuda a:

  • Controlar tu peso
  • Reducir el  riesgo de: enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico, así como también el riesgo de algunos tipos de cáncer.
  • El ejercicio nos ayuda a fortalecer los huesos y mejora la masa muscular.
  • Mejorar su salud mental y el estado de ánimo
  • Mejora tu habilidad para hacer las actividades diarias y evitar las caídas, en el caso de que seas un adulto mayor.

Debes recordar que no todos tenemos la capacidad de practicar ejercicios de manera vigorosa, y que antes de someterte a un programa de ejercicio debes consultar tu condición médica , comenzar poco a  poco e ir aumentando cuando vayas logrando el ritmo, y lo más importante aún, es recomendable recibir la asesoría de un profesional. #SerFeliz y #SerSaludable es una decision de vida. Comienza Hoy!!!!!!!!!!!!!!!

Artículos Relacionados

2 Comentarios

saul reyes cortes 18 abril, 2019 - 11:36 PM

tengo 62 años tengo hígado graso troto un promedio de i hora por lo menso 5 veces a la semana de forma moderada no muy despacio ciento que estoy bajando de forma considerable lo convino con otros ejercicios de cintura, me gustaría que me ayudaran con otros ejercicios para quemar
mas triglicéridos y colesterol para mejorar mas mi salud .
espero sus consejos.

gracias.

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 22 abril, 2019 - 1:55 PM

saludos Saul, gracias por la sugerencia, pronto escribiremos este articulo para ti y quienes lo necesiten, gracias por escribir

Responde

Deja un comentario