Inicio BlogHígado graso Enfermedad del hígado graso no alcohólico y el hígado saludable

Enfermedad del hígado graso no alcohólico y el hígado saludable

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Estudios demuestran que una dieta mejorada puede recuperar, pero no revertir totalmente la enfermedad de hígado graso causado por la dieta occidental, común de los países ricos y que puede inducir a la esteatohepatitis no alcohólica conocida en sus siglas en inglés como NASH.

La esteatohepatitis no alcohólica (nonalcoholic steatohepatitis, NASH) es una enfermedad común del hígado. A menudo es “silenciosa”, es decir, no presenta síntomas. La NASH se parece a las enfermedades del hígado causadas por el consumo de alcohol, pero se presenta en personas que beben poco o nada de alcohol.

La característica principal de la NASH es grasa en el hígado con inflamación y daño. La mayoría de las personas que padece NASH se sienten bien. No saben que tienen un problema en el hígado. La NASH puede ser grave y provocar una enfermedad llamada cirrosis. Con la cirrosis, el hígado queda dañado para siempre, forma cicatrices y deja de funcionar correctamente.

Actualmente no existe un tratamiento específico para la NASH, pero estas recomendaciones dejadas a continuación, son importantes para los que presentan esta enfermedad:

  • Pierde peso. La pérdida de peso gradual puede ayudarte a revertir algo del daño hepático.
  • Haz ejercicios. Mantener actividad física puede ayudarte a perder peso, también mejora la circulación, lo cual mejora la habilidad de tu cuerpo para repartir la grasa por todo tu cuerpo y fuerza al cuerpo a utilizar carbohidratos para obtener energía, en vez de convertirlos en grasa adicional.
  • Limita los azúcares simples y carbohidratos.La insulina es una hormona que almacena grasa y por eso necesitas bajar los niveles de insulina de tu cuerpo.
  • Come diferentes vegetales y verduras. Estas ofrecen carbohidratos saludables y un mínimo efecto en el azúcar de la sangre. Pueden ayudar a eliminar la grasa del hígado y restaurar las habilidades para filtrar de este órgano, tienen antioxidantes.
  • Come más proteínas.Las proteínas no tienen ningún efecto nocivo en el azúcar de tu sangre o en los niveles de insulina. Las proteínas también reducen el hambre, facilitándote la tarea de comer menos y perder peso.
  • Consume grasas saludables. Debes evitar las grasas dañinas que se encuentran en la “comida chatarra” como las papas fritas, tequeños, pastelitos, empanadas, pizza, etc. Debes incluir grasas saludables en tu dieta si deseas que tu cuerpo se nutra bien.
  • Evita el alcohol. El alcohol es la causa más común del hígado graso. Incluso si sufres de hígado graso no alcohólico, de todos modos debes eliminar el alcohol de tu dieta.
  • Evita los medicamentos que no son necesarios.  Aunque muchos medicamentos no tienen ningún impacto en tu hígado, algunos en realidad pueden provocar que tu hígado se dañe o se vuelva más débil.

Artículos Relacionados

Deja un comentario