Inicio BlogHígado graso Enfermedad Hepática Grasa No Alcohólica y los factores de riesgo

Enfermedad Hepática Grasa No Alcohólica y los factores de riesgo

0 Comentario

Estudios recientes llevados a cabo en el hospital Pitié-Salpêtrière de la Universidad Pierre y Marie Curie, en París, Francia, ha concluido que la enfermedad hepática grasa no alcohólica (EGHNA) es un factor de riesgo independiente para la aterosclerosis y, por lo tanto, las enfermedades cardiovasculares. El hallazgo, publicado en la revista Journal of Hepatology, plantea la necesidad de un seguimiento estricto de la posibilidad de complicaciones cardiovasculares en pacientes con hígado graso no alcohólico.

La enfermedad cardiovascular (ECV), es la principal causa de muerte de los pacientes con enfermedad hepática grasa no alcohólica (EGHNA), pero es un tema controversial, ademas de las enfermedades asociadas como la diabetes, la obesidad o la dislipidemia aterogénica, la EGHNA es responsable del aumento de la mortalidad cardiovascular. El hígado graso no alcohólico es una enfermedad cada vez más común en los pacientes con obesidad, diabetes tipo 2, dislipidemia aterogénica e hipertensión arterial.

“La evidencia indica que la grasa y el hígado inflamado expresan varios factores pro inflamatorios y procoagulantes, así como los genes implicados en la aterogénesis acelerada”, explica el investigador principal, Raluca Pais, de la Universidad Pierre y Marie Curie, el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica (INSERM, por sus siglas en francés), y el Instituto de Cardiometabolismo y Nutrición (ICAN, por sus siglas en francés) del Centro de Investigación (CDR, por sus siglas en francés) Saint Antoine, París, Francia.

El equipo llegó a la conclusión de que en los pacientes con síndrome metabólico en riesgo de eventos cardiovasculares, el hígado graso no alcohólico contribuye a la aterosclerosis temprana y su progresión, independiente de los factores de riesgo cardiovascular tradicionales.

“Independientemente de los mecanismos implicados, las implicaciones clínicas son de vital importancia ya que los pacientes con riesgo cardiovascular que presentan una o más características de síndrome metabólico tienen un riesgo aún mayor si presentan esteatosis” (Hígado graso), señala Pais.

“Esto plantea la posibilidad de que el vínculo entre el hígado graso no alcohólico y la mortalidad cardiovascular no podrían simplemente estar mediados por comunes factores de riesgo subyacentes compartidos, sino más bien que la EGHNA independientemente contribuye a aumentar este riesgo”, añade el autor principal, el profesor Vlad Ratziu.

“Asimismo, se encontró que los pacientes con esteatosis, pero sin sobrepeso, sin diabetes tipo 2 o sin hipertensión arterial están en mayor riesgo de desarrollar estas complicaciones que los individuos sin esteatosis. Esto indica que la EGHNA es un precursor del síndrome metabólico. De ello se desprende que el diagnóstico de esteatosis es muy importante y, por lo tanto, se necesita una minuciosa evaluación cardiovascular y metabólica y un seguimiento estricto de las enfermedades cardiovasculares o las complicaciones metabólicas en el manejo clínico del hígado graso no alcohólico”, concluye el autor.

Recomendaciones si tienes enfermedad grasa hepática no alcohólica

El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en bajar de peso con alimentación saludable – balanceada y aumentar la actividad física. La obesidad y el sobrepeso, son los principales factores de riesgo, pero son modificables mediante cambios en el estilo de vida.

Otras recomendaciones incluyen evitar el consumo de alcohol y el consumo de medicamentos innecesarios. En aquellas personas que están en etapas más avanzadas de la enfermedad (inflamación o fibrosis hepática importante), pueden usarse algunos medicamentos que pueden ayudar, como antioxidantes (vitamina E) o agentes sensibilizadores de la insulina y productos naturales que inciden en la inflamación y progresión a fibrosis como el Sillimarin (Cardo lechoso).

Artículos Relacionados

Deja un comentario