Inicio Preguntas FrecuentesHígado sano Exámenes para saber si mi hígado está sano o enfermo

Exámenes para saber si mi hígado está sano o enfermo

Por Dra. Maribel Lizarzábal García

Pruebas para determinar daño del hígado.

Determinar con exactitud la salud de nuestro hígado, a través de alguna prueba no es posible, ya que, en los momentos actuales, no contamos con ningún examen de sangre o estudio de imágenes, que confirme 100% con certeza, que nuestro hígado está sano.

Lo que sí es posible decir, es que cuando las pruebas en sangre que miden la función hepática o estudios de imágenes del hígado demuestran alguna alteración, es bastante probable de que se trate de un problema en el hígado y debemos investigar para identificar la causa, determinar de qué se trata e implementar un manejo y tratamiento adecuado.
Ante un proceso inflamatorio, las células hepáticas se destruyen, derraman su contenido de enzimas en la circulación sanguínea y se elevan los niveles en la sangre.

También existe el escenario de que el hígado este enfermo por algún problema crónico y la enzimas hepáticas se encuentren con niveles normales en sangre, esto puede suceder porque las enzimas hepáticas, se producen y encuentran almacenadas dentro de las células del hígado y en casos de procesos inflamatorios crónicos, la célula es sustituida por colágeno, tejido fibroso, se producen cicatrices (cirrosis) y no hay o existe muy poco contenido de enzimas en el interior de las células hepáticas, razón por la cual pueden permanecer normales en sangre.
Las pruebas que evalúan la función adecuada del hígado, en la mayoría de los casos, nos permiten determinar alteraciones producidas por inflamación del hígado tanto aguda como crónica, a través de la elevación de enzimas y proteínas en la sangre.

Algunas de estas enzimas también se pueden elevar por causas distintas al hígado (inflamación de los músculos, del corazón y los riñones), por lo que se recomienda ante cualquier alteración, consultar con un médico especialista en hígado.
Se deben realizar las pruebas hepáticas en los siguientes casos:

  • Confirmar la presencia de infecciones en el hígado cómo la hepatitis.
  • Diagnostico, seguimiento y control de alguna enfermedad para evaluar evolución de la enfermedad y efectividad del tratamiento.
  • Evaluar la severidad del daño del hígado.
  • Seguimiento de los posibles efectos adversos secundarios de los medicamentos que esté cumpliendo el paciente.

Las pruebas en sangre que suelen solicitarse para determinar daño en el hígado son:

  • Alanino transaminasa (ALT/TGP): Esta es una enzima que se encuentra en el interior de la célula hepática, interviene en el metabolismo de las proteínas, se suelen elevar en casos de inflamación aguda del hígado.
  • Aspartato transaminasa (AST/TGO): Esta enzima ayuda a metabolizar los aminoácidos, puede indicar daño del hígado o daño del músculo.
  • Fosfatasa alcalina (FA/ ALP): Se puede encontrar tanto en el hígado como en los huesos y es importante para descomponer las proteínas. Los niveles elevados de fosfatasa alcalina en sangre, orientan a un problema de vías biliares dentro o fuera del hígado, también deben descartarse enfermedades óseas.
  • Bilirrubina: Es una sustancia producida en hígado por la descomposición de los glóbulos rojos. Se puede elevar en sangre, cuando hay algún proceso inflamatorio en el hígado que compromete la vía biliar, entonces se produce ictericia o coloración amarilla de la piel, orinas oscuras y heces color más claro.
  • Proteína total y Albumina: Son proteínas producidas en el hígado. Cuando el hígado presenta algún daño crónico los niveles de albúmina y proteína bajan.
  • Gamma-glutamil-transferasa (GGT): Los niveles elevados de esta enzima se relacionan con daño en el hígado o en las vías biliares.
  • Lactato deshidrogenasa (LDH): Esta enzima puede elevarse en procesos inflamatorios del hígado, pero también en otras condiciones diferentes a problema hepáticos.
  • Tiempo de protrombina (TP): Es un examen que evalúa la coagulación de la sangre. Puede indicar daños en el hígado, porque es un factor vitamina K dependiente y esta vitamina se produce en el hígado, pero también puede estar relacionada con ingestión de medicamentos anticoagulantes.

Para evaluar la estructura del hígado se suelen solicitar procedimientos de imágenes (Ecograma – Tomografía con contraste o Trifásica de hígado y Resonancia Magnética Nuclear), que si bien es cierto tampoco confirman que el hígado esté completamente sano en casos de que el reporte diga hígado normal, son bastante sensibles y específicos de enfermedades cómo hígado graso, dilatación de vías biliares, lesiones de ocupación de espacio o tumores en hígado.

Es importante mencionar que tampoco una biopsia de hígado (procedimiento invasivo), garantiza que tienes un hígado normal, porque lo que se toma es una pequeña muestra que no es representativa de toda la masa hepática.
Los aspectos que acabamos de explicar, nos permiten comprender mejor la dificultad que tenemos para monitorear a través de alguna prueba, si estamos sobrepasando la capacidad que tiene nuestro hígado de mantenerse sano, lo que nos llevan a considerar que la medida más segura y efectiva para tener un hígado sano es la PREVENCIÓN con hábitos saludables y cuanto antes comencemos mejor.

Sigamos cuidándonos para tener un Hígado Sano.

Artículos Relacionados

2 Comentarios

Ines Mora 24 noviembre, 2020 - 6:57 PM

Muchas gracias por la información, estoy preocupada por mi salud, soy operada de vesícula hace 6 años y volvió el dolorsito del lado derecho ahora acompañado de taquicardias, y difultad para dormir.

Responde
Ines Mora 24 noviembre, 2020 - 6:59 PM

Muchas gracias, estoy preocupada por mi salud, soy operada de vesícula hace 6 años y volvió el dolorsito del lado derecho, ahora acompañado de taquicardias y difultad para dormir.

Responde

Deja un comentario