Hígado graso y diabetes, una combinación mortal

Hígado graso

20 de noviembre de 2015

Por:

Es fundamental el control metabólico en los pacientes con diabetes para evitar las complicaciones crónicas de la diabetes mellitus. Tener hígado graso y padecer diabetes es una combinación muy común, con mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, desarrollo de cirrosis hepática y cáncer de hígado.

A continuación, se explicará de manera detallada qué es la diabetes, cómo puede afectar el hígado y qué hacer para disminuir las complicaciones.

 

La diabetes es un síndrome caracterizado por elevación de la glicemia (glucosa en sangre) en condiciones donde no hay producción de insulina (Diabetes tipo 1) o resistencia a la acción de la misma (Diabetes tipo 2) en órganos como hígado, músculo y tejido adiposo.

La insulina es la hormona que estimula el aumento del peso corporal favoreciendo a nivel hepático la transformación del exceso de azúcares y almidón de la dieta en triglicéridos que son enviados al tejido adiposo para ser almacenados e incrementar de esta manera el peso corporal. Por otro lado, las hormonas contrainsulínicas hacen lo opuesto de la insulina, es decir movilizan las grasas desde el tejido adiposo hacia el hígado y los músculos a través del torrente sanguíneo.

En la diabetes existe predominio en los efectos metabólicos contrarios a la hormona insulina produciéndose alteraciones en el metabolismo de los azúcares, las grasas y las proteínas.

¿Cómo afecta al hígado?

Cuando en la diabetes, por deficiencia en la actividad insulínica, las hormonas contrainsulínicas asumen el control del metabolismo, se activa un proceso bioquímico conocido como Lipólisis que descompone los triglicéridos almacenados en tejido adiposo en ácidos grasos y glicerol, los cuales son enviados al hígado. Estos ácidos grasos pueden ser parcialmente oxidados o quemados por el hígado o transformados nuevamente en triglicéridos para ser reenviados por vía sanguínea al tejido adiposo, el cual no los recibe, por falta de actividad insulínica incrementándose los triglicéridos en sangre y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los ácidos grasos que llegan al tejido hepático y que no son reenviados al tejido adiposo en forma de triglicéridos y que tampoco sufren oxidación, quedan almacenados de forma anormal constituyendoel inicio del hígado graso en los pacientes con diabetes, originando así en el paciente que no logra un control adecuado, un proceso inflamatorio crónico en el hígado que causa cirrosis hepática y/o cáncer de hígado.

Por estos motivos, es fundamental el control metabólico. ¿Cómo lograrlo? Siguiendo estos sencillos consejos:

  1. Alimentación balanceada indicada por especialista en nutrición y dietética.
  2. Realizar actividad física aeróbica.
  3.  Control periódico con equipo multidisciplinario de especialistas en endocrinología, médico internista, médico familiar, psicología, nutrición y dietética, hepatólogos, entre otros.
  4. Cumplimiento estricto del tratamiento indicado como hipoglicemiantes orales (glibenclamida, glimepiride), sensibilizantes (metformina), o la administración de insulina de acuerdo al esquema indicado por el médico, para así evitar no solo las complicaciones crónicas de la diabetes.
  5. En casos de dislipidemia (colesterol y triglicéridos elevados) el tratamiento con fármacos indicados por el especialista disminuye el riesgo de mortalidad cardiovascular y la disminución progresiva de la enfermedad grasa hepática.
Compartir

documentos para descargar

 

COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *

Contenido Relacionado

Relación entre la diabetes tipo 2 y el hígado graso

Relación entre la diabetes tipo 2 y el hígado graso

La enfermedad del hígado graso es cada vez más común en muchas partes del mundo y afecta a alrededor del 25% de las personas. Esta enfermedad

El Estrés y Cansancio afecta el funcionamiento de tu Hígado

¿Mi hígado no funciona bien, sera por el estrés y el cansancio? En el transcurso de nuestra historia, el ser humano siempre ha trabajado para 

Alimentos que ayudan a mantener tu Higado Sano

Tratando la enfermedad del hígado graso con comida. Siempre le he dicho a mis pacientes, que todos sus problemas gastrointestinales, bien sean

Riesgo de Cirrosis en Adolescentes Obesos

Joven Obeso, algo más que un problema de estética. La obesidad es un problema de salud pública y un factor de riesgo importante para la

Recomendaciones generales para mejorar el Higado Graso

Actualmente no existe un tratamiento específico para la NASH, pero estas recomendaciones dejadas a continuación, son importantes para los que

Hígado Graso en Niños y Adolescentes: Una epidemia Mundial

Cómo evitar que tus hijos padezcan de Hígado Graso Una dieta balanceada y ejercicios, son la clave de un estilo de vida saludable Pero no solo

Un Sueño Saludable Contra el Higado Graso

Dormir bien ayuda a prevenir el Hígado Graso no alcohólico Llevar una estilo de vida no saludable que cumpla con estos  requisitos: obesidad,

La Mejor Dieta para Prevenir el Hígado Graso

Tengo hígado graso, ¿Qué puedo comer? El solo hecho de cambiar nuestro estilo de vida a uno más saludable, hace que nuestra salud  mejore  de

Una enzima capaz de mejorar el hígado graso causado por el alcohol

Una enzima intestinal puede ayudar a reducir el daño hepático provocado por el alcohol Todos hemos escuchado alguna vez algo acerca de las  

Ejercicio moderado vs ejercicio vigoroso ¿Cual es el mas efectivo para mejorar el hígado graso?

La actividad física como gran aliado para mejorar el higado graso Actualmente, tanto en las redes sociales, la televisión y donde quiera que tu

Hígado graso no alcohólico y diabetes tipo 2. ¿Qué debo hacer?

Soy diabetico y tengo Higado graso. Recomendaciones Al referirnos al  hígado graso no alcohólico (HGNA), hablamos de  la presencia de grasa en el