Inicio BlogSalud ¿Cómo el insomnio afecta nuestra microbiota intestinal?

¿Cómo el insomnio afecta nuestra microbiota intestinal?

0 Comentario

¿Tienes problemas para conciliar el sueño? ¿Te desvelas cada noche? Si eso te ocurre frecuentemente, no dejes de leer esta importante información de cómo la falta de sueño o insomnio altera nuestra microbiota intestinal.

Un estudio ha demostrado que con sólo 2 días de pérdida del sueño, se pueden desencadenar cambios en la microbiota intestinal que se asocian con mala salud metabólica. Este es el hallazgo de un pequeño estudio publicado en la revista Metabolismo Molecular.

El  estudio clínico, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, sugiere  que dormir menos horas de las recomendadas podría alterar la abundancia de especies bacterianas en los intestinos; una alteración que ya se ha relacionado en investigaciones anteriores con la aparición de problemas de salud en los seres humanos como la obesidad, accidente cerebro vascular, enfermedades del corazón y  diabetes tipo 2.

Siempre hemos hecho hincapié en nuestra página web y redes sociales de Hígado Sano, que  para una salud y bienestar óptimo, es recomendable que los adultos  entre 18 y 60 años duerman  por lo menos 7 horas cada noche.

Sin embargo, a principios de este año, un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reveló que más de un tercio de los adultos en muchos países  no cumplen con estas recomendaciones.

Sí se observaron cambios en la microbiota intestinal

Hasta la fecha, no hay estudios que hayan investigado el impacto del sueño insuficiente sobre la composición de la microbiota intestinal humana. En dicho estudio  participaron nueve voluntarios, hombres sanos y de peso normal, a los que se sometió a dos noches consecutivas de privación parcial del sueño (durmieron poco más de cuatro horas, desde las 2:45 de la madrugada hasta las 7 de la mañana) y a otras dos de sueño normal (unas ocho horas y media, desde las 22:30 horas hasta las 7).

El objetivo era analizar si se producía una alteración de la flora intestinal tras la privación del sueño. Para ello, se recogieron muestras fecales en las 24 horas previas y en las posteriores a las dos noches de sueño alterado y de sueño normal. Además, se sometió a los participantes a pruebas de tolerancia a la glucosa.

En los resultados del estudio, los investigadores  no hallaron evidencias que sugieran que la restricción del sueño altere la diversidad de la flora intestinal.

Sin embargo, en análisis más específicos de los grupos de bacteria, se observaron cambios en la microbiota intestinal que son similares a algunos cambios en la microbiota que se han  observado cuando, por ejemplo, sujetos obesos han sido comparados con individuos de peso normal en otros estudios.

Como el incremento de las bacterias Firmicutes, en proporción a las Bacteroidetes; y es que, según otros estudios, la obesidad estaría asociada con un aumento de las primeras y una reducción de las segundas.

Asimismo, el estudio reveló que los voluntarios, después de sufrir la pérdida de sueño, fueron 20% menos sensibles a los efectos de la insulina, aunque no se relacionó esta circunstancia con alteraciones en la flora intestinal.

En cualquier caso, los investigadores explican que necesitan ampliar estos estudios, ya que se precisan periodos de seguimiento más prolongados en el tiempo, así como una mayor muestra de individuos, para saber en qué medida la falta de sueño afecta a la microbiota intestinal de los individuos y a su salud.

Artículos Relacionados

Deja un comentario