Inicio BlogCáncer La adherencia terapéutica como factor decisivo en reducir riesgo en pacientes con cáncer

La adherencia terapéutica como factor decisivo en reducir riesgo en pacientes con cáncer

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Acerca del tratamiento del cáncer, los hábitos del paciente y las recomendaciones de los especialistas, encontrarás información en este artículo. Lamentablemente, es cada vez más común la aparición de las enfermedades crónicas, tomemos previsiones y atendamos las indicaciones de nuestro médico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la adherencia terapéutica como “el grado en el que el comportamiento de una persona favorece: tomar el medicamento, seguir un régimen alimentario y ejecutar cambios del modo de vida, se corresponde con las recomendaciones acordadas de un prestador de asistencia sanitaria”.

Organizaciones contra el cáncer publicaron recomendaciones sobre la dieta y la actividad física

El deterioro de la salud de la población y el aumento de las enfermedades crónicas es un problema mundial cuyas causas son multifactoriales y complejas. La sociedad de consumo en la que vivimos no invita a llevar una vida saludable y las consecuencias son más devastadoras si tenemos en cuenta las desigualdades sociales, el contexto económico y la explosión demográfica de las últimas décadas. La expansión de los malos hábitos nutricionales, la obesidad, la desnutrición, el sedentarismo, consumo excesivo de alcohol el cigarrillo y la hipertensión arterial contribuyen cada vez más al desarrollo de  enfermedades crónicas y  el cáncer.

Estudios publicados en los últimos años sobre las tasas de cumplimiento de los cambios en el estilo de vida por parte de los pacientes y de su adherencia a la medicación prescrita arrojan datos alarmantes. Más del 50% de los enfermos, como promedio, deciden abandonar el tratamiento que se les había prescrito y los objetivos propuestos para mejorar sus hábitos (dejar de fumar, perder peso o realizar mayor actividad física, etc), se cumplen en un porcentaje igual o menor.

Afortunadamente como parte de sus esfuerzos de prevención, las organizaciones de cáncer más importantes, tales como la Sociedad Americana del Cáncer (ACS) y el  Instituto Americano (World Cancer Research Fund ) para la Investigación del Cáncer (WCRF/AICR) han publicado recomendaciones sobre la dieta y la actividad física.

La revisión mostró que la adherencia a las guías de prevención de cáncer se asoció a los siguientes resultados: una reducción del 10 al 45% en toda la incidencia de cáncer y una reducción del 14 al 61% en toda la mortalidad por cáncer. El estudio también mostró reducciones consistentes en la incidencia de cáncer de mama (19 a 60%), el cáncer endometrial (23 a 60%) y el cáncer colorrectal (27 a 52%) en los hombres y mujeres. El estudio no mostró asociaciones significativas entre la adherencia a las guías y la incidencia de cáncer de ovario o de próstata, y la asociación con cáncer de pulmón varía dependiendo del estudio. Encontraron que los mayores beneficios se presentaron en quienes seguían las recomendaciones. Por ejemplo, en un estudio, las mujeres que siguieron al menos cinco recomendaciones, eran un 60% menos propensas a desarrollar cáncer de mama que aquellas que no siguieron las  recomendaciones. Para cada recomendación adicional, el riesgo de cáncer de mama se redujo en un 11%.

Es muy importante  que los profesionales de la salud insistan en las recomendaciones de prevención del cáncer a los pacientes 

El estudio realza que: “Si se adhieren a estas directrices, pueden reducir su riesgo de desarrollar o morir de cáncer, aunque el riesgo no se elimina totalmente,” señalando que la historia familiar y los factores ambientales también juegan un papel en la incidencia y mortalidad por cáncer. “Sin embargo, a raíz de estas recomendaciones dará lugar a una vida más saludable en general y, a su vez, reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas graves”.

Además de la importancia de la adherencia terapéutica es importante que tomes muy en cuenta esto:

  • Ser consciente de que el diagnóstico de cáncer no es necesariamente una sentencia de muerte.
  • Ser consciente de que siempre hay muchas posibilidades de disfrutar de cada uno de los momentos de la vida y participar en ella con intensidad, un día a la vez.
  • Hacer planes para el futuro, soñar, no renunciar a conseguir nuevas metas.
  • Seguir los consejos dados por el médico y equipo asistencial.
  • No sentirse solo o desamparado. Recuerda que constituye un elemento importante en tu recuperación.
  • Perseguir la felicidad y evitar las situaciones estresantes.
  • Intentar descargar emociones y sentimientos negativos, soltar…
  • Practicar relajación e intentar visualizar la recuperación.
  • Mantener una actitud positiva y una postura de esperanza.

Artículos Relacionados

Deja un comentario