Inicio BlogSalud La ingesta de fibra evita que los microbios intestinales te coman

La ingesta de fibra evita que los microbios intestinales te coman

0 Comentario

En este nuevo artículo acerca de la microbiota intestinal, cabe el viejo refrán que reza “eres lo que comes”, cada día conocemos y aprendemos mas de nuestra microbiota intestinal (las colonias de microorganismos, incluyendo bacterias, virus y hongos que viven en nuestro intestino).

En artículos anteriores te hemos comentado por medio de estudios científicos que  el intestino actúa como un segundo cerebro, al proporcionar todo tipo de entradas en tu cerebro.

Esto no solo afecta su estado de ánimo y bienestar general, sino también a tus respuestas inmunológicas y el funcionamiento del sistema nervioso.

La microbiota es individual, al igual que las huellas dactilares, y es un reflejo de quiénes fueron tus padres, dónde has estado, con quién pasas tu tiempo personal, qué comes, cómo vives, si está o no interactuando con la tierra (por ejemplo, la jardinería) y muchas otras cuestiones.

La investigación muestra que el microbiota intestinal desempeña un papel en el desarrollo de muchas enfermedades y trastornos de salud, incluyendo la obesidad y la dificultad para mantener con la pérdida de peso después de llevar un tipo de alimentación, depresión y esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés), solo por nombrar algunos.

Una nueva investigación muestra lo que sucede si no alimentamos nuestros microbios intestinales con la fibra que necesitan para sobrevivir

Nuestra microbiota intestinal contiene al menos 1.000 especies diferentes de bacterias conocidas, sumando 3 millones de genes.

La microbiota intestinal es importante para nuestra salud porque contribuye a un sistema inmunológico saludable actuando como una barrera contra otros microorganismos dañinos.

También ayuda con la digestión de alimentos que el estómago y el intestino delgado no han sido capaces de digerir, así como en la producción de algunas vitaminas.

Los profesionales de la salud y nutricionistas, siempre hemos afirmado que la fibra es importante para una dieta saludable.

Pero la nueva investigación examina exactamente qué sucede si nuestros microbios intestinales no reciben la cantidad apropiada de fibra.

Estudio del comportamiento de las bacterias intestinales en ratones

El estudio fue llevado por Eric Martens, Ph.D., profesor asociado de microbiología en la Universidad de Michigan Medical School, y Mahesh Desai, Ph.D., del Instituto de Salud de Luxemburgo.

Los investigadores criaron ratones especialmente para el estudio. Los ratones nacieron y se criaron sin ninguna bacteria intestinal propia. A continuación, recibieron un trasplante de 14 bacterias que normalmente viven en el intestino humano.

Los investigadores infectaron a los ratones con una cepa de bacterias que es el equivalente de E. coli en humanos. Luego examinaron el impacto de las dietas con cantidades variables de fibra, así como una dieta sin fibra en absoluto.

Los investigadores probaron una dieta que era unos 15% de fibra, hecha de granos y plantas mínimamente procesados, una dieta que era rica en fibra prebiótica, una forma purificada de fibra soluble que es similar a la que contienen algunos alimentos procesados y suplementos dietéticos.

Los microbios intestinales realmente necesitan su fibra

Según reveló el estudio, publicado en la revista Cell, la infección inducida no se propagó completamente en los ratones que recibieron la dieta con 15% de fibra. Su capa de moco intestinal permaneció gruesa, protegiéndolos contra la infección.

Pero cuando los científicos reemplazaron la dieta con una que carecía de fibra por completo, los microbios intestinales comenzaron a comer el moco intestinal. Incluso, unos días de privación de fibra llevó a las bacterias a comenzar a invadir la pared del colon.

Los microbios del intestino dependen de la fibra para su alimento, y cuando no lo consiguen, comienzan a consumirla de tu intestino. Esto hace que el intestino sea más propenso a las infecciones.

“La lección que estamos aprendiendo de estudiar la interacción con la fibra es muy importante: los microbios intestinales y el sistema de barrera intestinal, si no los alimentas, te pueden comer”.

En un intestino normal, el moco se está produciendo y degradando a un ritmo constante. Pero en una dieta de privada de fibra, el moco se degrada a un ritmo mucho mayor de lo que se produjo en su momento.

#RecomendaciónHS: tu dieta influye directamente en tu microbiota, y desde allí puede influir en el estado de la capa de moco de tu intestino y la tendencia hacia la enfermedad ¡Por eso comienza desde hoy a incluir fibra a diario en tu dieta! ¿Qué tal si comenzamos hoy con un rico brócoli?

Artículos Relacionados

Deja un comentario