Inicio BlogCáncer LA INTERRUPCIÓN DEL SUEÑO Y CÁNCER DE HÍGADO.

LA INTERRUPCIÓN DEL SUEÑO Y CÁNCER DE HÍGADO.

0 Comentario

Relación del insomnio y el cáncer de hígado

 

Muchos de nosotros alguna vez en nuestras vidas hemos tenido episodios de insomnio, padecimiento que otras personas lo sufren de manera crónica. El insomnio es la imposibilidad de conciliar el sueño o mantenerse dormido de forma reparadora, durante toda la noche. Puede causar problemas durante el día, como cansancio, poca energía, falta de concentración e irritabilidad. Hay muchas razones por las cuales padecemos de insomnio, a veces son las preocupaciones del día a día, el estrés, trabajo, responsabilidades, depresión, antecedentes psicológicos, enfermedades como el cáncer, etc.

 

El “reloj maestro” o reloj biológico en nuestro cerebro regula los ritmos circadianos en los tejidos y órganos en todo el cuerpo. Esto es no solo importante para el sueño, sino también para la función metabólica normal del organismo. El trabajo por turnos ya ha sido vinculado a la interrupción de la función del ciclo circadiano normal. Un estudio publicado por Medical News Today a principios del año 2016, vinculó cambios diferentes de patrones de sueño en ratones con un mayor desarrollo de cáncer de pulmón de células no pequeñas.

 

Ahora, los investigadores han asociado la interrupción del sueño con un mayor riesgo de cáncer de hígado.

 

La Sociedad Americana del Cáncer informa de que 700.000 personas en todo el mundo son diagnosticadas con cáncer de hígado cada año. Los hombres son más propensos a desarrollar cáncer de hígado que las mujeres. En los EE.UU., se estima que más de 18.000 hombres y cerca de 9.000 mujeres morirán en 2017 de cáncer de hígado.

 

La obesidad es un factor de riesgo importante para hepatocelular carcinoma (HCC) – el tipo más común de cáncer de hígado. El exceso de grasa en hígado o enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHNA), tiene una alta tasa de incidencia en los individuos obesos. EHNA se ha pronosticado convertirse en la principal causa de HCC en el siglo XXI.

 

Ahora, un estudio realizado por un equipo de la Facultad de Medicina de Baylor en Texas, que fue publicado en la revista Cáncer Cell , el pasado 26 de Noviembre del 2016, demostró que el 80% de la población de Estados Unidos ha adoptado un estilo de vida que conduce a una alteración crónica en sus horarios de sueño, señala Loning Fu, el autor principal del estudio y profesor asociado de la Facultad de Medicina de Baylor.

 

Esto ha llegado a un nivel de epidemia en otros países desarrollados, la alteración del sueño, según este estudio, está relacionada con el aumento y riesgo de la obesidad y el cáncer de hígado.

 

Las tasas de cáncer de hígado se han triplicado desde la década de 1980. Ahora, los investigadores muestran que la persistencia de la privación del sueño en ratones causa enfermedad del hígado graso, y finalmente, conduce al cáncer de hígado.

 

El cáncer de hígado está en aumento en todo el mundo, ya existen estudios en pacientes con problemas en el hígado, que pueden progresar desde la enfermedad de hígado graso a cáncer de hígado sin pasos intermedios tales como la cirrosis, dicen los investigadores de este estudio.

 

Jet-lag en ratones y el desarrollo de cáncer de hígado (HCC)

 

En dicho estudio, se utilizaron ratones, los cuales, mediante pruebas de laboratorios, fueron sometidos a jet lag crónico (periodos largos sin dormir) y las pruebas arrojaron que los ratones desarrollaban cáncer de hígado en una forma muy similar a la descrita en los seres humanos obesos. Para modelar el efecto de la interrupción crónica del sueño – o “social  jet lag”, los ratones fueron expuestos a la luz y ciclos interrumpidos de oscuridad durante casi 2 años, lo que dio lugar a la interrupción prolongada de sus ciclos de sueño normales.

 

Como resultado, los ratones desarrollaron una gama de condiciones, incluyendo trastornos de la piel, la neurodegeneración y el cáncer. Estos no se observaron en los ratones de control, que tenían la luz y ciclos de oscuridad regular. Todos los ratones recibieron una dieta normal.

 

Ambos ratones machos y hembras desarrollaron HCC a la edad de 78 semanas, aunque, como en los seres humanos, las tasas fueron mucho mayores en los machos. Semana 78 es equivalente a 67-72 años en el ser humano, que es cuando se observa sobre todo el desarrollo espontáneo de HCC.

 

A la edad de 90 semanas el 96% de los ratones jet-lag tenía EHNA, mientras que casi el 9 % habían desarrollado HCC alrededor de la misma edad.

 

La función hepática normal se ve gravemente perturbada en los ratones jet-lag. El Desarrollo de hígado graso no alcohólico fue acompañado por una grave inflamación y fibrosis antes del desarrollo de cáncer de hígado (HCC).

 

Cuando los investigadores estudiaron la expresión génica global en los hígados de ratones jet-lag, encontraron un patrón similar a la observada en los seres humanos con HCC.

 

Esto muestra el efecto directo del Jet lag crónico sobre la expresión génica, incluyendo genes implicados en la regulación del ritmo circadiano (Bmal1, Reloj, Per1, Per2 y NR1D1), a pesar de una falta de mutaciones en los genes del cáncer clásicos.

 

El equipo concluye que HCC causado por alteración de la función normal del hígado podría abordarse por fármacos que se dirigen a estos receptores.

 

¡Es sorprendente para todos nosotros entonces saber que el Jet Lag crónico es suficiente para inducir en nosotros el cáncer de hígado! Por eso además de una buena alimentación y ejercicio, es importante descansar y respetar nuestras horas de sueño.

Artículos Relacionados

Deja un comentario