Inicio BlogHígado graso La Mejor Dieta para Prevenir el Hígado Graso

La Mejor Dieta para Prevenir el Hígado Graso

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
4 Comentarios

Tengo hígado graso, ¿Qué puedo comer?

El solo hecho de cambiar nuestro estilo de vida a uno más saludable, hace que nuestra salud  mejore  de manera significativa.  Específicamente una intervención en el estilo de vida de los pacientes con la enfermedad de hígado graso no alcohólico (EGHNA), disminuye  el porcentaje de grasa en el hígado y  a su vez reduce la  obesidad, los problemas cardiovasculares, diabetes y riesgo  de cáncer.

Una de las recomendaciones más comunes para  pacientes con EGHNA, es la reducción de peso, la disminucion de peso de un 10%, induce a una disminución de la grasa, la inflamación y la fibrosis hepatica. Sin embargo, la pérdida modesta de peso en un  5% a 7% también puede producir beneficios importantes en la reducción de la grasa hepática. Tomando en cuenta que bajar de peso es beneficioso para prevenir y aliviar el hígado graso, debemos entonces explorar cual sería la alimentación o dieta que tendríamos que hacer para perder peso y que a la vez ayude a perder grasa hepática, también es importante cuantas calorías totales diarias son convenientes  y que tipo de  actividad física debemos combinar para lograr los beneficios científicamente demostrados sobre el manejo y tratamiento del hígado graso. Estudio realizado por investigadores del San Antonio Military Medical Center, ubicado en San Antonio, Texas, USA y publicado en  Journal of Hepatology, en Mayo 2016, sugiere que seguir  una dieta mediterránea puede reducir la grasa del hígado incluso sin pérdida de peso asociada y es el patrón dietético más recomendado para tratar el HGNA.

Los estudios experimentales demuestran  que las dietas enriquecidas con AGPI (Ácidos grasos Poliinsaturados)omega-3 aumentan la sensibilidad a la insulina, reducen los  triglicéridos y mejoran la condición de hígado graso.

El estudio sugiere que la adherencia al patrón de dieta mediterránea, conduce a una disminución significativa de la grasa hepática entre los pacientes con sobrepeso con HGNA. Esto fue respaldado por dos ensayos aleatorizados a corto plazo en pacientes con HGNA con o sin diabetes tipo 2, el estudio fue programado para 8 semanas donde se les fue asignado a los pacientes dos dietas isocalóricas:  Dieta baja en grasas y alta en carbohidratos y Dieta mediterránea.

En los resultados se observo que  la reducción de grasa hepática fue mayor en los pacientes que consumían  la dieta mediterránea (aprox. 35%), al compararlo con los de la dieta baja en grasas y alta en carbohidratos (aprox. 5%), a pesar del peso estable en ambos grupos. Sin embargo, se necesitan ensayos a más largo plazo que comprueben estos hallazgos en relacion a la dieta mediterránea.

Es importante destacar que la dieta mediterránea también se caracteriza por una ingesta reducida de carbohidratos 40% de las calorías frente a 50-60% en una dieta occidental, especialmente la reduccion de azúcares e hidratos de carbono refinados, puede explicar en parte su efecto beneficioso en el HGNA.Una  dieta tradicional mediterránea se caracteriza por  alta ingesta de aceite de oliva (que es rico en grasas monoinsaturadas), nueces, frutas, vegetales, legumbres y pescado y una baja ingesta de carnes rojas, carnes procesadas y dulces; se puede consumir vino con moderación, y en contraste con la dieta baja en grasas que contiene hasta 30% de grasa, la dieta mediterránea contiene 40% de las calorías en forma de grasa, principalmente omega-3.

Por otra parte, la dieta mediterránea desempeña un papel beneficioso importante en el perfil metabólico del organismo y se ha demostrado que reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes mellitus, dos puntos finales que son muy relevantes para pacientes EHGNA.Uno de los principios de la dieta mediterránea es minimizar los alimentos procesados ​​y con alto contenido de azúcar.

Cabe señalar que, aunque la dieta mediterránea puede incluir el consumo de vino tinto con moderación y durante las comidas, no está claro si los pacientes con HGNA deberían adoptar esta recomendación y el consumo de todo tipo de alcohol esta contraindicado en casos de hígado graso con inflamación (transaminasas elevadas), al igual que los pacientes con HGNA y cirrosis deben evitar el consumo de alcohol, ya que cualquier consumo regular de alcohol, los pone en mayor riesgo de descompensarse de las cirrosis y de  evolucionar a cáncer de hígado. Sin embargo, sigue habiendo incertidumbre con respecto al consumo moderado de alcohol (hasta 2 bebidas por día) entre pacientes no cirróticos, ya que varios estudios han demostrado una asociación protectora del consumo moderado de alcohol con HGNA. El efecto protector puede ser específico para el vino tinto, pero no de otros tipos de bebidas alcohólicas.

Recuerda:

  • El mejor tratamiento para reducir o prevenir el hígado graso no alcohólico, es que cambies tu estilo de vida a uno más saludable que incluya una alimentación balanceada, acompañada de actividad física.
  • La reducción de peso es el tratamiento más recomendado para tratar el HGNA. Puedes adoptar una dieta mediterránea, pero cualquier dieta generalmente saludable (baja en grasas y baja en carbohidratos), que tenga pocas calorías es   Si eres de los que te cuesta hacer una dieta, trata de buscar soluciones, cambiando componentes o formas de preparación que sean iguales de saludables, por ejemplo, si eres de los que no come ensaladas, porque te desagradan los vegetales, entonces puedes hacerlos en sopa y tendrán el mismo efecto.
  • Con solo reducir tu peso en un 7%, ademas de ayudar a  una regresión clínicamente significativa del estado de la enfermedad del hígado graso, previenes la diabetes, se disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, aumentan los niveles de colesterol bueno (HDL), disminuyen los niveles de trigliceridos e hipertensión arterial.
  • Hacer ejercicio produce cambios significativos pero modestos en la grasa hepática (frente a la pérdida de peso). Además cuando te ejercitas ayudas a tus funciones cardiovasculares y musculares.
  • El ejercicio moderado (caminar), resulta similar a los de mayor intensidad (trotar), en relación a disminuir la grasa en el higado.
  • Alimentación saludable y ejercicio es mejor que dieta sola para mejorar la enfermedad grasa del hígado.

Artículos Relacionados

4 Comentarios

esther mendez 7 julio, 2018 - 9:14 AM

buenos dias dra
La pregunta es y cuando el higado ha comenzado a general grasa siendo una persona que lleva una dieta saludable hace ejercicios se mantiene en un peso normal que podra estar pasando alli .

muchas gracais

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 30 julio, 2018 - 12:56 PM

Hola Esther… Debes acudir a un nutricionista para que revise tu alimentación. mantente haciendo ejercicio y y de evaluarte un especialista en hígado para que determine cuales son tus factores de riesgo y te pueda orientar. Te ofrezco consulta online escribe a lizarzabalgastroca@hotmail.com o llama a + 58 4146470213

Responde
Aguilar paola 8 agosto, 2019 - 10:36 PM

Buenas me diagnosticaron higado graso y soy muy delhada. Sigo bajando de peso ya nose q hacer

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 21 agosto, 2019 - 11:05 AM

saludos Paola , para poder hacerte cualquier recomendación. También realizo asesorías Online para mayor información escríbeme al correo
lizarzabalgastroca@hotmail.com
gracias por escribir

Responde

Deja un comentario