Inicio BlogSalud Lo que necesitas saber del Omega 3 y sus extraordinarios beneficios para la salud

Lo que necesitas saber del Omega 3 y sus extraordinarios beneficios para la salud

0 Comentario

Existen innumerables artículos que resaltan  la importancia del consumo del Omega 3 y de sus beneficios. Hay nombres que escuchamos infinidad de veces y, aún así, desconocemos exactamente qué están nombrando. Está asociado a la buena salud y su cuidado pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de Omega 3? El ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) son ácidos grasos omega-3.

Se encuentran en el pescado y es, a veces, llamado simplemente “aceite de pescado”. El ácido alfa-linolénico (ALA) es también un ácido graso omega-3. Se encuentra en la soya, en el aceite de canola, la linaza y las nueces.  Dentro de la ciencia de la nutrición, la letra griega omega es utilizada para denominar un tipo de ácido graso esencial. El Omega 3 es considerado ‘esencial’ debido a que nuestro organismo no tiene la capacidad de sintetizarlo de manera natural, por lo tanto, es necesario incorporarlo a través de los alimentos

Existen diferentes tipos de Omega 3 y cada uno tiene propiedades específicas, teniendo en cuenta su origen. Los ácidos grasos Omega 3 provienen principalmente de pescados y mariscos. Los pescados grasos que los contienen en mayor concentración son el salmón, la trucha arco iris, bacalao, sardinas y arenques. El ácido linolénico es el único Omega 3 de origen vegetal. Ambos son esenciales para el cuerpo. Por eso te recomendamos que tengas una dieta variada que contemple la ingesta tanto de pescados y mariscos, como de semillas y frutas secas.

Aprendiendo acerca de las bondades del Omega 3

Los beneficios de consumir estos ácidos grasos son muchos y variados. Producen varios efectos antiinflamatorios en nuestro cuerpo, actúan en el desarrollo del cerebro del bebé, a partir del tercer trimestre del embarazo y del primero de la lactancia, tienen efectos de estabilidad ante una arritmia cardíaca, disminuyendo el riesgo de muerte súbita, disminuye los triglicéridos, puede reducir presión sanguínea y, en dosis elevadas, tiene efecto antitrombótico, es por esto , que te  recomendamos la ingesta, ya sea en alimentos o en cápsulas, a personas con riesgo cardiovascular y a embarazadas, se han demostrado beneficios en enfermedades hepaticas como el higado graso.

Fuentes de Omega 3

La fuente más abundante de ácidos grasos Omega 3 es el aceite de pescado. El salmón silvestre, trucha, el arenque, la caballa y las sardinas son fuentes particularmente buenas, así como algunos suplementos alimenticios y las semillas de chía. También pueden encontrarse pequeñas cantidades en los aceites de linaza (lino), nueces, soya y canola.

Cómo debes consumirlo

Por supuesto, consumir eventualmente alimentos que lo provean no es suficiente para nuestra salud, sino que te recomendamos un consumo semanal de al menos dos veces por semana para aprovechar sus beneficios. Y, sumado a la frecuencia de consumo, es importante tener en cuenta algunos consejos acerca de cómo maximizar su aporte nutricional. Para el correcto aprovechamiento del Omega 3 de las semillas de chía y linaza se recomienda comprar preferiblemente, las semillas enteras, no molidas, ya que sus aceites son rápidamente oxidables y pierden sus propiedades beneficiosas.

El pescado es un alimento controvertido, porque muchos lo aman pero existen otras personas que los detestan mayormente por su aroma fuerte, pero afortunadamente existen modos alternativos de evitar que te quedes sin tu ingesta de Omega 3. Existen suplementos que deben ser indicados por tu medico en cada caso en especial. También puedes consumir semillas de chía molidas (dos cucharaditas de postre por día) o aceite de chía (una cucharadita tipo té diaria).

Funciones de los Omega 3: Estos ácidos grasos esenciales forman parte de las membranas de las células, y el estado de dichas membranas influye en casi todos los aspectos de la salud, desde la piel hasta el estado del corazón, pasando por la presión arterial y el humor.

La deficiencia de Omega 3 está asociada a varios problemas o desequilibrios:

  • Piel seca y descamada, lenta cicatrización, cabello desvitalizado, uñas quebradizas, etc.
  • Fatiga y debilidad
  • Alteraciones en el estado de ánimo o, incluso, depresión.
  • Problemas con la memoria y en el aprendizaje, mayor riesgo de demencia senil, hiperactividad.
  • Infecciones recurrentes, alergias, enfermedades autoinmunes e inflamatorias crónicas.
  • Enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis e hipertensión.
  • Obesidad, exceso de LDL-colesterol “malo” y de triglicéridos.
  • Envejecimiento prematuro.

La #RecomendaciónHS: prevenir siempre es mejor y más económico que curar. Una alimentación saludable nutre, no solo tu cuerpo sino tus emociones ¡¡¡Come bien y siéntete bien!!!

Artículos Relacionados

Deja un comentario