Inicio BlogDigestivo/Endoscopia Lo que necesitas saber de los pólipos

Lo que necesitas saber de los pólipos

Por Dra. Maribel Lizarzábal García

En Hígado Sano hemos explicado el procedimiento de la colonoscopia y su importancia para prevenir y evitar el cáncer de colon. Debes saber que el cáncer de colon y recto hoy en día constituye la segunda causa de muerte relacionada con cáncer en el mundo.

Además, el 90% de los cánceres de colon y recto provienen de un pólipo, por lo que este cáncer es totalmente prevenible si se realiza una colonoscopia y extracción de los pólipos, por vía endoscópica en fase temprana. Si tienes más de 50 años es muy importante que te hagas un chequeo de colon de forma preventiva.

¿Qué son los pólipos y cómo se eliminan?

Los pólipos son tumores benignos, que involucran el revestimiento de los intestinos (tumores no cancerosos o neoplasias). Se pueden encontrar en varias ubicaciones del tracto digestivo pero son más comunes en el colon y recto. Su diámetro es variable, parecen pequeñas protuberancias que crecen en el revestimiento del intestino y sobresalen por el lumen (cavidad de los intestinos).

En ocasiones crecen en un “tallo” y parecen hongos (pólipos pediculados), otros solo se elevan sin cuello (pólipos sésiles), algunos también pueden ser planos. Muchos pacientes tienen varios pólipos dispersos en distintas partes del colon. Algunos pueden contener pequeñas zonas cancerígenas, si bien la gran mayoría no presentan esta complicación.

¿Es común tener  pólipos?

Los pólipos son muy comunes en los adultos, cuyas probabilidades de presentarlos aumenta con la edad. Si bien no son frecuentes en jóvenes, se estima que una persona promedio de 50 años de edad, sin factores de riesgo especiales para contraer pólipos, tiene un 25% de probabilidades de tener un pólipo.

No sabemos qué causa los pólipos. Algunos expertos creen que una dieta alta en grasas y baja en fibras, puede predisponer la formación de pólipos. Además, puede existir un riesgo genético heredofamiliar de desarrollarlos.

TIPOS DE PÓLIPOS

Existen dos tipos comunes: El pólipo hiperplásico y el adenoma. El pólipo hiperplásico no presenta riesgo de cáncer y, por lo tanto, no es tan significativo.

Los adenomas tienen riesgo de cambios celulares llamado displasia, que puede ser de bajo, mediano y alto grado, para luego progresar a carcinoma precoz y avanzado. Debido a que el médico no puede estar seguro del tipo de tejido por la apariencia del pólipo, generalmente recomiendan eliminar todos los pólipos que se encuentren durante la colonoscopia.

¿QUÉ ES UNA POLIPECTOMÍA? 

Una  polipectomía endoscópica es un procedimiento diagnóstico ambulatorio que permite la extracción de pólipos mientras se realiza una endoscopia (colonoscopia o gastroscopia), mediante unas pinzas o asas especiales para esta función y remitir la pieza para estudio histológico (biopsia). La mayoría de los pólipos que se encuentren durante la colonoscopia, se pueden eliminar por completo durante el procedimiento.

Hay disponibles varias técnicas de eliminación; la mayoría involucra cortarlos con un alambre (asa) o con pinzas de biopsia. Esto se llama resección de pólipos o polipectomía. Debido a que el revestimiento de los intestinos es insensible a los cortes o quemaduras, la polipectomía no causa incomodidad.

Los pólipos resecados se examinan luego en el microscopio para determinar el tipo de tejido y para detectar cualquier tipo de cáncer. Si se elimina un pólipo grande o que luzca endoscópicamente con probabilidades de malignidad, o se deja para una posible cirugía, el endoscopista podrá marcar el sitio inyectando pequeñas cantidades de tinta china en la pared del intestino. A esto se le llama “tatuaje endoscópico”, lo que permite al cirujano su fácil identificación.

PROCEDIMIENTO PARA HACER UNA POLIPECTOMÍA

La polipectomía se hace de manera ambulatoria por un gastroenterólogo endoscopista experimentado de confianza, generalmente los pólipos deben ser retirados al momento de hacer la colonoscopia, el procedimiento se hace con el consentimiento del paciente y la debida explicación de la mínimas, pero posibles complicaciones. Durante el procedimiento, el colonoscopio será lubricado y colocado cuidadosamente en tu ano. Después, se pasará a través del recto al interior del colon. En algunos casos te podrán  inyectar líquido debajo del pólipo o utilizar colorante para marcarlo y facilitar su extracción. El médico procederá a  pasar un lazo (asa de alambre) a través del colonoscopio y utilizarlo para cortar el pólipo con cauterización. Los pólipos que se extraigan serán enviados a biopsia para examinarse. Tu médico podrá tomar imágenes (fotos y video) del interior del colon. Cuando se concluya el procedimiento quirúrgico o resección endoscópica, el endoscopio se retirará lentamente. El procedimiento dura entre 30 y 60 minutos

¿Qué pasa después de una polipectomía? 

Es habitual que después de la intervención tengas sensación leve de gases y pequeños cólicos, pero estos tienen que desaparecer enseguida. Normalmente puedes  retomar tu dieta habitual inmediatamente, pero el resto de la actividad normal  puede verse  afectada durante el mismo día de la exploración. Por lo tanto, es necesario que vengas con un acompañante, ya que la medicación administrada puede alterar tus reflejos y capacidad sensorial.

Durante el resto del día debes evitar la conducción de vehículos o la toma de decisiones importantes. Te sugerimos que después de la colonoscopia  tomes el resto del día para descansar.

¿Existen riesgos en el procedimiento de la polipectomía?  

La eliminación de pólipos (o polipectomía) durante la colonoscopia es un procedimiento ambulatorio de rutina. Las complicaciones posibles, aunque poco comunes, incluyen sangrado del sitio de la polipectomía y perforación (un orificio o desgarro) del colon. El sangrado del sitio de la polipectomía puede ser inmediato o tardar varios días, la hemorragia persistente casi siempre se puede detener con un tratamiento durante la colonoscopia. En raras ocasiones se producen perforaciones que pueden requerir cirugía para su reparación.

RECOMENDACIONES IMPORTANTES:

No tomes aspirina, ni ningún otro medicamento antiinflamatorio o anticoagulante. En caso de requerir tomar anticoagulantes, consulta con el médico cuándo puedes retomar la medicación.

Si en los dos días siguientes, si presentas sangrado abundante, paso de coágulos o dolor abdominal, debes llamar  inmediatamente al médico.

Artículos Relacionados

4 Comentarios

Rosa Lliguin procel 8 septiembre, 2018 - 7:33 AM

A mi sobrino le diagnosticaron polipos en la vesícula
Son de altto riesgo?

Cual sería el tratamiento ?
En caso de cirugía
Sería ambulatoria?
El tiene 36 años
Gracias por su respuesta

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 17 septiembre, 2018 - 10:53 AM

Saludos Rosa. Como es un a persona joven requiere seguimiento y conviene extraer la vesícula

Responde
Javiera Gonzalez 4 julio, 2019 - 4:16 PM

Saludos.
¿Qué alimentos son recomendados cuando se tiene pólipo en el hígado?

Gracias

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 9 julio, 2019 - 11:50 AM

saludos Javiera. para poder hacerte cualquier recomendación. También realizo consultas Online para mayor información escríbeme al correo
lizarzabalgastroca@hotmail.com o comunícate a los siguientes números +58 4146470213 / +58 2617913437
gracias por escribir

Responde

Deja un comentario