alimentacion-intestino-cerebro

Lo que comemos afecta la conexión intestino/cerebro

Digestivo/Endoscopia

23 de octubre de 2018

Por:

Cualquier emoción que sientas, bien sea una gran alegría o quizás una ola de ansiedad o miedo, te apuesto que la sientes venir de tu estomago, ¿verdad? Estas sensaciones que emanan de tu estomago sugieren que tu cerebro y tu intestino están conectados. Además, estudios recientes muestran que el cerebro afecta tu salud intestinal y que a su vez el intestino puede incluso afectar la salud del cerebro. El sistema de comunicación entre el intestino y el cerebro se llama el eje del intestino-cerebro. En este nuevo artículo de Hígado Sano, exploraremos el eje del intestino y explicaremos como la alimentación afecta este eje. Todo lo que consumimos, pasa por los intestinos y afecta al microbioma y de ello depende una buena salud, tanto para tu cerebro como para tu salud en general.

El nervio vago y el sistema nervioso

Las neuronas son células que se encuentran en el cerebro y el sistema nervioso central que le dicen a tu cuerpo cómo debes comportarte. Hay aproximadamente 100 mil millones de neuronas en tu cerebro. A su vez, curiosamente, tu intestino contiene 500 millones de neuronas, que están conectadas a tu cerebro a través de los nervios de su sistema nervioso. El nervio vago es uno de los nervios más grandes que conectan a tu intestino y cerebro. Envía señales en ambas direcciones. La evidencia científica ha demostrado que las personas con síndrome de intestino irritable (SII) o enfermedad de Crohn tenían un tono vagal reducido, lo que indica una función reducida del nervio vago. Los estudios a su vez han resaltado que el consumo de probióticos reduce la cantidad de la hormona del estrés. Esto sugiere que el nervio vago es importante en el eje del intestino y el cerebro y su papel en el estrés.

Neurotransmisores

Tu intestino y tu cerebro también están conectados a través de sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Los neurotransmisores producidos en el cerebro controlan los sentimientos y las emociones. Por ejemplo, el neurotransmisor serotonina contribuye a los sentimientos de felicidad y también ayuda a controlar el reloj de tu cuerpo. Curiosamente, muchos de estos neurotransmisores también son producidos por las células intestinales y los trillones de microbios que viven allí. Una gran proporción de serotonina se produce en el intestino. Los microbios intestinales también producen un neurotransmisor llamado ácido gamma-aminobutírico (GABA), que ayuda a controlar los sentimientos de miedo y ansiedad.

Los microbios intestinales producen otros productos químicos que afectan el cerebro: Los trillones de microbios que viven en su intestino también producen otros químicos que afectan el funcionamiento de su cerebro. Los microbios intestinales producen muchos ácidos grasos de cadena corta (AGCC) como butirato, propionato y acetato .Ellos hacen producen estos ácidos al digerir la fibra. Los AGCC afecta la función cerebral de varias maneras, como la reducción del apetito. Un estudio encontró que consumir propionato puede reducir la ingesta de alimentos y reducir la actividad en el cerebro relacionada con la recompensa de los alimentos de alta energía. Otro AGCC, butirato y los microbios que lo producen también son importantes para formar la barrera entre el cerebro y la sangre, que se denomina barrera hematoencefálica. Los microbios intestinales también metabolizan los ácidos biliares y aminoácidos para producir otras sustancias químicas que afectan el cerebro, los ácidos biliares son sustancias químicas producidas por el hígado que normalmente están involucradas en la absorción de las grasas de la dieta. Sin embargo, también pueden afectar el cerebro.

Los microbios intestinales afectan la inflamación

Tu eje del intestino-cerebro también está conectado a través del sistema inmune. Los microbios intestinales y del intestino juegan un papel importante en su sistema inmune y la inflamación al controlar lo que se pasa al cuerpo y lo que se excreta. Si tu sistema inmune se altera durante demasiado tiempo, puede provocar inflamación, que está asociada con una serie de trastornos cerebrales como la depresión y la enfermedad de Alzheimer. El lipopolisacárido es una toxina inflamatoria producida por ciertas bacterias. Puede causar inflamación si pasa demasiado del intestino a la sangre. Esto puede suceder cuando la barrera intestinal se pierde, lo que permite que las bacterias y los lipopolisacárido pasen a la sangre. La inflamación y los altos niveles de lipopolisacárido en la sangre se han asociado con una serie de trastornos cerebrales que incluyen depresión severa, demencia y esquizofrenia.

¿Qué alimentos ayudan al eje intestino/cerebro?

Algunos grupos de alimentos son específicamente beneficiosos para el eje del intestino-cerebro. Estos son algunos de los más importantes:

  • Grasas omega-3.
  • Probióticos
  • Alimentos fermentados (yogur, Kefir, chocrut)
  • Alimentos ricos en fibra (para pacientes con constipación o estreñimiento)
  • Alimentos ricos en polifenoles(frutas y verduras de color rojo morado, lentejas)
  • Alimentos ricos en triptófano (huevos, pescados azules, pavo, pollo, aguacate, platano, banana, piña, zanahoria, apio, remolacha, entre otros)

El eje del intestino-cerebro se refiere a las conexiones físicas y químicas entre tu intestino y el cerebro. Al alterar los tipos de bacterias en su intestino, por medio de una alimentación saludable, donde incluyas probióticos y alimentos ricos en fibra, alimentos fermentados y ricos en omega 3 es posible mejorar la salud de tu cerebro y lo que puede beneficiar el eje del intestino.

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27231050
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1760754/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3845678/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22968153
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4362231/

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *

Contenido Relacionado

Alimentos ultraprocesados y su impacto en la salud

Pizzas, ¡mmmm! Hamburguesas con doble queso y tocineta, ¡rico! ¿Y de postre? ¿Qué tal un pastel de chocolate y crema? ¿A quién no le gusta la

Una buena alimentación beneficia la conexión de nuestros 3 cerebros

Nuestras emociones que antes creíamos que las sentíamos solo en el corazón como siempre nos lo habían hecho creer las historias de amor y la

Trasplantes de microbiota fecal ayudan a tratar enfermedades intestinales

Trasplante de materia fecal y colitis ulcerosa El trasplante de microbiota fecal o trasplante de excremento se usa para tratar una serie de

Dolor de espalda y estreñimiento

Dolor de espalda y estreñimiento, ¿tienen relación? Si eres de las personas que solo tiene menos de 3 deposiciones a la semana o tienes problemas

Claves para tener una buena salud digestiva

Lograr que las personas sanen por sí mismas, alcancen ser felices y saludables comienza por entender la verdadera importancia de una buena salud

¿Cuánto tiempo se puede estar sin evacuar?

Uno de los signos más notable que confirma que tu sistema digestivo es saludable, es ir al baño a evacuar regularmente. Lo cual es importante, ya

Conoce lo que puede pasar si consumes probióticos

Efectos secundarios más comunes de los probióticos y cómo reducirlos Los numerosos beneficios para la salud de consumir alimentos y suplementos

Los probióticos y su conexión con la salud digestiva

Probióticos para una digestión saludable En mis consultas, una de las recomendaciones que suelo hacer cuando hablamos de la dieta que tienen que

Clostridium difficile y dieta: lo que debes saber

¿Qué tiene que ver tu dieta con el Clostridium difficile? Una alimentación saludable tiene un impacto significativo en tu salud. Mi lema es

Beneficios del ejercicio para las personas con problemas intestinales

Para los pacientes que viven con afecciones gastrointestinales como la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, síndrome del Intestino Irritable

¿Qué es la bulimia? Cómo afecta tu salud

Los trastornos de alimentación más comunes en nuestra cultura occidental son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. En este artículo te