Inicio BlogBienestar Los Cambios de Comportamiento pueden deberse a las Bacterias de tu Intestino

Los Cambios de Comportamiento pueden deberse a las Bacterias de tu Intestino

Las bacterias intestinales afectan los intestinos y el cerebro en pacientes con Síndrome de Intestino Irritable (SII)

La enfermedad llamada síndrome de intestino irritable conocida por sus siglas (SII), es uno de los problemas intestinales más comunes a nivel mundial (afecta aproximadamente al 11 % de la población, y afecta a más mujeres que a hombres), pero aún así, hoy en día se desconoce que es lo que lo causa.

SII es un trastorno que afecta todo el tracto gastrointestinal pero fundamentalmente al intestino grueso, y los que lo padecen sufren de dolor abdominal acompañado de cambios de los hábitos intestinales como diarrea y estreñimiento, que a menudo se acompañan de distensión abdominal y sensación de inflamación, “gases”, ansiedad crónica o depresión. Los tratamientos existentes para este síndrome, solo se enfocan en aliviar los síntomas, pero no en la cura de la enfermedad.

Una nueva investigación que encontró una conexión entre las bacterias intestinales y el comportamiento en pacientes con SII, podría abrir puertas a  nuevos tratamientos.

El estudio fue realizado en la Universidad McMaster, en Hamilton, Ontario, Canadá, y descubrieron  que las bacterias en el intestino tienen impacto tanto en síntomas intestinales como en el comportamiento (hábitos de conducta) de los pacientes que sufren de síndrome del intestino irritable (SII), un hallazgo que podría conducir a nuevos tratamientos dirigidos a la microbiota. El nuevo estudio, publicado en ‘Science Translational Medicine’, en Marzo de 2017, en colaboración con investigadores de la Universidad de Waterloo, en Canadá.

En el estudio se hicieron pruebas con heces (microbiota fecal) de pacientes con el síndrome de intestino irritable (SII), los cuales sufrían de diarrea y de ansiedad, dichas heces  se trasplantaron a ratones receptores sanos y libres de gérmenes para ver si tenían la capacidad de influir en su función intestinal y cerebral.

En los resultados se noto como los ratones trasplantados pasaron a desarrollar cambios tanto en la función intestinal como en los comportamientos similares a los pacientes con SII que donaron heces. Los científicos notaron  que los aspectos de la enfermedad que resultaron afectados por los trasplantes fecales incluyeron el tránsito gastrointestinal (el tiempo que lleva que el alimento salga del estómago y viaje a través del intestino hasta el recto); disfunción de la barrera intestinal; inflamación de bajo grado y comportamiento de ansiedad.

La importancia de esta investigación nos lleva entonces a evidenciar que los cambios en la microbiota impactan tanto en respuestas del intestino como en las del comportamiento humano. Los resultados de este estudio proporcionan una base para el desarrollo de terapias dirigidas a la microbiota intestinal y para encontrar biomarcadores para el diagnóstico de SII. Uno de los tratamientos planteados sería una dieta rica en alimentos prebióticos, los cuales se sabe que son beneficiosos tanto para los síntomas intestinales, como para las manifestaciones de comportamientos ansiosos que desarrollan los pacientes  con SII.

Por otra parte, otra conclusión  importante de este estudio, fue la clara demostración de cómo la microbiota intestinal puede influir en el cerebro, lo que quiere decir que la microbiota en sí, desempeña algún papel en los trastornos cerebrales que van desde el estado de ánimo o la ansiedad, depresión, a otros problemas que como autismo, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple. Sin embargo, se requieren más trabajos y en humanos, para definir mejor la relación en estas enfermedades.

Artículos Relacionados

Deja un comentario