Inicio BlogRumbea Sano Los países que más beben en Latinoamérica

Los países que más beben en Latinoamérica

Por Dra. Maribel Lizarzábal García

Esto que muchos de Uds. podría considerar un asunto cultural o meramente anecdótico, (cuando decimos de manera coloquial y en broma que a los latinos nos gusta la caña) en realidad está punto de convertirse en un problema de salud pública para esta región del planeta. Al menos así lo ve la Organización Mundial de la Salud (OMS), quienes elaboraron su primer informe especializado sobre consumo de alcohol de la región y mostraron estos alarmantes datos:

En América Latina y el Caribe, por persona anualmente se consume una media de 8.4 litros de alcohol puro. Ya cada quién valorará con su hígado si esta cifra está muy elevada para sus estándares, lo cierto es que la media latinoamericana está 2.2 litros por encima del promedio mundial.

LOS PAÍSES QUE MÁS BEBEN

Según los datos de la OMS, los países que más beben en la región son los siguientes:

  • Chile: es el que más, con un consumo anual per cápita de 9,6 litros de alcohol puro.
  • Argentina: 9,3 litros per cápita.
  • Venezuela: 8,9 litros de alcohol per cápita.

Después de los tres primeros, se encuentran los siguientes: Paraguay (8,8 litros), Brasil (8,7), Perú (8,1), Panamá (8), Uruguay (7,6), Ecuador (7,2), México (7,2), República Dominicana (6,9), Colombia (6,2), Bolivia (5,9), Costa Rica (5,4), Cuba (5,2), Nicaragua (5), Honduras (4), Guatemala (3,8) y El Salvador (3,2).

¿A QUÉ SE DEBE ESTE CAMBIO DE TENDENCIA EN EL CONSUMO DE ALCOHOL EN LATINOAMERICA? El desarrollo económico y nuevos valores importados de la globalización están haciendo que el consumo excesivo y abrupto sea una tendencia

El Crecimiento de la industria de productos alcohólicos: El alcohol llega a todas partes, se han mejorado las cadenas de distribución, hay más establecimientos y oferta y tampoco hay que desestimar  la presión que la industria sabe ejercer sobre los gobiernos para que los precios del alcohol estén bajos y que no haya regulaciones.

Dentro de la industria, la cerveza es la bebida alcohólica más popular, al representar el 55% del total del alcohol consumido. Después licores (como vodka o whisky) con más de un 30% y casi un 12% el vino. Estos datos de la OMS, realmente son preocupantes. Las consecuencias del abuso de alcohol, son innumerables, y se las hemos venido mostrando en nuestros post día a día.

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO EXCESIVO DE ALCOHOL. La primera consecuencia clara se mide en vidas humanas: El consumo de alcohol contribuyó a la muerte de alrededor de 300.000 personas en 2012, según sus cifras. Y más de 80.000 no habrían fallecido si el efecto de las bebidas alcohólicas no hubiera estado presente en sus vidas.

Según la OMS, el consumo de alcohol contribuye con más de 200 enfermedades y lesiones, incluyendo la cirrosis hepática y algunos tipos de cáncer. También hace que las personas sean más susceptibles y menos adherentes al tratamiento de enfermedades infecciosas como el VIH y la tuberculosis, y es, además, el principal factor de riesgo de muerte en adolescentes. Lo más alarmante de estos datos, es que la situación empeora año a año, a la luz de las cifras.

Los bebedores masculinos que se dejan llevar por consumos episódicos fuertes (cuatro o cinco bebidas en al menos una ocasión en 30 días) pasaron de ser apenas un 18% a casi el 30% entre 2005 y 2010.

Y en las mujeres el incremento no es menos preocupante: el porcentaje pasó de un 4,6% al 13%.

En toda Latinoamérica e islas del Caribe , uno de cada cinco bebedores (22%) practica episodios de consumo alcohólico excesivo, un porcentaje superior al promedio global, situado en un 16%.

Un último dato ofrece también una pista sobre un problema de alcoholismo agudo en las América Latina y el Caribe: sólo un 10% de los bebedores ingiere, en promedio, más del 40% del total de alcohol consumido en la región. En 2010, alrededor de 14.000 jóvenes de menos de 19 años murieron en la región por motivos atribuidos al alcohol.

Y es que las consecuencias van más allá de la propia salud del consumidor de alcohol. El alcohol no afecta sólo a quien bebe. Aumentan los episodios de violencia, también los accidentes de tráfico, baja la productividad de los países por culpa no sólo de ausencias al trabajo sino por lo que se conoce como ‘depresentismo’, es decir, personas que acuden a su puesto de trabajo sin fuerzas».

¿Qué medidas habría que tomar para que estas cifras no sigan aumentando?

Los gobiernos deberían tomar acciones, lanzar como una ametralladora una batería de medidas: subir los impuestos al alcohol para encarecerlo, limitar horarios y días de venta en los establecimientos, subir la edad legal mínima para consumir, reducir o prohibir su publicidad (70% de países no tienen reglamento sobre ello), etc.

También hace hincapié en las leyes de tráfico. Y es que solo cinco países de la región (Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Uruguay) han fijado el límite legal recomendado de menos de 0,04 g/dl para la concentración de alcohol en la sangre.

Artículos Relacionados

Deja un comentario