Inicio BlogHígado sano El maravilloso poder de las alcachofas para mejorar la salud de tu hígado

El maravilloso poder de las alcachofas para mejorar la salud de tu hígado

0 Comentario

Además de ser muy ricas, las  alcachofas contienen una amplia gama de nutrientes y beneficios para la salud.  Las alcachofas se han utilizado durante miles de años por civilizaciones mediterráneas, como los romanos, griegos y egipcios. Uno de sus más notables beneficios, es su capacidad para limpiar el hígado y purificar la sangre.

Muchos estudios científicos han atribuido a las alcachofas,  propiedades de limpieza en el hígado, debido a  dos fitonutrientes: cinarina y silimarina.

  • La Cinarina es un compuesto antioxidante que ayuda al hígado en la producción de bilis. La bilis es importante para la digestión de las grasas, así como para el lavado de las toxinas del cuerpo.
  • La silimarina es un flavonoide que ayuda en la protección de las células del hígado y las membranas celulares, tiene efecto antiinflamatorio.
  • Ambos de estos compuestos ayudan a regenerar las células del hígado.

¿Por qué debes incluir a las alcachofas en tu dieta?

Además de purificar el hígado, las alcachofas nos brindan todos estos beneficios:

  • Protege al hígado contra la hepatotoxicidad (toxicidad del higado), y los efectos perjudiciales del alcohol, alimentos procesados y otros contaminantes.Esto no quiere decir que el beneficio del consumo de alcachofas significa, que tú podrías comer toda la comida chatarra que quieras o ingerir todo el alcohol que quieras si te comes un kilo de alcachofas ¡NO! Sin embargo, si has vivido un estilo de vida no muy saludable  y quieres comenzar hoy acuidarte, consumir unas alcachofas  pueden ser una parte importante de un plan de desintoxicación del hígado.
  • Las alcachofas también son extraordinarias para desintoxicar la vesícula biliar y la vejiga y se han utilizado para este propósito durante generaciones en diversas culturas.
  • Contienen propiedades diuréticas naturales, ayudan en la digestión debido al alto contenido de fibra, y pueden ayudar a bajar los niveles de colesterol “malo” o  LDL en la sangre, por lo que representa un alimento  saludable para el corazón.
  • Aparte de cinarina y silimarina, otros antioxidantes que se encuentran en las alcachofas incluyen beta caroteno, la quercetina, la luteína, la rutina y ácido gálico.Esta combinación ayuda a combatir la inflamación y proteger contra una amplia gama de enfermedades crónicas. Como por ejemplo las personas que sufren de síndrome de intestino irritable, reducen los gases intestinales, las nauseas y el vomito.
  • Las alcachofas se usan para estimular el flujo de bilis desde el hígado, y esto se cree que ayuda a reducir los síntomas de ardor de estómago y producidos por el alcohol “resaca.” retención de líquidos (edemas), artritis e infecciones de la vejiga.
  • Las alcachofas también contienen calcio, fibra, hierro, magnesio, fósforo, potasio, vitaminas B, vitamina C y vitamina K, por nombrar sólo unos pocos de sus nutrientes.Debido a su rico contenido nutritivo y antioxidante, las alcachofas pueden proteger el cerebro, los ojos y la salud de los huesos, también. Algunas investigaciones han encontrado que los compuestos en alcachofas pueden tener cierto potencial anticancerígeno potente.

¿Qué esperas entonces para incluirlas  en tu dieta?

Cuando vayas a tu supermercado de confianza y decides que quieres añadir alcachofas en tu dieta, asegúrate de seleccionar las que tengan un aspecto fresco y verde, sin manchas marrones o las hojas marchitas. Junto con los corazones,  la parte inferior de las hojas también es rica en nutrientes.

¿Cómo debes  comerlas?

Si nunca has probado una alcachofa, es posible que no sepas cocinarla ni mucho menos comerla. El procedimiento no es intuitivo, no basta con meter las hojas en la boca y masticar, ya que las fibras duras y las puntas afiladas de las hojas podrían causar estragos en tu sistema digestivo. Sin embargo, cuando se comen correctamente, las alcachofas puede ser una adición deliciosa, saludable y poco usual para cualquier comida.

Las alcachofas después de quitarle las puntas a sus hojas (que son filosas y te podrían romper el interior de la boca), debes hervirlas con agua y sal o también cocinarlas al vapor durante  alrededor de 20 a 45 minutos dependiendo de su tamaño o que cocines varias a la vez, también se pueden comer asadas.Debes extraer la hojas y retirar cuidadosamente la seccion de filamentos adherida al corazon de la alcachofa.

Después de cocinarlas, se pueden comer solas, o con tu aderezo favorito, también en ensaladas, las  alcachofas son un rico acompañante de tus comidas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario