Inicio BlogHígado graso Me hicieron un ecograma abdominal y tengo hígado graso

Me hicieron un ecograma abdominal y tengo hígado graso

Por Dra. Alicia Yanes
2 Comentarios

El ultrasonido o ecograma, es una prueba de diagnóstico por imágenes totalmente indolora para el paciente. El equipo de ultrasonido crea imágenes que permiten examinar varios órganos en el cuerpo. A diferencia de los Rayos X, en este examen no se presenta ninguna radiación ionizante.

Muchas veces el ecograma sirve para detectar cualquier alteración en el organismo de forma incidental, es decir, sin haberse presentado en el cuerpo malestar alguno. Es por esto, que para los profesionales de la salud el ultrasonido es considerado un método de pesquisa que permite investigar la zona de interés (abdomen, mamas, tiroides, etc) y descubrir cualquier anomalía presente.

En el caso de pacientes con pruebas de función hepática repetidamente alterada o con sospechas clínicas de enfermedad de origen hepático, el ultrasonido abdominal superior, es usualmente la primera modalidad de imágenes empleada en pacientes porque permite, además, excluir otras enfermedades que afectan el hígado, bazo y vias biliares.

Uno de los estudios por ultrasonido más solicitados por los doctores a sus pacientes es el ecograma abdominal superior, y un alto porcentaje de resultados, entre los diagnósticos, revela Esteatosis hepática, esto es una patología comúnmente conocida como “Hígado graso”.

Hígado graso

La Esteatosis hepática o Hígado graso es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa dentro de las células de este órgano, denominadas hepatocitos. La grasa acumulada puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en un daño crónico para el hígado (cirrosis hepática).

El consumo de alcohol es una causa muy importante de hígado graso, y es un factor que siempre debe considerarse ante un paciente con Hígado graso. Otras causas secundarias pueden incluir obesidad, Diabetes Mellitus, aumento de colesterol o triglicéridos, embarazo, ayuno, drogas, hepatitis severa, cirugía de bypass gastrointestinal, entre otras.

La obesidad, además de ser un factor común de riesgo para diversas afecciones, como la diabetes mellitus tipo 2 y la enfermedad cardiovascular, es la causa principal del hígado graso no alcohólico, la enfermedad hepática más frecuente en los países desarrollados.

El Hígado graso frecuentemente no manifiesta síntomas, suele ser descubierto a raíz de un ecograma abdominal que muestra el hígado más brillante. Otra forma de sospechar el diagnóstico es a través del hallazgo de elevación de las transaminasas (aminotransferasas) en un examen de sangre rutinario, luego estos pacientes son derivados a la realización de un ecograma o ultrasonido abdominal.

El reporte de los grados de severidad del hígado graso por ultrasonido son: leve, moderado o severo
En caso de ser necesario se podrá realizar un ecograma abdominal doppler para evaluar el sistema vascular esplenoportal (vena esplénica y porta) y determinar, si la enfermedad grasa del hígado, a avanzado a estadíos más severos y complicados como fibrosis o cirrosis, expresada con la aparición de signos ecográficos indirectos, de aumento de la presión portal.

Si tienes hígado graso en grado severo, conviene complementar el ecograma abdominal superior, con un estudio doppler esplenoportal.

Artículos Relacionados

2 Comentarios

Natalia 12 junio, 2018 - 12:51 PM

Hola doctora. Quiere decir lo mismo hígado graso y hígado inflamado?

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 14 junio, 2018 - 11:52 AM

Saludos Querida Natalia. No hay muchas causas de inflamación del hígado distintas al hígado graso. también se puede inflamar por virus, alcohol, medicamentos, entre otras

Responde

Deja un comentario