Ser Feliz y Ser Saludable es tu decisión ¡Comienza Hoy!

¿Nuestra personalidad cambia cuando bebemos?

Dicen por allí que el abuso del alcohol en celebraciones y ocasiones especiales hace que te sientas desinhibido, a algunos les da por volverse el payaso de la fiesta, o el mas amoroso y fastidioso, a otros les da por cantar o llorar, o peor, hay de aquellos que les da por formar trifulcas, discutir y molestar a todo el mundo volviéndose un ser despreciable y antipático que lo que provoca es sacarles el cuerpo. ¿Con cuál de ellos te sientes identificado?
Pues resulta que si estas usando el alcohol para justificar estos comportamientos, tengo que informarte que el alcohol no es excusa para que armes trifulca o te creas muy gracioso. La mayoría de nosotros estamos convencidos que el alcohol cambia nuestra personalidad. Pero un nuevo estudio nos demuestra que no existe ningún tipo de borrachera que cambie tu personalidad. El estado etílico tan solo es una versión más extrovertida de ti mismo.
Esta afirmación fue la conclusión de una investigación de la Universidad de Missouri (EE.UU), cuya autora del estudio es la científica psicológica Rachel Winograd y la cual fue publicada en la revista Clinical Psychological Science, en marzo del 2017, que analizó el comportamiento de varios ebrios a los ojos de algunos sobrios, se dispusieron a examinar hasta qué punto el consumo de alcohol altera nuestra personalidad. El nuevo estudio, sugiere que beber no cambia nuestro comportamiento tan dramáticamente como pensamos.
El estudio se realizó con 156 voluntarios dispuestos a emborracharse con fines científicos en un laboratorio que se convirtió en un bar donde se servía vodka con Sprite. El objetivo era determinar hasta qué punto era cierto que la embriaguez podría producir una alteración de la personalidad y también para entender la discrepancia entre cómo nos vemos y cómo nos ven los demás tras ingerir alcohol.
Para la investigación los voluntarios tuvieron que seguir una serie de pasos. Antes de comenzar a beber, los participantes llenaron un test de personalidad y mientras se emborrachaban tenían que jugar a varios juegos relacionados con la competitividad, la unión y la impulsividad.
Después de beber alcohol, los voluntarios habían considerado que su actitud había cambiado mucho frente al resto y alegaron que se sintieron menos responsables y abiertos a nuevas sensaciones. Sin embargo, los observadores determinaron que el único cambio aparente era que los participantes se volvieron más extrovertidos: más comunicativos y activos e insistentes en las discusiones. Es decir, mientras que los que estaban borrachos pensaron que su mundo había cambiado, los sobrios que los observaban no se percataron de ningún cambio drástico.
El próximo paso será llevar el estudio a un bar real, a una fiesta o a una casa, para comprobar si la atmósfera de un laboratorio pudo haberles afectado en su comportamiento.
Así que podemos concluir que, si crees que te vuelves mas amoroso, gracioso, fastidioso, hablador, insufrible, o te gustar armar peleas y discusiones cuando abusas del alcohol, pues te informo que no, no es culpa del alcohol, tu simplemente eres así!
No utilices el alcohol para justificar actos o acciones fuera de lugar, pues ahora existen pruebas científicas que desmienten los mitos populares sobre el alcohol y el comportamiento humano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario