Por qué la gente en “Zonas Azules” vive más que el resto del mundo

Envejecimiento

17 de junio de 2019

Por:

La evidencia científica ha demostrado en numerosos estudios que la genética y adoptar un estilo de vida saludable tienen un impacto positivo en  la duración de tu vida y la susceptibilidad a las enfermedades crónicas que van apareciendo con la vejez. Existen en el mundo algunas regiones geográficas que en un término “no científico” se les han llamado “las zonas azules” donde se sabe que albergan a algunas de las personas más antiguas del mundo (personas tienen tasas bajas de enfermedades crónicas y viven más tiempo que en cualquier otro lugar).

El término “zona azul” fue utilizado por primera vez por el autor Dan Buettner, quien estaba estudiando áreas del mundo en las que las personas viven vidas excepcionalmente largas. Este artículo describe las características comunes del estilo de vida de las personas en las zonas azules, incluido el motivo por el que viven más tiempo. Se llaman “zonas azules” porque cuando Buettner y sus colegas estaban buscando estas áreas, dibujaron círculos azules a su alrededor en un mapa. En su libro llamado Las Zonas Azules , Buettner describió cinco Zonas Azules conocidas las cuales son: Icaria (Grecia), Ogliastra, Cerdeña (Italia), Okinawa (Japón), Península de Nicoya (Costa Rica) y Los adventistas del séptimo día en Loma Linda, California (EE. UU.).  Aunque estas son las únicas áreas discutidas en el libro de Buettner, puede haber áreas no identificadas en el mundo que también podrían ser Zonas Azules. Varios estudios han encontrado que estas áreas contienen tasas extremadamente altas de nonagenarios y centenarios, que son personas que viven más de 90 y 100, respectivamente. Curiosamente, la genética probablemente solo representa el 20-30 % de la longevidad. Por lo tanto, las influencias ambientales, incluida la dieta y el estilo de vida, desempeñan un papel muy importante en la determinación de su vida útil

A continuación, te informaremos  algunos de los factores de la dieta y el estilo de vida que son comunes a las personas que viven en las zonas azules:

Las personas que viven en zonas azules comen una dieta llena de alimentos de plantas enteras

Es muy común que los habitantes de las zonas azules, principalmente, comen una dieta basada en plantas en un 95 %. Aunque la mayoría de los grupos no son vegetarianos estrictos, solo tienden a comer carne unas cinco veces al mes. Varios estudios, han demostrado que evitar la carne puede reducir significativamente el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, cáncer y otras causas diferentes. En cambio, las dietas en las zonas azules son típicamente ricas en lo siguiente:

  • Verduras:son una gran fuente de fibra y muchas vitaminas y minerales diferentes,
  • Legumbres incluyen frijoles, guisantes, lentejas y garbanzos, y todos son ricos en fibra y proteínas;
  • Granos integrales: son ricos en fibra. Una ingesta elevada de granos enteros puede reducir la presión arterial y se asocia con una reducción del cáncer colorrectal y la muerte por enfermedad cardíaca
  • Nueces:son una gran fuente de fibra, proteínas y grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas. Combinados con una dieta saludable, se asocian con una reducción de la mortalidad e incluso pueden ayudar a revertir el síndrome metabólico.

Ayunan y siguen la regla del 80 % y restricción de calorías

Otros hábitos comunes a las Zonas Azules son una ingesta reducida de calorías y el ayuno. La restricción calórica a largo plazo puede ayudar a la longevidad. Comer menos calorías puede contribuir a prolongar la vida en algunas de las Zonas Azules. Por ejemplo, los estudios en Okinawa sugieren que antes de la década de 1960, tenían un déficit de calorías, lo que significa que estaban consumiendo menos calorías de las que requerían, lo que podría contribuir a su longevidad. Además, los habitantes de Okinawa tienden a seguir la regla del 80 %, que denominan “hara hachi bu”. Esto significa que dejan de comer cuando se sienten llenos al 80 %, en lugar del 100 % lleno. Esto les impide comer demasiadas calorías, lo que puede llevar al aumento de peso y enfermedades crónicas. Varios estudios también han demostrado que comer lentamente puede reducir el hambre y aumentar los sentimientos de plenitud, en comparación con comer rápidamente. Esto puede deberse a que las hormonas que lo hacen sentir lleno solo alcanzan sus niveles máximos en la sangre 20 minutos después de comer. Por lo tanto, al comer lentamente y solo hasta que se sienta lleno al 80 % puedes comer menos calorías y sentirte satisfecho por más tiempo.

Consumen alcohol con moderación

Otro factor dietético común a muchas de las zonas azules es el consumo moderado de alcohol .Existe evidencia mixta sobre si el consumo moderado de alcohol reduce el riesgo de muerte. El efecto beneficioso del consumo moderado de alcohol puede depender del tipo de alcohol. El vino tinto puede ser el mejor tipo de alcohol, ya que contiene varios antioxidantes de las uvas. El consumo de una o dos copas de vino tinto al día es particularmente común en las zonas azules de Icaria y Cerdeña. Los antioxidantes ayudan a prevenir el daño al ADN que puede contribuir al envejecimiento. Por lo tanto, los antioxidantes pueden ser importantes para la longevidad Un par de estudios han demostrado que beber cantidades moderadas de vino tinto se asocia con una vida ligeramente más larga

El ejercicio está construido en la vida diaria

Aparte de la dieta, el ejercicio es otro factor extremadamente importante en el envejecimiento. En las Zonas Azules, no hacen ejercicios aeróbicos, si no que construyen en su vida diaria a través de la jardinería, caminar, cocinar y otras tareas diarias. Un estudio de hombres en la Zona Azul de Cerdeña encontró que su vida más larga se asociaba con la cría de animales de granja, que viven en pendientes más pronunciadas en las montañas y que caminan distancias más largas para trabajar. Los beneficios de estas actividades habituales se han mostrado anteriormente en un estudio de más de 13,000 hombres. La cantidad de distancia que caminaron o las historias de escaleras que subieron cada día predijeron cuánto tiempo vivirían Otros estudios han demostrado los beneficios del ejercicio para reducir el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas y muerte en general.

Duermen lo suficiente

Además del ejercicio, el descanso adecuado y una buena noche de sueño también parecen ser muy importantes para llevar una vida larga y saludable. Las personas en Zonas azules duermen lo suficiente y también suelen tomar siestas durante el día. En las Zonas Azules, las personas tienden a no ir a dormir, levantarse o ir a trabajar a horas fijas. Solo duermen tanto como su cuerpo les dice que lo hagan. En ciertas zonas azules, como Icaria y Cerdeña, las siestas durante el día también son comunes.

Otros rasgos y hábitos asociados con la longevidad

Existen otros factores sociales y de estilo de vida son comunes en las Zonas Azules, y pueden contribuir a la longevidad de las personas que viven allí:

  • Ser religioso o espiritual: las zonas azules son típicamente comunidades religiosas. Varios estudios han demostrado que ser religioso se asocia con un menor riesgo de muerte. Esto puede deberse al apoyo social y la reducción de las tasas de depresión.
  • Tener un propósito de vida: la gente en Zonas Azules tiende a tener un propósito de vida, conocido como “ikigai” en Okinawa o “plan de vida” en Nicoya. Esto se asocia con un riesgo reducido de muerte, posiblemente a través del bienestar psicológico.

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15489066

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2889033

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23836264

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *