Inicio BlogHígado graso Probióticos: nuevo tratamiento para hígado graso no alcohólico

Probióticos: nuevo tratamiento para hígado graso no alcohólico

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
5 Comentarios

Tenemos buenas noticias para ti, si padeces de hígado graso y sobrepeso, como sabes, para contrarrestar este padecimiento, necesitas una alimentación especial. Pues bien, ahora puedes agregar probióticos como nuevo tratamiento de dicha enfermedad.

Según nuevas investigaciones se ha descubierto que  son ideales para reducir la lesión hepática a partir de mejorar la flora intestinal. Esto fue publicado en un estudio reciente donde se comprueba esta teoría. La acumulación de grasa en el hígado se denomina esteatosis y constituye el primer estado de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EGHNA), asociada a la obesidad y a la diabetes y que trae como consecuencia mayor riesgo de cirrosis y cáncer de hígado.

¿PERO QUÉ SON LOS PROBIÓTICOS?

Son microbios “buenos” que se pueden ingerir para ayudar a combatir algunas enfermedades y que se utilizan como bacterias ‘beneficiosas”, según indican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Uno de los más conocidos y utilizados es el Lactobacillus acidophilus. En Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) clasifica los probióticos como suplementos alimentarios, por lo que no está regulada su pureza, viabilidad o eficacia.

En la revista  METANÁLISIS se incluyó un informe  que aglutina un total de 9 ensayos clínicos de alta calidad (7 en población adulta y 2 en población infantil), publicados hasta junio de 2016, que valoran la eficacia frente a placebo de diferentes probióticos, tanto en población adulta como pediátrica.

Con relación a la evaluación del riesgo de sesgo, todos los estudios presentaban una calidad alta o muy alta. Los resultados evidenciaron que los probióticos no afectaban al índice de masa corporal, los niveles de glucosa ni los niveles de insulina, aunque sí mejoraba la resistencia a la insulina de forma significativa y con un bajo índice de heterogeneidad en adultos.

Por otro lado se apreciaba mejoría en los niveles de transaminasas, colesterol y triglicéridos. Los resultados de la investigación publicados refieren que con la administración durante 30 días de tres cepas de probióticos (Lactobacillus paracasei CNCM I-4034, Bifidobacterium breve CNCM I-4035 y Lactobacillus rhamnosus CNCM I-4036) en la dieta de un grupo de ensayo, se logró disminuir la acumulación de grasa en el hígado.

¿Qué es el hígado graso no alcohólico ?

El hígado graso no alcohólico es una enfermedad asociada a la obesidad y una de sus principales causas son los malos hábitos de alimentación. Estos hábitos nocivos pueden provocar un aumento de toxinas provenientes de una mala digestión y metabolización de nutrientes. Este proceso puede perjudicar la salud hepática, por ello incorporar probióticos a la dieta puede ser un nuevo tratamiento efectivo para combatir el higado graso.

FLORA INTESTINAL: ¿QUÉ RELACIÓN TIENE CON EL HÍGADO GRASO NO ALCOHÓLICO Y CUALES SON LOS BENEFICIOS DE LOS PROBIÓTICOS?

Al parecer, la micro flora del intestino tendría impacto en el desarrollo de hígado graso. Los microorganismos que habitan en la flora intestinal pueden impactar negativamente sobre el hígado. Los productos de fermentación, como el etanol, amoníaco y acetaldehídos (sustancias obtenidas a partir de la fermentación de diferentes nutrientes), se metabolizan directamente en el intestino.

Por otra parte, las sustancias tóxicas, productos de ciertas bacterias que viven en el intestino, podrían lesionar al hígado. Es decir, que los residuos y sustancias tóxicas provocadas por la metabolización de ciertos nutrientes puede ser la causa de hígado graso no alcohólico.

Ahora que conoces la relación entre intestino e hígado, te comentaré por qué los probióticos pueden ser un nuevo tratamiento natural para combatir el hígado graso.

ACCIÓN DE LOS PROBIÓTICOS SOBRE LA LESIÓN HEPÁTICA

  • Reduce la acción de bacterias patógenas (que producen enfermedades). Al parecer, la incorporación de probióticos a la dieta reduciría el impacto de las bacterias patógenas en el desarrollo de hígado graso no alcohólico.
  • Incrementa la producción de factores antimicrobianos que mejora la flora intestinal. El más importante es el AGCC (Ácidos Grasos de Cadena Corta), producido por el Lactobacillus. Este factor reduce el pH del intestino e inhibe la formación de bacterias nocivas para la salud. Podríamos atribuir a estos AGCC los efectos beneficiosos de la fibra, incluidos el control de peso, un índice glucémico equilibrado o un menor riesgo de contraer ciertas enfermedades como el hígado graso.
  • Mejoran las defensas del intestino. Este mejoramiento disminuye la producción de bacterias y evita que las toxinas perjudiquen el hígado.
  • Disminuye la endotoxemia. Gracias a los probióticos se produce una acción anti inflamatoria que provoca una reducción de las endotoxinas plasmáticas en la sangre, que desencadena el hígado graso.

ALIMENTOS RICOS EN PROBIÓTICOS

  1. Yogur natural, sin frutas, sin azúcar, sin miel y sin cereales.
  2. Kefir, producto de leche de cabra y granos fermentados.
  3. Chucrut, Col u otras hortalizas fermentadas.
  4. Chocolate negro.
  5. Microalgas.
  6. Sopa de Miso.
  7. Pepinos encurtidos.
  8. Tempeh, granos de soja fermentada.

Artículos Relacionados

5 Comentarios

Rafael 23 julio, 2017 - 11:28 PM

Soy Falcemico en un 73% cómo afecta mi hígado y mi actividad sexual

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 17 agosto, 2017 - 7:30 AM

Saludos Rafael, Si te refires a que tienes diagnostico de Anemia falciforme, no debe haber ninguna relación con problema hepático ni actividad sexual si estas bien compensado

Responde
Rafael 23 julio, 2017 - 11:32 PM

Tengo 43 Años De Edad

Responde
Lea 27 diciembre, 2017 - 1:45 AM

Tengo un viruz en mi higado y tengo 26 años peso 81 k. Cual seria la comida adecuada y mi actividad sexual lo puedo realizar aveces me da fiebre

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 19 febrero, 2018 - 10:40 AM

Saludos Lea. Es muy importante determinar que tipo de virus tienes, y la recomendación es reposo y buena alimentación saludable hasta que te recuperes

Responde

Deja un comentario