Inicio BlogAlimentación RFS Productos light: Mitos y realidades

Productos light: Mitos y realidades

Una de las tendencias más intensas que nos ha traído el “marketing” (medios de promoción y publicidad) en estas últimas décadas han sido los productos light. Estos llegaron para quedarse, puedes conseguirlos bajo diferentes nombres como “bajos en azúcar”, “light”, “low fat” o “diet”.

Los productos light son aquellos que comparados con los productos convencionales del mercado, tienen al menos 30% menos de calorías, es decir, es un alimento al que en general se le ha sustituido parte de su azúcar o grasa por ingredientes menos energéticos.

Cuidado con los productos light

En algunos casos, cuando se observan las etiquetas de los productos light, se puede observar que se ha sustituido el azúcar por edulcorantes, pero cuidado porque estos aditivos tienden a generar una sensación de dulzor mucho mayor que el azúcar o la miel, por lo que puede presentarse una adicción similar a la que se produce con productos dulces o la fructosa.

Los edulcorantes activan diferentes patrones en los centros de placer del cerebro que corresponden a respuestas anormales ante sabores dulces, confundiendo la capacidad del organismo para regular las calorías en función del sabor.

Cuando la señal de dulzor ya no sirve para anticipar un aumento de energía, ante otros alimentos dulces y calóricos, las respuestas de quemar de calorías no se activan con tanta intensidad y es más lenta la señal de saciedad: comemos más y durante más tiempo.

Es importante que el etiquetado contenga el contenido de grasas, pero también las calorías por ese contenido, ya que pueden producir un engaño. Algunos alimentos a pesar de decir bajo o 0% grasas, pueden aportar un buen contenido energético.

La sustitución o reducción de las grasas es a partir de los ácidos grasos alternativos como la Olestra u Olean, los cuales no se absorben en el organismo, solo pasan por el sistema digestivo. Es importante tener cuidado de no consumirlos en exceso porque todo lo que el cerebro no reconozca como nutriente y no lo pueda absorber lo almacena como grasa.

Tomar “bebidas dulces” con o sin calorías para tu organismo es lo mismo que comer dulces; sin embargo, no debemos confiar en todo lo que estos alimentos nos prometen, existen muchos mitos y verdades acerca de los productos light.

Mitos y realidades de los productos light

¿Son más sanos?

No necesariamente, pues al tener disminuida la dosis de grasa también pierden dosis de vitaminas. Además, algunos productos light contienen una dosis superior de aditivos.

¿Si son verdes son light?

Lo verde se puso de moda y es común pensar que porque compramos productos verdes, éstos son reducidos en calorías o nutrientes. Tenemos la idea de que no engordan. Hay que leer las etiquetas así sabremos lo que de verdad vamos a consumir.

¿Los productos light me adelgazan?

Algunos de estos alimentos contienen calorías reducidas a los convencionales, pero esto no quiere decir que adelgazan. Bajar de peso es algo que ocurre cuando reducimos el número de calorías ingeridas al día, por medio de una buena alimentación y ejercicio.

El producto light te ayuda a mantener bajo el consumo calórico, respetando las cantidades.

¿Son de libre consumo?

Falso. Cualquier exceso es malo. Además, es importante recordar que los productos light no son libres de calorías en su totalidad, por lo que resulta conveniente consumirlos con moderación.

¿Es lo mismo dietético y light?

¡Un Mito! Son muchas las personas quienes desconocen que dietético y light no son lo mismo. La diferencia principal es que los alimentos light fueron reducidos en algún nutriente. Los dietéticos, en cambio, modifican su composición para satisfacer alguna necesidad específica (por ejemplo: son abundantes en fibras o bajos en azúcar).

¿Las personas diabéticas se benefician con los productos light?

Es cierto, algunos de estos productos son muy útiles y cumplen su función, sobre todo en personas diabéticas o con el nivel de triglicéridos elevado que no puedan ingerir azúcar, pero puede suceder que su capacidad energética sea similar e inclusive superior al equivalente convencional.

Para un correcto uso de los productos light es necesario leer las etiquetas para saber qué porcentaje de reducción calórica poseen con respecto al original, además de saber cuántas calorías son apropiadas por ración.

Mi recomendación médica es que no los consumas en exceso. Puedes compensar tu dieta y consultar a un nutricionista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario