Inicio BlogCáncer Quimioterapia y cáncer de mamas, como afectan al hígado y sistema digestivo

Quimioterapia y cáncer de mamas, como afectan al hígado y sistema digestivo

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Si eres paciente de cáncer de mama, y ya te han hecho alguna mastectomía o lumpectomía, lo más probable es que sigas con un tratamiento de quimioterapia.

¿Qué es la quimioterapia?

La quimioterapia es una medicación agresiva diseñada para destruir las células de rápido crecimiento en el cuerpo. Generalmente se usa para tratar el cáncer, ya que las células cancerosas crecen y se dividen más rápido que otras células. Un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer se conoce como oncólogo medico. Trabajarán contigo para elaborar tu plan de tratamiento. La quimioterapia a menudo se usa en combinación con otras terapias, como la cirugía, la radiación o la terapia hormonal. Esto dependería de: En qué etapa del cáncer de mama te encuentras, como estas de tu salud en general, los tratamientos previos contra el cáncer que has tenido, la localización y diseminación de las células cancerosas.

La quimioterapia es un tratamiento sistémico, lo que significa que afecta a todo el cuerpo. Si bien se ha demostrado que la quimioterapia ataca eficazmente las células cancerosas, puede causar efectos secundarios graves que pueden afectar gravemente tu calidad de vida. Debes evaluar estos efectos secundarios contra el riesgo de no recibir tratamiento cuando decidas si la quimioterapia es adecuada para ti.

La quimioterapia se utiliza principalmente para:

  • Disminuir el número total de células cancerosas en tu cuerpo
  • Reducir la probabilidad de propagación del cáncer
  • Reducir el tamaño del tumor
  • Reducir los síntomas derivados por la presencia del tumor
  • Efectos secundarios de la quimioterapia

La forma en que se manifiestan los efectos secundarios de la quimioterapia para cada persona puede depender de varios factores, como la edad o las condiciones de salud existentes. Pero no importa lo graves que sean, estos efectos son notables y variables para cada individuo. Los medicamentos de quimioterapia pueden afectar cualquier sistema del cuerpo, pero los siguientes son los más susceptibles: el tracto digestivo, los folículos pilosos, la médula ósea, la boca, el hígado y el sistema reproductivo.

Quimioterapia y Sistema digestivo

Algunos de los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia son los problemas digestivos. La boca seca y las ulceraciones bucales que se forman en la lengua, los labios, las encías o la garganta pueden hacer que sea difícil de masticar y tragar. Las ulceritas o llagas en la boca facilitan el sangrado e infección. Incluso puede tener un sabor metálico en la boca o una capa amarilla o blanca en la lengua. La comida puede tener un sabor inusual o desagradable, lo que lleva a la pérdida de peso involuntaria por no comer. La náusea es un síntoma común y puede provocar vómitos. Habla con tu médico acerca de los medicamentos anti nausea para reducir los vómitos durante el tratamiento.

Otros problemas digestivos incluyen diarrea o estreñimiento. También puedes sentir sensación de presión, hinchazón del abdomen y “gases”. Puedes disminuir estos síntomas al evitar la deshidratación al consumir abundante agua durante el día. Los efectos secundarios que afectan al sistema digestivo pueden contribuir a la pérdida de apetito y a sentirse lleno aunque no hayas comido mucho. Como resultado, la pérdida de peso, la debilidad general y la falta de energía son comunes. Es importante seguir un estilo de vida saludable con una alimentación balanceada, dirigida por nutricionista experto en manejo de pacientes con cáncer.

Quimioterapia y daño al hígado

Los químicos usados en la quimioterapia son toxinas y pueden producir daños al hígado. Una de las funciones más importantes del hígado es filtrar las sustancias tóxicas de la sangre. Si llegan más toxinas de las que el hígado puede procesar, se producirán daños en el hígado. El daño en el hígado consiste en inflamación del tejido hepático, puede evolucionar a un problema muy severo. El daño al hígado por medicamentos o drogas, también conocido como hepatotoxicidad, hace que este órgano fundamental funcione inadecuadamente o de forma irregular, al paciente se le elevan las transaminasas y las bilirrubina por lo que se puede pone amarillo.

Más información acerca de la relación entre el cáncer de mama y el hígado la puedes leer en el siguiente link: https://www.higadosano.com/estan-relacionados-cancer-mama-higado/

Vivir con cáncer y lidiar con la quimioterapia puede tener un costo emocional. Puedes sentirte temeroso, estresado o ansioso por tu apariencia y tu salud. Las terapias complementarias como el masaje y la meditación pueden ser una solución útil para la relajación y el alivio. Habla con tu médico si tienes problemas para sobrellevarlo. Es posible que puedan sugerir un grupo local de apoyo para el cáncer donde puedas hablar con otras personas que se estén sometiendo a un tratamiento para el cáncer.

Artículos Relacionados

Deja un comentario