Relaciones sexuales en la tercera edad

Envejecer saludable

9 de julio de 2019

Por:

Cuando la oruga pensaba que todo estaba ya acabado, salió volando una hermosa mariposa. Quiero comenzar este tema tan controversial de la sexualidad en adultos mayores con esta frase que define un poco la actitud con la que debemos abordar uno de los miedos de envejecer. Todos nosotros a lo largo de nuestro ciclo de vida nos enfrentamos a cambios de todo tipo, físicos, mentales y circunstanciales. Cuando hablamos del caso de los cambios que ocurren en relación al deseo sexual en adultos mayores, estamos claros que estos varían con el paso del tiempo, lo que se considera normal, especialmente al entrar en la tercera edad. Algunas personas creen en el estereotipo de que las personas mayores no tienen vida sexual. Pero, de hecho, muchas de ellas permanecen sexualmente activas a lo largo de sus vidas. La intimidad y la conexión siguen siendo importantes o se redimiensionan, sobre todo cuando consideramos que están acompañados de 2 grandes tesoros propios de los que logran llegar a esta maravillosa etapa de la vida: la experiencia y el tiempo para todo, incluso para el disfrute de lo que muchos consideran las las cosas pequeñas de la vida.

El mejor indicador de interés y actividad sexual en los últimos años suele ser la frecuencia de la actividad sexual. Si el sexo es fundamental para el estilo de vida y felicidad a los 30 años, probablemente seguirá siendo importante a los 60 o más años. A lo largo de los años, el “apego” a tu pareja puede ser más importante que la “atracción fisica”. Y puede medir la satisfacción de la relación, más en términos de comunicación, afecto, seguridad y compromiso que del acto sexual en sí mismo. En este interesante artículo te enseñamos cómo el envejecimiento puede afectar tus hábitos sexuales y las claves para disfrutar de una vida sexual segura y satisfactoria con el paso de los años.

¿Por qué cambian el deseo sexual y el comportamiento?

Las causas más comunes del cambio de la actividad sexual para los hombres mayores incluyen:

  • Falta de deseo o desinterés, generalmente como resultado de medicamentos, tambien estrés crónico o exceso de trabajo.
  • Dificultades para mantener una erección.
  • Mala salud en general, tanto fisica como emocional.

Las causas comunes de disminución de la actividad sexual en las mujeres mayores incluyen:

  • Falta de deseo o desinterés, generalmente como resultado de medicamentos o multitareas.
  • Cambios hormonales vinculados a la menopausia. Se considera que si se va la menstruación, se cierra la fabrica, pero lo que se debe contemplar es que se abre un gran parque de diversiones.
  • Pérdida de un compañero.
  • Tendencia a la depresión y ansiedad.

Aunque el interés en la actividad sexual puede continuar hasta edad avanzada, las personas tienden a tener menos relaciones sexuales a medida que envejecen. Algunas enfermedades y discapacidades o limitaciones pueden obligarlo a disminuir la actividad sexual. Esto puede ser desagradable o preocupante para algunas personas, mientras que otras lo logran disfrutar.

¿Cómo puedes mantener una vida sexual satisfactoria?

Usa la creatividad y disfruta con tu pareja: una buena vida sexual implica algo más que el coito. También se trata de intimidad y afecto que incluye comunicación y respeto. Esas son actividades de las que cualquiera puede beneficiarse, incluso si está enfermo o tiene discapacidades físicas, puede participar en actos íntimos de caricias y beneficiarse de la cercanía física. Quita la presión expandiendo tu idea de sexo para incluir más caricias, besos, abrazos y contacto fisico gratificante. Se trata de placer, conexión y disfrute. Tómate tu tiempo, relájate y disfruta de la experiencia del contacto sensual, acariciar y besar.

Mejora tu comunicación: a medida que tu cuerpo y tus sentimientos cambian con la edad, es importante que comuniques tus pensamientos, temores y deseos a tu pareja. Las personas a veces asumen que sus parejas saben lo que les gusta. Pero eso no siempre es cierto. Puedes sentirte tímido, avergonzado o preocupado por herir sus sentimientos. Pero trata de recordar, la comunicación es clave para una vida sexual satisfactoria. Es mejor que seas honesto y abierto con tu pareja. Usar el humor puede ayudar a aliviar la presión.

Es normal que tus deseos y conductas sexuales cambien a medida que envejeces. Pero el sexo y la intimidad física siguen siendo importantes para muchos adultos mayores. Pero los adultos mayores tienen el derecho a ser amados, acariciados, al buen trato, a amar y ser amados. La edad no es un limitante para disfrutar.

Mitos de la sexualidad cuando eres adulto mayor

  1. Con la menopausia de cancela la vida sexual de las mujeres.
  2. Con la disfunción eréctil, termina la vida sexual en los hombres.
  3. Solo en la adolescencia se vive bien la sexualidad.
  4. Todos los adultos mayores tenemos problemas fisiológicos para tener vida sexual.
  5. La sexualidad es solo para la reproducción.
  6. Los estereotipos de belleza limitan la sexualidad.

Recuerda que las medidas 90/60/ 90 no garantizan la felicidad, necesitas cerebro.

Nuestro cuerpo cambia y con ellos cambia tambien nuestra sexualidad. Los cambios son en ocasiones dolorosos, por el simple hecho de no ser aceptados. Comprender que nuestro deseo sexual no desaparece, se transforma y mantener una actitud positiva ante la vida llena de ilusión, pasión y emoción, sobre todo como un propósito de vida, es la clave. “Las ideas matan antes de que el cuerpo muera”.

Si cambiamos la percepción que tenemos de la vida y la vejez, tendremos un mejor futuro. NO cualquiera llega bien, lúcido, activo, con sueños y motivos para seguir vivo, feliz y saludable. La sexualidad a la tercer edad es para dar y sentir afecto, es para sentirme bien y hacer feliz al otro.

Nuestra vejez y la felicidad que podemos experimentar hasta el ultimo día de nuestra vida la tenemos que comenzar a construir HOY, Ahora porque no importa la edad que tengas, mañana estarás más viejo.

Ser Feliz y Ser Saludable es una decisión de vida. ¡Comienza Hoy!

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22891587

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22720825

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *