Respetar tu espacio personal es esencial para vivir feliz y saludable

Bienestar

8 de octubre de 2019

Por:

Alejar la negatividad de tu vida, tiene muchos beneficios tanto para la salud de tu alma como para tu cuerpo. Si me acompañaste a practicar el mes del reto “Cero negatividad” y has mantenido esa actitud positiva ante tu vida, logrando hacer sonreir a todo el que te tropiezas, seguro que tu vida se ha trasformado tanto en lo personal como en todo tu entorno. Cambiar tus hábitos negativos a actitudes positivas es el clave para ser feliz y saludable. Pero, nuestra meta ahora es conservar esos nuevos hábitos que hemos aprendido para aplicarlos el resto de nuestra vida. Y una de las cosas más importantes que aprendí es a respetar “mi espacio/entorno”. Nuestros límites personales no son tan obvios como una valla o un letrero gigante de “no invadir”, desafortunadamente. Son más como burbujas invisibles. A pesar de que los límites personales pueden ser difíciles de navegar, establecerlos y comunicarlos es esencial para nuestra estabilidad emocional, salud, bienestar e incluso para nuestra seguridad.

¿Cuáles son los límites que debemos cuidar y hacer respetar? “El espacio sagrado”, personal, sexualidad, emociones y pensamientos, cosas o posesiones, tiempo y energía, cultura, religión, valores y ética para lograr mantenernos conectados con nuestro entorno, pero respetando nuestra intimidad.

Establecer límites para ti mismo y honrar los límites de los demás no es una ciencia de libro de texto, pero puedes aprender formas de hacerte cargo de tu vida. Ya sea que desees establecer reglas más claras con tu familia o hacer valer tu espacio cuando se trata de extraños. Aquí te damos algunas recomendaciones de cómo hacerlo. La palabra “límite” puede ser un poco engañosa. Te transmite la idea de mantenerte separado. Pero los límites son en realidad puntos de conexión, ya que proporcionan reglas saludables para las relaciones personales, íntimas o profesionales.

  • Los límites mejoran nuestras relaciones y autoestima: los límites protegen las relaciones para que no se vuelvan inseguras. De esa manera, en realidad nos acercan más que a otros y, por lo tanto, son necesarios en cualquier relación. Tener límites te permite convertirte en una prioridad, ya sea en autocuidado, aspiraciones profesionales o en relaciones.
  • Los límites pueden ser flexibles: no dibujes tus límites con tinta permanente. Es bueno pensar en ellos de vez en cuando y reevaluar. Cuando los límites son demasiado rígidos o inflexibles, pueden surgir problemas. No querrás aislarte, pero tampoco debes evitar la cercanía por completo o entregar todo el tiempo a los demás.
  • Los límites nos permiten conservar nuestra energía emocional: tu autoestima e identidad pueden verse afectadas, y crea resentimiento hacia los demás debido a tu incapacidad de defenderte. No es necesario tener los mismos límites o nivel de comodidad para todos. Los límites que nos permiten tener un radio diferente según la situación o la persona también pueden ayudarte a mantener la energía suficiente para cuidarte a tí mismo. Comprender que el hecho de que estés contento de echarle una mano a tu mejor amigo en el día de la mudanza, no significa que también tengas que hacer de tu vida un drama, cuando alguien te envíe un mensaje sobre su último caos emocional.
  • Los límites nos dan espacio para crecer y ser vulnerables: todos tratamos con sentimientos complejos a lo largo de nuestra vida. Al establecer límites y luego romperlos, cuando es el momento adecuado, te muestras vulnerable. Esto podría ser tan simple como hablar abiertamente con amigos y familiares. Cuando mostramos nuestra vulnerabilidad ante alguien, les hacemos saber que pueden abrirse a nosotros en cualquier momento que lo necesiten, que realmente tambien tenemos sensibilidad y problemas, que somos perfectamente imperfectos. Pero la vulnerabilidad y el exceso de espacio son diferentes. La vulnerabilidad compartida acerca a las personas a lo largo del tiempo. Aprender esta diferencia también es una parte crítica de establecer y comunicar límites. El exceso de tiempo ocasional no es un crimen.  Pero si sospechas que lo estás haciendo con regularidad, podrías estar pisoteando los límites de otras personas.
  • Nuestros límites están formados por: nuestro patrimonio o cultura, la región en la que vivimos o de donde venimos, Ya sea que seamos introvertidos, extrovertidos o en algún punto intermedio, nuestras experiencias de vida, nuestra dinámica familiar. Todos venimos de familias de origen únicas. Cada uno de nosotros tiene  diferentes puntos de vista  de las situaciones Y podemos cambiar nuestros propios límites a lo largo de los años a medida que maduramos y nuestra perspectiva cambia. Una norma no puede ser válida para todos y siempre. Más bien, cada persona necesita encontrar ese nivel de comodidad dentro de ellos mismos. Puedes investigar y definir tus límites con la auto-reflexión.
  • ¿Cuáles son tus derechos? Es importante establecer límites para identificar tus derechos humanos básicos, como por ejemplo: tengo derecho a decir no, sin sentirme culpable, Tengo derecho a ser tratado con respeto, tengo derecho a hacer que mis necesidades sean tan importantes como las de los demás, tengo derecho a aceptar mis errores y fracasos, tengo derecho a no cumplir con las expectativas irrazonables de los demás sobre mí. Una vez que identificas tus derechos y elijas creer en ellos, encontrarás que es más fácil cumplirlos. Cuando los honres, dejarás de gastar energía pacificando o complaciendo a otros que los deshonran.
  • ¿Qué te dice tu instinto? tus instintos te pueden ayudar a determinar cuándo alguien está violando tus límites o cuándo necesitas configurar uno. Consulta con tu cuerpo (frecuencia cardíaca, sudoración, opresión en el pecho, el estómago y la garganta) para decirte qué puedes manejar y dónde debes dibujar el límite. Tal vez aprietas los puños cuando tu amiga o familiar  toma prestado tu vestido nuevo, por ejemplo. O aprietas la mandíbula cuando tus familiares te preguntan sobre tu vida personal como, cuando te vas a casar o tener hijos.
  • Aprende a crear tus límites. ¿alguna vez te has sentido fuera de lugar o exhausto por alguien más? Alguien podría haber cruzado tus límites sin saber qué lo hacia. Te damos tips de  cómo dibujar tus líneas con confianza.
  • Ser asertivo: Si alguien establece límites con asertividad, se siente firme, seguro, pero amable con los demás.  Si presionas siendo agresivo, te sientes duro y castigando a los demás. El lenguaje asertivo es claro y no negociable, sin culpar, juzgar, ni amenazar al receptor. Personalizar tus declaraciones como por ejemplo:
  1. Comunicación efectiva: “Me abruma que siempre quieras planificar cada minuto de nuestros fines de semana, yo necesito algo de tiempo para relajarme y ver qué pasa”.
  2. Comunicación ineficaz: Cada vez que llega el fin de semana haces que me sienta agotado/a y no quiero hacer todas las cosas que has planeado. M emantienes cansada.
  • Aprende a decir no: aunque puede ser desalentador decir, “No” es una oración completa. Podríamos dudar en decir que no sin ofrecer más información. Puedes decir que no sin una explicación y sin proporcionar ningún trabajo emocional a la persona a la que se lo estás diciendo. Si alguien te pide tu número o te invita a salir, puedes decir que no. Si un compañero de trabajo te pide que cubras su turno, también puedes decir que no, sin ofrecer ninguna excusa.
  • Salvaguarda tus espacios. también puedes establecer límites para tus cosas, espacios físicos y emocionales, tu tiempo y energía sin necesariamente anunciarlo. La evidencia científica muestra que deberíamos tomarnos tiempo para desconectarnos. Un estudio informa que solo la expectativa de que deberíamos estar disponibles para responder el correo electrónico del trabajo durante periodos de tiempo no laborales, puede disminuir nuestro bienestar y crear conflicto en nuestras relaciones. Así que establece límites para el equilibrio trabajo-vida siempre que puedas. Nuestros espacios tecnológicos también son un área creciente de preocupación por el cruce de fronteras en nuestras sociedades. La tecnología ha allanado rápidamente el camino para una invasión de la privacidad y el control. En una encuesta reciente  más de la mitad de los encuestados informaron que la tecnología de comunicación, se usaba en sus relaciones íntimas como un medio para monitorear o manipular. Como adulto, tienes derecho a proteger tu tecnología y cuentas personales y mantener tus mensajes privados. Comunicar límites con nuevos socios sobre nuestros dispositivos digitales, es un hábito que todos debemos comenzar a desarrollar.
  • Reconoce y honra los límites de los demás: sería útil tener un semáforo para guiarnos en la evaluación de los límites; sin embargo, podemos aprovechar otras formas de ser conscientes y no sobrepasar. Todo se reduce a la comunicación y al ser conscientes del espacio de otras personas.
  • Estar atento a las señales: notar señales sociales es una excelente manera de determinar los límites de otra persona, cuando hablas con alguien y ellos dan un paso atrás cuando das un paso adelante, te están dando información sobre su nivel de comodidad con la cercanía. Posibles pistas que alguien podría querer más espacio: evitando el contacto visual, alejándose o de lado, retrocediendo, respuesta de conversación limitada, asentimiento excesivo o aja, si, ujum, y ok, la voz de repente se vuelve más aguda, gestos nerviosos como reírse, hablar rápido o hablar con las manos, brazos plegables o postura rígida, haciendo una mueca, atiende al lenguaje corporal.
  • Pregunta: Nunca subestimes el poder de preguntar. Puedes preguntar si un abrazo está bien o si puede hacer una pregunta personal.

Los límites están aquí para ayudarnos. Realmente podemos pensar en establecer límites para fortalecer nuestras relaciones con los demás en lugar de construir muros para mantener a las personas alejadas. Pero los límites hacen otra cosa importante para nosotros. Pueden indicarnos un comportamiento que podría ser perjudicial. Piensa en la puerta de entrada de tu casa o apartamento. Si alguien lo rompe, sabes que hay un problema. Si alguien está empujando o violando repetidamente tus límites, escucha tu instinto. Y para evitar ser el que rompe los límites,  pídeles a las personas en tu vida que sean honestos contigo sobre si estás superando algunos límites. Esto puede dar miedo, pero lo más probable es que lo recibamos con aprecio y lo puedas marcar como una persona segura para establecer límites.

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *

Contenido Relacionado

¿Conoces el poder de los alimentos primarios?

Soy la Dra. Maribel y esta vez les quiero presentar el concepto del alimento primario. Me imagino que todos deben estar pensando en este momento

Hígado Sano presenta el libro “Cómo No Envejecer”

“Cómo No Envejecer”,  con prólogo de la Dra. Samar Yorde, establece un amplio recorrido sobre las investigaciones científicas más actualizadas,

Beneficios del amor para la salud

¿Eres de los que se avergüenzan de demostrar cariño?, ¿te da pena abrazar y besar? ¿Eres más del tipo de “beso de aire” que de

Los mitos de la meditación consciente (mindfulness)

Cuando practicamos el mindfulness ejercitamos la atención al momento presente, como si fuera un músculo y así hacemos que los pensamientos que
2019 prepárate voy con todo

Querido año 2019 ¡Prepárate, voy con todo!

Querer tener un fantástico año nuevo, no depende de cumplir esos interminables propósitos que siguen intactos desde hace ya años, sino en
Como manejar la ira de manera saludable

Como manejar la ira de manera saludable

La ira es una de las emociones más poderosas del ser humano. También es una emoción humana muy habitual que debe expresarse de manera saludable

7 Consejos vitales para llegar a viejo lo más joven posible

Muchas personas piensan que como sus padres y abuelos tuvieron una larga vida, tienen mayor esperanza de tener una vida más longeva, pues creen
hábitos que te hacen envejecer

3 hábitos que te hacen envejecer, respaldados por la ciencia

Todos sabemos que envejecer es un hecho inevitable, pero si adoptas hábitos saludables a lo largo de tu vida puedes hacer que tu esperanza de
abrazar es el lenguaje del amor

Abrazar es el lenguaje del corazón

Siempre hemos tenido el impulso de abrazar a alguien cuando estamos emocionados, felices, tristes o tratando de consolarnos. Abrazar, al parecer,
el cerebro y las emociones

Qué parte del cerebro controlan tus emociones

El cerebro es un órgano muy complejo. Controla y coordina todo, desde el movimiento de los dedos hasta el ritmo cardíaco. El cerebro también