Inicio BlogSalud Respuestas y recomendaciones sobre el colesterol

Respuestas y recomendaciones sobre el colesterol

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

¿Sabías que existen dos tipos de colesterol, uno “bueno” (HDL) y el otro “malo” (LDL)?

El objetivo para gozar de una buena salud y tener menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, es que el primero aumente a sus niveles normales y el segundo, disminuya. De esta manera, el cuerpo podrá aprovechar las ventajas de este componente y a la vez, evitar ciertas enfermedades como hipertension arterial, infartos o enfermedades del corazon.

 

¿Qué es el colesterol y que función cumple?

El colesterol es una sustancia cerosa, parecida a la grasa que el cuerpo necesita para ayudar a construir las células; que se lleva a través del torrente sanguíneo y se une a las proteínas llamadas lipoproteínas.

 

¿Qué es el  colesterol bueno?

Tal vez hayas oído hablar de que existen dos tipos de colesterol. En esta oportunidad, hablaremos del “bueno”, llamado por los médicos como HDL, es decir, Lipoproteínas de alta densidad. Las lipoproteínas son las grasas que circulan en la sangre.

El colesterol HDL, a diferencia de lo que se cree, protege a nuestro organismo de diferentes enfermedades cardiovasculares. Los niveles recomendados para una persona adulta son entre 40 y 60 mg/dl. Los niveles de colesterol HDL alto se relacionan a la genética y sobre todo por llevar una vida y una alimentación saludable. Esto significa que no supone un riesgo para la salud, sino todo lo contrario.

Si los niveles de colesterol bueno son bajos no nos sentiremos con energía para cumplir con nuestras actividades cotidianas, lo mismo que puede ocurrir con un déficit en la cantidad de hierro. Las principales causas de colesterol bueno bajo son: el sedentarismo, la dieta desequilibrada, el consumo de productos industriales y grasas trans/saturadas, el alcoholismo, el tabaquismo, la hipertensión, los triglicéridos altos, el sobrepeso u obesidad, la diabetes, el embarazo y los factores hereditarios.

Un nuevo estudio demuestra una vez más como el colesterol “bueno” conformado por lipoproteínas de alta densidad e intermedia pueden ayudar a las personas a disfrutar de  una vida más larga, dicho estudio fue publicado en Clinical Journal de la American Society of Nephrology.

Los hombres que llegan a su 85 cumpleaños tendían a contar con niveles altos de colesterol bueno (HDL), más que a los 60 años, según el nuevo estudio; Los investigadores encontraron que los hombres con la mayor cantidad de (HDL) tienen un 28% menos de probabilidades de morir antes de cumplir 85 años, en comparación con los hombres con niveles más bajos de HDL; este trabajo, se suma a la evidencia de que el (HDL) es importante para tener una larga vida.

 

¿Qué alimentos ayudan a aumentar el colesterol bueno?

Así como el LDL o colesterol malo se incrementa por la comida que ingerimos, lo mismo ocurre con el HDL. ¿De qué manera? Consumiendo los alimentos adecuados. Para aumentar el colesterol bueno, deberías consumir los siguientes alimentos:

– Ácidos grasos Omega 3 y 6

Estos aceites son cuidadores cardíacos por excelencia. A partir de ellos el hígado puede fabricar una sustancias llamadas prostaglandinas con propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras. Es decir, que mejoran la circulación sanguínea y aumentan el colesterol bueno ¿Dónde puedes encontrar estos ácidos grasos? Los consigues en: nueces, semillas de linaza, quinoa, chía, lentejas, garbanzos, granos, judías, aguacate, brócoli, coles y pescados azules (caballa, sardina, salmón y atún).

  • Comer un plato de legumbres dos veces por semana, también al vapor o salteadas con aceite de oliva con poca cocción.
  • En menor cantidad puedes elegir los lácteos descremados o los huevos como fuentes de Omega 3.

Antioxidantes

Entre las bondades principales de estos nutrientes podemos destacar que reducen el colesterol malo y alargan la vida del colesterol bueno. La vitamina C y los flavonoides son antioxidantes, también el licopeno y los betacarotenos. Todos se pueden hallar en las frutas y vegetales.

Artículos Relacionados

Deja un comentario