Inicio Algoritmo de manejo del carcinoma hepatocelular

Algoritmo de manejo del carcinoma hepatocelular

0 Comentario

El carcinoma hepatocelular (CHC) o cáncer de hígado, es el tumor primario del hígado más frecuente, se ubica dentro de las neoplasias de mayor incidencia creciente, constituye  la quinta causa de cancer y la tercera causa de muerte relacionada con cáncer en el mundo. La etiología se relaciona por lo general, en el contexto de  una enfermedad hepática crónica. Existe variabilidad de la incidencia en la diferentes areas geografica lo que esta determinado por los múltiples y distintos factores de riesgo (1).

Recientemente, la European Association for the Study of the Liver (EASL) y la American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD) han publicado las guías clínicas para el manejo del CHC, en las que aconseja utilizar el sistema pronóstico BCLC (Barcelona Clinic Liver Cancer), por ser el único que ha probado  en clasificar adecuadamente a pacientes en todos los estadios evolutivos y por ser el único también que vincula cada estadio de enfermedad con el tratamiento (2,3).

Carcinoma hepatocelular: Algoritmo de manejo según la Clasificación BCLC

En la Figura 1, se resume el algoritmo de manejo del carcinoma hepatocelular (4). La clasificación intenta estandarizar la indicación de las estrategias terapéuticas como resección hepática, trasplante hepático, ablación local y nuevas drogas según el estadio del cáncer. Los diferentes estadios se definen de acuerdo a características del tumor, de la reserva hepática determinada mediante la clasificación de Child-Pugh y la clasificación funcional.

Algoritmo de manejo del carcinoma hepatocelular

La escala del estado funcional (PS) es ampliamente utilizada para cuantificar el estado funcional del paciente con cáncer, y es un factor importante para determinar el pronóstico de una serie de condiciones malignas. El PS describe el estado de los síntomas y funciones con respecto al estado ambulatorio y la necesidad de cuidados. PS 0: Normal, PS 1: Algunos síntomas, pero todavía ambulatorio cercano, PS 2: Menos de 50%, y PS 3: Más del 50% del día en la cama, y PS 4: Completamente postrado en la cama.

La Clasificación Child Pugh permite determinar el grado de descompensación del paciente con cirrosis hepática: A (compensada) y B-C (descompensada).

La resección hepática es el tratamiento de elección en individuos con buen estado general y estadio precoz (A) o nódulo único menor o igual a 5 cm.

El trasplante hepático es una buena opción en pacientes con cirrosis hepática y 3 nódulos menores de 3 cm. Otras alternativas con intención curativa, incluye  terapias locales de las cuales, la ablación por radiofrecuencia logra los mejores resultados en cuanto a control del tumor y supervivencia.

El objetivo del tratamiento de los pacientes con carcinoma hepatocelular en etapas avanzadas es el aumento en la supervivencia (estadios B y C) y/o la paliación de síntomas relacionados (estadio D). El grupo de pacientes susceptibles de recibir tratamiento no curativo incluyen las categorías B (intermedio), C (avanzado) y D (terminal).

El sorafenib es una droga oral multikinasa aprobada para el tratamiento en pacientes con estadios avanzados (C).

Referencias Bibliográficas: normas de Vancouver:

  1. Clark T, Maximin S, Meier J, Pokharel S, Bhargava P. Hepatocellular carcinoma: review of epidemiology, screening, imaging diagnosis, response assessment, and treatment. Curr Probl Diagn Radiol 2015;44(6):479-86.
  2. Bruix J. Management of hepatocellular carninoma: an update. Hepatology 2011;53(3):1020-1022.
  3. Llovet J, Ducreux M, Di Bisceglie A, Galle P, Dufour J y col. EASL-EORTC clinical practice guidelines: management of hepatocellular carcinoma. J Hepatol 2012;56(4):908-43.
  4. Llovet J, Fuster J, Bruix J, Barcelona-Clinic Liver Cancer Group. The Barcelona approach: diagnosis, staging, and treatment of hepatocellular carcinoma. Liver Transpl 2004;10(2):115-120.

Deja un comentario