Inicio Cirrosis Hepática: Histopatología

Cirrosis Hepática: Histopatología

Por Dr. Gabriel Arismendi
2 Comentarios

La cirrosis se define como la cicatrización o fibrosis difusa del hígado que induce pérdida de su arquitectura lobular y la formación de nódulos parenquimatosos regenerativos. Las cicatrices focales, tanto parenquimatosas como subcapsulares, no constituyen cirrosis.

Desde el punto de vista macroscópico, la cirrosis se clasifica en micronodular, macronodular y mixta.

La cirrosis micronodular presenta nódulos con un diámetro menor a 3 mm, los tabiques fibrosos son finos y uniformes. El aspecto más o menos homogéneo, sugiere que la intensidad o severidad del proceso patogénico es constante a lo largo del tiempo.

La cirrosis macronodular presenta nódulos de tamaño variable, la mayoría de ellos exhiben un diámetro mayor a 3 mm. De igual forma, los tabiques fibrosos son de grosor variable, algunos son finos, mientras que otros son bandas gruesas. La mencionada variabilidad, en contraste de la cirrosis micronodular, sugiere que la intensidad o severidad del proceso patogénico no es constante a lo largo del tiempo.

La cirrosis mixta constituye una mezcla más o menos equivalente de la micro y macronodular.
El tamaño de los nódulos, de los lóbulos hepáticos y el grado de esplenomegalia asociada a la cirrosis, pueden ser indicadores pronósticos.

Desde el punto de vista histopatológico, la cirrosis es un proceso dinámico que combina lesión y muerte celular, inflamación crónica con o sin signos de actividad (necrosis, apoptosis e inflamación aguda), fibrosis (cicatrización o deposito de matriz extracelular) y regeneración parenquimatosa.

La intensidad de la interrelación de cada uno de estos procesos, puede resultar en la transición de la cirrosis micronodular hacia la macronodular. Se ha establecido que la progresión o conversión de la cirrosis micronodular hacia la macronodular es de aproximadamente 90% a los diez años de evolución. En la mayoría de los estudios clínicos, la severidad de la fibrosis es la variable más importante para el pronóstico y tratamiento de cada caso, a menos que el grado de actividad sea muy severo.

Los tabiques fibrosos están constituidos por tejido denso colágeno irregular con cantidad variable de infiltrado inflamatorio. Estos rodean o circunscriben a los nódulos de regeneración parenquimatosa (Fig. 1). La principal fuente de colágeno en la cirrosis son las células estrelladas perisinusoidales o de Ito, que durante el proceso de fibrosis, se activan y transforman en miofibroblastos. Por su parte, los nódulos regenerativos, están constituidos por hepatocitos preexistentes y hepatocitos neoformados, derivados de células madre hepatobiliares.

cirrosis

Referencias bibliográficas:

Rosai J. Ackerman´s Surgical Pathology. Eighth Edition. Mosby-Year Book, Inc. 1996.
Lefkowitch JH. Scheuer´s Liver Biopsy Interpretation. Eighth Edition. Saunders Ltd. 2010.
Kumar V, Abbas AK, Aster JC. Robbins. Patología Humana. 9a Edición. Elsevier España, S.L. 2013.

2 Comentarios

Gladys 25 junio, 2018 - 8:33 PM

Cuál es el tratamiento para un hígado micronodular

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 30 julio, 2018 - 1:06 PM

Hola Gladys. esto es una condición crónica o cirrosis hepática. Que dependiendo del estadio de la enfermedad y su complicaciones se deben abordar las medidas de tratamiento para prevenir complicaciones. NO para tratar la enfermedad de base esta condición es crónica e irreversible. No hay tratamiento para pasar de cirrosis micronodular a hígado sano

Responde

Deja un comentario