¿Cuándo pensar en dispepsia funcional?

25 de julio de 2019

Por:

Prof. Edgardo Mengual. MD, PhD, Inmunólogo, Gastroenterólogo, Especialista en Hepatología, Investigador – Universidad del Zulia, Venezuela.

Prof. Maribel Lizarzábal García. MD, PhD, Doctora Honoris Causa. FACG, MAASLD, Gastroenteróloga – Hepatóloga. Investigadora – Universidad del Zulia, Venezuela.

La dispepsia funcional es un trastorno gastrointestinal muy común, que ocasiona síntomas digestivos altos; dolor en epigastrio, sensación de plenitud, náuseas y saciedad precoz; en ausencia de una enfermedad orgánica (1). Este trastorno es de difícil manejo que afecta la calidad de vida, el desempeño laboral, las relaciones familiares y ocasiona gastos en atención médica. Los pacientes, por lo general consultan a múltiples facultativos y son sometidos a reiterados procedimientos diagnósticos y terapéuticos fallidos (2). En tal sentido, el diagnóstico oportuno de este trastorno es crucial para establecer el tratamiento adecuado por lo que se detallará en este artículo sobre cuando pensar en dispepsia funcional.

¿Cómo definir dispepsia funcional?

Para definir dispepsia funcional, se utilizan los criterios clínicos diagnósticos basados en el Consenso Roma IV (3):

  • Dispepsia persistente o recurrente durante más de 3 meses en los últimos 6 meses.
  • No existe evidencia de enfermedad estructural: endoscopia digestiva superior normal, ausencia de infección y ausencia de enfermedad orgánica sistémica o metabólica.
  • Los síntomas gastrointestinales no se alivian con la defecación.

Se divide en dos subgrupos según los síntomas predominantes:

  1. Síndrome de dolor epigástrico: dolor epigástrico o ardor epigástrico, intermitente, moderado-grave de al menos 1 día a la semana.
  2. Síndrome de distrés postprandial: sensación de plenitud postprandrial o saciedad precoz de al menos 3 días a la semana. Este último puede superponerse con el síndrome de intestino irritable (4).

¿Qué tan frecuente es la dispepsia funcional?

La prevalencia de dispepsia funcional oscila entre 11 y 29.2% en la población general (5). Los factores de riesgo para dispepsia funcional, incluyen: mujeres y trastornos psicológicos subyacentes (6).

¿Cuáles son las causas de dispepsia funcional?

Se han propuesto múltiples factores patogénicos para la dispepsia funcional: alteraciones de la motilidad gastrointestinal, hipersensibilidad visceral, factores psicosociales (ansiedad/depresión), secreción excesiva de ácido gástrico, Helicobacter pylori, predisposición genética, medio ambiente, dieta, estilo de vida y post-infección (Salmonella, E. coli, Campylobacter, Giardia lamblia o norovirus) (7). Muchos de estos factores son comunes al síndrome de intestino irritable y otros trastornos funcionales gastrointestinales. Se cree que las alteraciones en la motilidad y la hipersensibilidad visceral son los más importantes en la aparición de síntomas (8).

¿Cómo diagnosticar de dispepsia funcional?

El diagnóstico de dispepsia funcional es clínico y consiste en:

  • Identificación de síntomas de dispepsia persistente o recurrente durante más de 3 meses en los últimos 6 meses: plenitud postprandrial, saciedad precoz, dolor epigástrico o ardor epigástrico (3). Además, debe sospecharse en aquellos que presentan una historia variable de síntomas vagales generales como aumento de la sudoración, dolor de cabeza, trastornos del sueño, tensión muscular, síntomas cardíacos funcionales y otros síntomas.
  • Exclusión de otras enfermedades del tracto gastrointestinal superior mediante la realización de pruebas especializadas: endoscopia digestiva superior que incluya la detección de Helicobacter pylori y ecografía abdominal en los pacientes con los síntomas antes mencionados (9). El diagnóstico diferencial de este trastorno es el cáncer gastrico y la úlcera péptica.

¿Cuál es el tratamiento adecuado de la dispepsia funcional?

No existe un tratamiento dirigido a tratar la causa de la dispepsia funcional. El tratamiento debe iniciar con la educación exhaustiva del paciente en relación a la naturaleza benigna del trastorno, cambios en el estilo de vida (alimentacion saludable y actividad fisica y el establecimiento de un programa terapéutico a largo plazo. Los inhibidores de la bomba de protones y la erradicación de Helicobacter pylori son intervenciones que han demostrado mejorar los síntomas. Los antidepresivos tricíclicos y la psicoterapia son opciones eficaces que deben ser consideradas en los pacientes y que han demostrado aliviar los molestos síntomas digestivos crónicos (9).

En conclusión, la dispepsia funcional es un desorden gastrointestinal crónico donde el diagnóstico acertado es fundamental para instaurar herramientas terapéuticas adecuadas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. Madisch A, Andresen V, Enck P, Labenz J, Frieling T, Schemann M. The Diagnosis and Treatment of Functional Dyspepsia. Dtsch Arztebl Int 2018;115(13):222-232.
  2. Lacy B, Weiser K, Kennedy A, Crowell M, Talley N. Functional dyspepsia: the economic impact to patients. Aliment Pharmacol Ther. 2013;38(2):170-177.
  3. Stanghellini V, Chan F, Hasler W, Malagelada J, Suzuki H, y cols. Gastroduodenal Disorders. Gastroenterology 2016;150(6):1380-1392.4.    Choi Y, Kim N, Yoon H, Shin C, Park Y, y cols. Overlap between irritable bowel syndrome and functional dyspepsia including subtype analyses. J Gastroenterol Hepatol 2017;32(9):1553-1561.5. Aziz I, Palsson O, Törnblom H, Sperber A, Whitehead W, y cols. Epidemiology, clinical characteristics, and associations for symptom-based Rome IV functional dyspepsia in adults in the USA, Canada, and the UK: a cross-sectional population-based study. Lancet Gastroenterol Hepatol 2018;3(4):252-262.6.    Mahadeva S, Goh KL. Epidemiology of functional dyspepsia: a global perspective. World J Gastroenterol 2006;12(17):2661-2666.7.    Miwa H, Watari J, Fukui H, Oshima T, Tomita T, y cols. Current understanding of pathogenesis of functional dyspepsia. J Gastroenterol Hepatol 2011;26(3):53-60.8.    Simrén M, Törnblom H, Palsson OS, van Tilburg M, Van Oudenhove L, y cols. Visceral hypersensitivity is associated with GI symptom severity in functional GI disorders: consistent findings from five different patient cohorts. Gut 2018;67(2):255-262. 9.    Moayyedi P, Lacy B, Andrews C, Enns R, Howden C, y cols. ACG and CAG Clinical Guideline: Management of Dyspepsia. Am J Gastroenterol 2017;112(7):988-1013.

LINKS RECOMENDADOS:

Criterios diagnósticos Roma IV 2016 para Dispepsia funcional:

https://www.gastrojournal.org/article/S0016-5085(16)00177-3/pdf

Manejo de Dispepsia:

https://insights.ovid.com/pubmed?pmid=28631728

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *