Inicio Evidencia científica del uso de hierbas en la enfermedad grasa hepática, Parte I

Evidencia científica del uso de hierbas en la enfermedad grasa hepática, Parte I

Por Msc. Mayerlis Nava
0 Comentario

Hierbas naturales para el tratamiento del hígado graso: Cardo lechoso y té verde

Prof. Mayerlis Nava, Magister en Biología, Facultad Experimental de Ciencias - LUZ

Hasta la fecha, los profesionales de la medicina han empleado dos principales categorías de terapias para el manejo de la enfermedad del hígado graso no alcohólica (EHGNA): Intervenciones en el estilo de vida (incluyendo reducción de peso, modificaciones en la dieta y ejercicio físico) y terapias farmacológicas (1). No obstante, existe una tercera categoría que ha sido utilizada desde tiempos ancestrales por las primeras civilizaciones humanas, como la terapia natural o herbaria (2).

Con el florecimiento del uso de las hierbas durante este siglo, sus efectos beneficiosos sobre la progresión del EHGNA han recibido gran atención debido a las siguientes ventajas: 1) Se encuentran ampliamente disponibles en el mundo; 2) Son productos naturales con bajos o mínimos efectos secundarios y 3) algunas de ellas han sido extensivamente estudiadas en las investigaciones básicas y clínicas modernas (1).

A continuación se describen algunas de las hierbas más estudiadas en el tratamiento del EHGNA:

– Silybum marianum (Cardo mariano o cardo lechoso)

Es una especie de planta herbácea nativa de los países ribereños del Mediterráneo y Asia, hasta India y Siberia; naturalizadaen el resto del mundo. Ha sido utilizada por siglos para el tratamiento de enfermedades del hígado, bazo y desórdenes de la vejiga urinaria (3-5).

El extracto activo del fruto y las hojas del cardo lechoso es la silimarina, una mezcla de 6 flavonolignanos: silibinina A y B, isosilibinina A y B, silicristina y silidianina, así como de otros componentes polifenólicos menores. Los flavonolignanos son fenoles naturales producidos por las plantas, cuya molécula está integrada por una fracción de flavonoides y una fracción lignano(3-5).

Se ha demostrado que la silimarina provee un efecto hepatoprotector a través de diversos mecanismos, incluyendo actividad antioxidante, depurador de radicales libres, incremento en la concentración de glutatión celular, estimulación de la DNA polimerasa y estabilización de la membrana hepatocelular (3,4).

Numerosos estudios in vivo (animales) e in vitro han demostrado las propiedades antioxidantes (6), antiinflamatorias (7) y antifibróticas de la silimarina (8). En pacientes con EHGNA, se demostró que la administración oral de silimarina dos veces al día (3,5 g) durante 6 meses, parece ser efectiva en la reducción de alteraciones bioquímicas y ultrasongráficas inducidas por el EHGNA (9). Por otro lado, un estudio piloto realizado en pacientes con EHGNA, confirmó una disminución en las concentraciones de las enzimas hepáticas y de la resistencia a la insulina cuando un compuesto de silibina (94 mg) + vitamina E (90 mg) + fosfatidilcolina (194 mg) contenido en una píldora, fue administrado en una dosis diaria de 4 píldoras durante un período de 6 meses (10).

– Camelia sinensis (Té verde)

Es un arbusto o árbol pequeño perenne originario de la China, que luego se extendió por otros países asiáticos y en el resto del mundo. De las plantas medicinales utilizadas en la prevención de enfermedades hepáticas es la más documentada. El té verde es un tipo de infusión hecha exclusivamente a partir de las hojas de Camelia sinensis, químicamente bien caracterizado, constituido por minerales, polifenoles y cafeína. Las principales clases de polifenoles son los flavanoles y flavonoles. Las catequinas (flavan-3-oles) son los más predominantes, encontrándose 5 de ellas en las hojas frescas de C. sinensis: catequina, epicatequina, epicatequina-3-galato, epigalocatequina y epigalocatequina galato. También se encuentran otros flavonoles como la quercentina, kaemferol, miricitina y sus glicosidos (11).

Estas catequinas polifenólicas tienen actividades hipolipidémicas, termogénicas, antioxidantes y antiinflamatorias, que pueden mitigar la ocurrencia y progresión de la EHGNA. Este efecto hepatoprotector se ha demostrado en diversos estudios administrando las catequinas purificadas o consumiendo el té verde (12).

En un modelo animal de ratas con EHGNA, inducida por el consumo de una dieta alta en grasa durante 8 semanas, la administración intraperitoneal de 50 mg/Kg de la epigalocatequina galato, 3 veces al día, redujo la severidad del daño hepático, disminuyendo la esteatosis, necrosis e inflamación, lo cual estuvo asociado con bajas concentraciones de marcadores profibrogénicos, proinflamatorios y de estrés oxidativo; en parte, a través de la modulación de las vías NF- B, factor de crecimiento transformante (TGF)/SMAD y la fosfatidilinositol-3-quinasa (PI3K)/Akt/FoxO1, lo cual es una evidencia de que los polifenoles del té verde constituyen suplementos útiles en la prevención de la EHGNA (13). Por otro lado, en pacientes con EHGNA, el efecto de consumir 700 ml diarios de té verde con más de 1g de catequinas durante un período de 12 semanas, mejoró el contenido graso del hígado y la inflamación a través de la reducción del estrés oxidativo en los individuos estudiados (14).

Referencias Bibliográficas:

  1. Xiao J, So K, Liong E, Tipoe G. Recent Advances in the Herbal Treatment of Non‑Alcoholic Fatty Liver Disease. J Tradit Complement Med2013;1:88‑94.1.
  2. Thounaojam M, Jadeja R, Devkar R, Ramachandran A. Non-alcoholic steatohepatitis: an overview including treatments with herbals as alternative therapeutics. J Appl Biomed2012;10:119–136.
  3. Bahmani M, Shirzad H, Rafieian S, Rafieian-Kopaei M. Silybummarianum: Beyond Hepatoprotection. Journal of Evidence-Based Complementary & Alternative Medicine 2015;20(4):292-301.
  4. Saller R, Meier R and Brignoli R. The Use of Silymarin in the Treatment of Liver Diseases. Drugs 2001;61(14):2035-2063.
  5. Flora K, Hahn M, Rosen H, Benner K. Milk thistle (Silybummarianum) for the therapy of liver disease. Am J Gastroenterol1998;93:139-143.
  6. Bosisio E, Benelli C, Pirola O. Effect of the flavanolignans of Silybummarianum L. on lipid peroxidation in rat liver microsomes and freshly isolated hepatocytes. Pharmacol Res1992; 25:147-154.
  7. Schumann J, Prockl J, Kiemer AK, Vollmar AM, Bang R, Tiegs G. Silibinin protects mice from T cell-dependent liver injury. J Hepatol2003;39:333-340.
  8. Trappoliere M, Caligiuri A, Schmid M, Bertolani C, Failli P, Vizzutti F, Novo E, y col. Silybin, a component of sylimarin, exerts anti-inflammatory and anti-fibrogenic effects on human hepatic stellate cells. J Hepatol2009; 50:1102-1111.
  9. Cacciapuoti F, Scognamiglio A, Palumbo R, Forte R, Cacciapuoti F. Silymarin in non alcoholic fatty liver disease. World J Hepatol2013;5(3): 109-113.
  10. LoguercioC, Federico A, Trappoliere M, Tuccillo C, de Sio I, Di Leva A,  y col. The effect of a silybin-vitamin e-phospholipid complex on nonalcoholic fatty liver disease: a pilot study. DigDis Sci 2007. 52: 2387-2395.
  11. Reto M, Figueira M, Filipe H, Almeida C. Chemical Composition of Green Tea (Camellia sinensis) Infusions Commercialized in Portugal. Plant Foods Hum Nutr2007;62:139–144.
  12. Masterjohn C and Bruno R. Therapeutic potential of green tea in nonalcoholic fatty liver disease. Nutrition Reviews® 2011; 70(1):41–56.
  13. Xiao J1, Ho CT, Liong EC, Nanji AA, Leung TM, Lau TY y col. Epigallocatechingallate attenuates fibrosis, oxidative stress, and inflammation in non-alcoholic fatty liver disease rat model through TGF/SMAD, PI3 K/Akt/FoxO1, and NF-kappa B pathways. Eur J Nutr2014; 53(1):187-99.
  14.  Sakata R, Nakamura T, Torimura T, Ueno T, Sata M. Green Tea with high-density catechins improves liver function and fat infiltration in Non-Alcoholic Fatty Liver Disease (NAFLD) patients: A double-blind placebo-controlled study. International Journal of Molecular Medicine 2013;32:989-994.

Deja un comentario