Inicio Hígado graso y estilo de vida

Hígado graso y estilo de vida

Por Lic. Alejandra Gómez
1 Comentario

Diversos factores relacionados con el estilo de vida influyen en el desarrollo de hígado graso: tipo de alimentación y actividad física.

Tipo de alimentación en el desarrollo de hígado graso

  • La cantidad de grasa en la dieta influye en el contenido de grasa en hígado (1).
  • Se ha demostrado que la ingesta de comida con elevado contenido de grasa, como la comida rápida, induce a una rápida y marcada elevación de la alanino aminotransferasa (ALT) en sujetos normales (2).
  • La cantidad de carbohidrato en la dieta está asociada con inflamación hepática (3).
  • Las dietas ricas en azúcares simples, promueven mayor esteatohepatitis (4).
  • En relación al tipo de grasa y carbohidratos, la ingesta de ácidos grasos trans, saturados y ricos en colesterol así como el consumo de carbohidratos simples intervienen en la acumulación de grasa hepática y lipotoxicidad hepática (5).
  • No obstante, el uso prolongado de ácidos grasos poliinsaturados tipo omega 3 por más de 1 año, ha demostrado disminución de la grasa, inflamación y fibrosis hepática (6).
  • La ingesta elevada de carnes procesadas (dieta del oeste), incrementa el riesgo de insulinorresistencia y diabetes mellitus tipo 2 (7).
  • El consumo de bebidas gaseosas se asocia con presencia de enfermedad grasa hepática en paciente sin factores de riesgo (8).
  • La ingesta elevada de fructosa incluida en bebidas y alimentos endulzados no produce saciedad o supresión del apetito, promueven ganancia de peso, insulinorresistencua y lipogénesis hepática(9).
  • Un bajo consumo de fibra se asocian con hígado graso(10).

Actividad física e hígado graso

  • Los pacientes con enfermedad grasa hepática suelen dedicarse menos que la población general a actividades físicas. Un estudio demostró que el incremento de actividad física por 60 min a la semana produce pérdida de 2.4 kg, disminución de la insulinorresistencia y enzimas hepáticas (11).
  • El ejercicio aeróbico regular reduce los lípidos hepáticos incluso en ausencia de dietas y pérdida de peso (12).
  • La actividad física es necesaria para disminuir la grasa abdominal, resistencia a la insulina, estrés oxidativo y reducción de peso.

Se recomienda modificar el estilo de vida dieta y actividad física en pacientes con hígado graso.

En pacientes obesos con hígado graso se aconseja: reducir 5-10% del peso corporal, reducir la ingesta de carbohidratos simples, evitar consumo de refrescos, incrementar la ingesta de fibras, reducir el consumo de grasas saturadas/trans, minimizar la comida rápida e incrementar el consumo de ácidos grasos poliinsaturados.

Referencias bibliográficas:

  1. Westerbacka J, Lammi K, Häkkinen A-M, Rissanen A, Salminen I, Aro A, et al. Dietary fat content modifies liver fat in overweight nondiabetic subjects. J Clin Endocrinol Metab 2005;90(5):2804-9.
  2. Kechagias S, Ernersson A, Dahlqvist O, Lundberg P, Lindström T, Nystrom FH, et al. Fast-food-based hyper-alimentation can induce rapid and profound elevation of serum alanine aminotransferase in healthy subjects. Gut 2008;57(5):649-54.
  3. Solga S, Alkhuraishe AR, Clark JM, Torbenson M, Greenwald A, Diehl AM, et al. Dietary composition and nonalcoholic fatty liver disease. Dig Dis Sci 2004;49(10):1578-83.
  4. Tetri LH, Basaranoglu M, Brunt EM, Yerian LM, Neuschwander-Tetri BA. Severe NAFLD with hepatic necroinflammatory changes in mice fed trans fats and a high-fructose corn syrup equivalent. Am J Physiol Gastrointest Liver Physiol 2008;295(5):G987-95.
  5. Musso G, Gambino R, Pacini G, De Michieli F, Cassader M. Prolonged saturated fat-induced, glucose-dependent insulinotropic polypeptide elevation is associated with adipokine imbalance and liver injury in nonalcoholic steatohepatitis: dysregulated enteroadipocyte axis as a novel feature of fatty liver. Am J Clin Nutr 2009;89(2):558-67.
  6. Tanaka N, Sano K, Horiuchi A, Tanaka E, Kiyosawa K, Aoyama T. Highly purified eicosapentaenoic acid treatment improves nonalcoholic steatohepatitis. J Clin Gastroenterol 2008;42(4):413-8.
  7. Fung TT, Schulze M, Manson JE, Willett WC, Hu FB. Dietary patterns, meat intake, and the risk of type 2 diabetes in women. Arch Intern Med 2004;164(20):2235-40.
  8. Assy N, Nasser G, Kamayse I, Nseir W, Beniashvili Z, Djibre A, et al. Soft drink consumption linked with fatty liver in the absence of traditional risk factors. Can J Gastroenterol J Can Gastroenterol 2008;22(10):811-6.
  9. Melanson KJ, Angelopoulos TJ, Nguyen V, Zukley L, Lowndes J, Rippe JM. High-fructose corn syrup, energy intake, and appetite regulation. Am J Clin Nutr 2008;88(6):1738S – 1744S.
  10. Musso G, Gambino R, De Michieli F, Cassader M, Rizzetto M, Durazzo M, et al. Dietary habits and their relations to insulin resistance and postprandial lipemia in nonalcoholic steatohepatitis. Hepatol Baltim Md 2003;37(4):909-16.
  11. St George A, Bauman A, Johnston A, Farrell G, Chey T, George J. Independent effects of physical activity in patients with nonalcoholic fatty liver disease. Hepatol Baltim Md 2009;50(1):68-76.
  12. Johnson NA, Sachinwalla T, Walton DW, Smith K, Armstrong A, Thompson MW, et al. Aerobic exercise training reduces hepatic and visceral lipids in obese individuals without weight loss. Hepatol Baltim Md 2009;50(4):1105-12.

1 Comentario

yurini Tovar 6 octubre, 2016 - 10:03 AM

Hola vi el programa hoy de mujeres con todo y me decidí a escribir, mira me diagnosticaron hígado graso y en la dieta me prohibieron el cambur y puedo comer plátano sancochado, como es eso? si los dos pertenecen a la misma familia, al igual que no puedo comer nada que tenga col, les pregunto cual será la dieta ideal para disminuir ese hígado graso

Responde

Deja un comentario